Martes, 21 de Enero 2020
Suplementos | Por: Adrián Castañeda Fonseca

La expresión individual

Muchas veces los aficionados a las motocicletas soñamos con construir nuestra propia máquina

Por: EL INFORMADOR

Muchas veces los aficionados a las motocicletas soñamos con construir nuestra propia máquina. Echando a volar un poco más la fantasía, nos atrevemos a imaginar creando un modus vivendi precisamente en base a construir estas máquinas.
No resulta descabellado esto, ya hay un número impresionante de ingenieros en el mundo, que viven de este sueño, y viven muy bien. Una búsqueda en Google con el término “motorcycle engineering design” nos entregó nada menos que seis millones, 930 mil resultados. Una respuesta muy abundante para una mera fantasía.

Resulta que existe la carrera de ingeniero diseñador de motocicletas, carrera que se estudia en tres años. El primer lugar que nos muestra el buscador es la Universidad de Kingston en Londres y entre sus asignaturas incluye las matemáticas tecnológicas aplicadas a este campo, la ingeniería del diseño, calidad, tecnología de la motocicleta y el proyecto individual y en grupo de una motocicleta. Un sueño hecho realidad, con la condición de tener un bolsillo lleno de libras esterlinas para darse una vuelta por las tierras inglesas.

Este programa de estudios proporciona ligas a equipos de carreras de primera línea, estas pueden llevar al estudiante a encontrar trabajo en alguno de estos equipos. Aquí sueño: tener en mis manos la producción de piezas críticas que llevarán a algún piloto superdotado al campeonato mundial. Más de lo que podría soñar un aficionado.

Pero hay más opciones: La Universidad Metropolitana de Swansea, en la misma isla inglesa, ofrece un programa semejante de estudio de ingeniería motociclística, tres años que integran, como corresponde, la última tecnología en proyecto, cálculo y ejecución para la elaboración de vehículos motorizados que caigan en la definición de “motocicleta”. El programa también incluye cierto enfoque a las competencias, desarrollo para diferentes superficies de rodamiento, etcétera.

Sin embargo, alguien con cierto dominio del idioma inglés y que desee solo tener una idea de los factores que conforman su vehículo y quizás hasta cierta teoría para empezar a realizar modificaciones por su propia iniciativa y a su riesgo, puede encontrar material suficiente en esas mismas páginas: Desde una visita a www.eurospares.com/index.htm, que contiene varios artículos muy interesantes sobre la construcción y diseño de una moto, hasta encontrar libros a la venta sobre el tema, como el “Motorcycle Chassis Design: The Theory and Practice” que Amazon vende, en pastas blandas. Nuevo, por $305. 49 y usado por $59.95 (precio en dólares, según me informan) o bien, el “Motorcycle Handling and Chassis Design” que ofrece por $89.95 dólares SAE International.

Tal vez sea solo un sueño, tal vez de este sueño surja algún proyecto personal que lleve a un exitoso final, modificando una máquina para obtener de ella más de lo que ofrece en su forma original, pero algo es evidente: La motocicleta es el vehículo ideal para soñar, para expresarse con libertad y, bien sea en una máquina original de fábrica, o en un ingenio producto de nuestra imaginación e inventiva, partir hacia el horizonte sin pensar en más límites de los que se esté dispuesto a aceptar.
Iré haciendo alcancía para materializar un sueño.

Temas

Lee También