Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | ¿Qué pasaría si Nicolás Maduro dejara la presidencia de Venezuela?

La barbarie contra la civilización

¿Qué pasaría si Nicolás Maduro dejara la presidencia de Venezuela? ¿Esa sería la solución para terminar con la crisis económica, política y social de ese país?
Motta considera posibles solo dos soluciones: la salida de Maduro por su voluntad o por la fuerza. EL INFORMADOR / J. López

Motta considera posibles solo dos soluciones: la salida de Maduro por su voluntad o por la fuerza. EL INFORMADOR / J. López

GUADALAJARA, JALISCO (13/AGO/2017).- Las respuestas planteadas, para Alejandro Motta Nicolicchia -jefe del área de Comunicación Política de la Universidad Panamericana Campus Ciudad de México- responden a que el futuro de Venezuela es incierto, aunque Maduro deje el poder por las buenas o contra su voluntad.

Alejandro Motta puntualiza que de momento solo se visualizan dos posibles soluciones: que Maduro renuncie a la presidencia o la deje a causa de un golpe de Estado. ¿Qué pasaría después? Los panoramas y posibilidades son muchas, acota el maestro político al señalar que en caso de que Maduro deje la presidencia, quien tendría que tomar las riendas del país podría ser Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional y después convocar a elecciones.

“Todo dependería de las condiciones en las que salga Maduro. Una cosa es que renuncie -que sería la gran y mejor solución, que se vaya pacíficamente- otra forma, que no es la deseada, es con un golpe de Estado, con una manera abrupta. La preocupación es que gran parte del Gobierno y las guerrillas urbanas que están armadas, es que se haga una especie de clandestinidad, como ocurrió en los años cincuenta y sesenta en Colombia con ‘El Bogotazo’ cuando mataron a Jorge Gaitán y que dio pasó a la guerrilla colombiana”.

Alejandro Motta es venezolano, desde hace una década radica en México y asegura que hablar de la realidad de Venezuela es un tema que también le converge tanto como a sus compatriotas que están al pie de la lucha desde la oposición o en empatía con Maduro. Venezuela no deja de doler a los que, por alguna razón, están fuera del país que los vio nacer.

“Digo que es la lucha de barbarie del Gobierno contra la civilización. El 85% de los venezolanos quiere que Maduro salga y por otro no hay que olvidar que algunos personajes del gobierno están acusados de narcotráfico. No es solamente una lucha entre la oposición y el gobierno, este gobierno no quiere dejar el poder porque si lo hace hay posibilidades de que vayan presos o sean juzgados en tribunales de Estados Unidos por narcotráfico, se están jugando su carrera política, el futuro de su familia. La situación es más compleja que un solo juego entre oposición y gobierno”.

Si bien podría pensarse que Nicolás Maduro ha llevado sus políticas más allá que su antecesor Hugo Chávez, para Alejandro Motta el camino que ha seguido su país no dista mucho de lo que comenzó Chávez; la diferencia es que Maduro lo ha hecho a paso acelerado y con una aprobación ciudadana por los suelos, mientras que Chávez, en su momento, tenía al menos el 55% de aprobación de los venezolanos.

“Maduro está intensificando en muy poco tiempo las pretensiones de Chávez. Chávez soñaba y alguna vez lo dijo, el tener una sociedad comunal al estilo cubano, perseguía un sistema comunista. Chávez lo tomó con más tiempo por la legitimidad que tenía, cuando murió tenía 55% de popularidad y eso le permitía construir poco a poco. Maduro ha tenido el 15% de aprobación por esa pretensión de instalar una especie de constitución comunista, él es muy buen hijo de Chávez”.

¿Afecta a México?

Alejandro Motta considera que de momento cercano la situación de Venezuela no tiene mayor repercusión en México y sus relaciones políticas y diplomáticas al no existir una fractura o riesgo con los embajadores de ambos países.

“No hay amenazas de retirar a sus respectivos embajadores o cerrar consulados. No hay preocupación a corto plazo de que Maduro o México tomen alguna acción concreta. Me parece que con la llegada de Eduardo Videgaray a la cancillería ha dado un vuelco distinto, tiene un Sol importante su liderazgo en la cancillería declarando públicamente su oposición y desacuerdo del Gobierno Mexicano hacia la Asamblea Nacional Constituyente, hay más de 40 países que están condenando esto con bases legales”.

Ser venezolano desde afuera

Alejandro Motta destaca que aún se viven confrontaciones entre los venezolanos que viven en Venezuela y los compatriotas que están en otros países, especialmente cuando los venezolanos radicados fuera de su país discuten o critican las acciones de la oposición o desde un “chavismo” extremo.

“Vivir desde afuera la crisis venezolana es de ansiedad, a uno no le deja de doler su país, uno se preocupa porque también tenemos familiares viviendo allá (…) sí pasa esa confrontación o discusión, no tanto por el hecho de si estás fuera de Venezuela, sino por el venezolano que está afuera y habla mal de la oposición siendo radicalmente antichavista. El venezolano que está allá siente frustración, tiene que luchar con las armas que tiene, y quien está afuera y no padecen lo que ellos no deben criticar los métodos que allá se están usando, ese es el pensar”.

Temas

Lee También

Comentarios