Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Suplementos | Por Dolores Tapia

Hilda Montes: Las razones para bailar

Perfil

Por: EL INFORMADOR

El día de ayer Hilda Montes, volvió a los escenarios en el Teatro Degollado. Tenía tres anos sin bailar y razones personales para no hacerlo. Bailar es su vida. Y el tema no es poca cosa, porque es una ejecutante joven con mucha trayectoria en un área, que pudiese parecer ajena: el flamenco. Montes está por cumplir las tres décadas de vida, mismas que ha dedicado a la danza, una disciplina celosa y prolongada que le robó el corazón. Es una tapatía alegre y tiene un entendimiento nato en la ejecución del baile. También se ha desempeñado como maestra de la escuela de danza Las Cabales, bajo la dirección de Hilda Prats, quien en el 2006 la dirigió en Carmen de Bizet donde Montes bailaba con David Paniagua y Alfonso Loza. El maestro español Manuel Reyes al verla en sus clases de Amor de Dios,  la invitó a bailar por alegrías al Cardamomo, sitio flamenco ubicado en el mero corazón de Madrid. Ella no quiso. Hoy sueña con bailar un día, en cualquier sitio de España.

En un círculo dancístico y de confianza, la gente acostumbra a llamarla por su diminituvo: “Hildita”. No hay otra. Si no es ella, quién. Y así Hildita sube, baja, canta, ríe, sufre, ríe otra vez. Bromea, porque ella bromea hasta con la tristeza. Es una chica nacida en la 34, su signo es picis y además, trabaja en el ayuntamiento. Le gusta el barrio de Obregón, ella se considera normal, salvo cuando baila. En entrevista, ya relajada -porque la idea de las fotografías y las preguntas la atormentan-, se definió como verdadera, aunque por momentos entristezca, cuando se le habla de amor.

-De qué color es el flamenco? -le digo-.
Frunce el entrecejo y parece que se va a reír.
-Yo creo que rojo, no?
Toma su whisky y afirma, contundente, como si no hubiera dudado.
-Es rojo seguro.
-Y tu ¿de qué color eres?
-Yo ahora soy negro... (piensa un poquito) con rojo.
Hildita cuando no escucha flamenco, escucha a Lupita D’alessio o cualquier otra cosa que rompa el alma, y quizá por eso, la forma en que baila tiene una hondura y verdad que no se la compra nadie. Hay quien dice, incluso en España, que sus formas son muy gitanas, muy sentidas. Y mientras otras se matan intentándolo, ella lo siente y punto. El secreto es, que no hay secretos, que es ella, ahí dándole con los pies.

De niña tomó clases de ballet clásico, folclórico, natación, piano y bromeando, dijo que hasta flauta. Pero un día, su madre la quiso sacar de la danza a los 13 años y con su negación rotunda firmó el compromiso de su vida. Es guaposa y tiene unas formas sensuales que luego mezcla con lo infantil que resulta una barbaridad. Habla ronco, es informal y le gusta el drama.  Su familia es también, dijo, la familia Prats, sus alumnas Ana Paula, Carolina y Natalia.

“El flamenco es” cuenta en entrevista “no quiero decirte que la fuerza del zapateado. Mmm... yo soy muy  intensa, aunque suelo ser muy guanga. Me identifico mucho (con el flamenco)(con) Lo cachondo, no sé cómo decirte… Esa cosa que se siente aquí (se toca el pecho) cuando estás bailando una soleá por bulería o la fuerza en gracioso cuando bailas una bulería, yo soy muy juerguera… Yo me expreso así, bailando. Yo te digo más con una llamada que hablando y soy comunicóloga, no te jode?”. Dice entre risas. El amor le implica. El arte la sostiene.  Dice que su alma es color ámbar
Hildita viaja constantemente a Madrid para actualizarse en su arte, como hacen un puno de mexicanas que se dedican a la danza.
-¿Por qué no irte a Espana a bailar?
-(...)No puedo, soy muy faldera con mi mamá… A tomar clases me iría si fuera una mujer adinerada y viviera de mis rentas, me iba y tomaba clases en Sevilla, en Amor de Dios, pero irme a bailar para ser una *Alejandra Hernandez o una Karen Lugo, no. Yo siento que ya no es mi momento(...) Quiero decir que yo mamé el flamenco bien. De las mejores. No porque esté en Cabales. Yo he ido a una cancha a bailar y aunque no tengo un lugar ni he bailado en un tablao, se me ha reconocido. Tengo buen oido que lo adquirí aquí. Yo me siento muy bien aquí y allá en España.

¿Cabales es como tu casa?
-Sí
¿Quiénes han sido tus maestros en la vida?
-Hilda Prats, mi tío Mauro y Raúl, mi amigo éste del trabajo
-¿Cuáles han sido tus obstáculos o pruebas?
-Mi posición social cuando yo entré a Las Cabales. Fui la india María, fui la gorda, eso para mi fue como… que soy muy impulsiva y yo soy mi obstáculo (...)
-¿Para quién bailas(te) en la función de A Compás en el Degollado?
-Para mi, para estrenarme, gozarme.
-Y después ¿qué vas a hacer?
-Meterme de lleno a las clases e irme para España.

Temas

Lee También

Comentarios