Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Noviembre 2019
Suplementos | Los alumnos cuando inician, por lo general no muestran su individualidad...

La enseñanza de las artes plásticas

Mirar distinto

Por: EL INFORMADOR

A la memoria de R. Arnheim (1904-1907) a quien debo tanto.   

Hace 30 años por estas fechas, iniciaba  mi carrera como profesora de artes plásticas, actividad que al día de hoy conservo sin haberla interrumpido ni un año de mi vida.

Durante tres décadas, como maestra en instituciones públicas y privadas, ha pasado cerca de mí un gran número de aspirantes a pintores, dibujantes, escultores y ceramistas, provenientes de diversas clases socio-económicas y culturales. Unos han descubierto su vocación, otros simplemente no la tenían.

Los alumnos cuando inician, por lo general no muestran su individualidad por lo que es difícil juzgar el talento o carácter de los aspirantes.

Fui alumna muchos años y tengo la convicción de que un maestro sensible y preparado, puede acompañar durante un tiempo razonable a un alumno comprometido para después soltarlo con el fin de permitirle encontrar su propia voz.

Los que hemos dedicado parte de nuestra vida al magisterio, sabemos que existen infinidad de personalidades entre los alumnos, y nuestro deber consistirá en ser lo suficientemente intuitivos para captar lo que cada uno requiere o “debe” recibir en el proceso de enseñanza-aprendizaje; sería conveniente además, poder reconocer a los alumnos voraces que nunca logran saciarse a pesar de la entrega incondicional del maestro.

A estos personajes, sería mejor no ofrendar tanto el corazón sino reservarlo para quien pueda ver y captar con humildad y paciencia. Sin embargo, la vocación magisterial es tan grande como la artística y un buen maestro siempre estará esperando al alumno que le esté destinado.

Aprendizaje creativo, enseñanza creativa  

Mucho se ha discutido sobre la enseñanza de las artes en las escuelas  formales y mucho se ha hablado también sobre el asunto del artista  que “nace o el que se hace”.

A estas alturas, me resulta ocioso ahondar en el tema, pues soy de las que creo que el talento se trae y sólo hay que “realizarlo” encontrando el vehículo adecuado que ayude a su pleno desarrollo. Sin embargo, también considero necesarias las escuelas de artes y oficios en cualquier comunidad por más humilde que esta sea, si ellas son capaces de sensibilizar, conscientizar, adiestrar, contener, habilitar, motivar y respetar a los alumnos, siempre con la intención de “modelar” la persona completa como creador.

El fin principal de la enseñanza del arte en la escuela es enseñar acerca de la vida, de lo que es y de cómo se comprende. Es también enseñar acerca de la creatividad como una forma de comunicación y contacto más humano con nuestros semejantes. La educación artística, debe fomentar la creatividad de acuerdo con una enseñanza interdisciplinaria en la que la aproximación al saber se haga desde múltiples perspectivas.

Los seres humanos no sólo crean arte sino que el arte crea también seres humanos.

Las escuelas de arte no debieran atender solamente la “ornamentación educativa”, o el adiestramiento técnico, sino prestar atención a la esencia de la educación incluyendo el aspecto filosófico y humanista en el alumno.

Los maestros que trabajan dentro del aula en búsqueda de la expresión artística, necesitan la libertad para innovar, para usar aproximaciones imaginativas con el fin de hacer el aprendizaje más interesante y efectivo y así propiciar el desarrollo en los jóvenes, del pensamiento creativo, estimulando a la vez su curiosidad y necesidad de aprender más en diversas aéreas del conocimiento. He observado que en la actualidad, las escuelas de arte están dando a luz gran variedad de ex alumnos narcisos que apuestan más a la parafernalia que rodea el mundo del arte, que a una vocación que implica ante todo compromiso, ética, respeto, trabajo arduo, e indudablemente sacrificio diario.

Las escuelas han perdido a muchos de sus valiosos maestros y mucho del espíritu que en otro tiempo tuvieron pese a la proliferación de aspirantes a las artes plásticas.

Los estudiantes actualmente, no tienen tiempo para la introspección aunque estén atiborrados de “conocimientos exteriores” y el hecho de estar en contacto con “uno mismo” se ha hecho algo inaccesible en culturas como la nuestra. ¿Qué se podrá esperar de estas nuevas generaciones  de “artistas” que trabajan compulsivamente y en competencia continua con sus colegas? ¿Cuál es la propuesta siguiente cuando piensan en sus catálogos antes de hacer una obra al menos digna? Hay casos de muchachos que se inician en el oficio, se atreven a pedir becas (y se las dan) o entran en concursos sin haber preparado nunca un lienzo.

Me pregunto ¿cómo fue que hace casi 100 años se inauguró en Alemania, 1919, la Bauhaus, una de las escuelas de artes más importantes del siglo XX (la cual contó con un número importante de maestros con enorme talento y profundidad en su concepción de la enseñanza como: Johannes Itten, Kandinsky, J.Albers, Klee, etcétera) y cómo es que a principios de siglo XXI en nuestro país, se esté pugnando más por los niveles académicos dentro de las escuelas de arte y no por mejorar los sistemas pedagógicos? La educación por el arte se hace indispensable en una sociedad cada día más proclive a la masificación.

La juventud reclama áreas de esparcimiento y exploración de los potenciales creativos.

Es necesario revisar el papel que la sociedad les confiere a las manifestaciones artísticas. ¿Son estas realmente tomadas en cuenta  dentro de lo imprescindible o sólo serán tomadas como distractores dentro de  una comunidad anestesiada?

Destacados:
l arte no se limita a reproducir fielmente la realidad, sino que explora y recrea artificialmente otras soluciones que pueden llegar a suplantar la propia percepción de la realidad.
R.Arnheim     

“En las artes y en el resto de la educación, el mejor profesor no es el que comparte todo lo que sabe o el que guarda todo lo que podría dar, sino el que con la sabiduría del buen jardinero, observa, juzga y echa una mano cuando su ayuda es necesaria”. R Arnheim


TONI GUERRA

Temas

Lee También

Comentarios