Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Kia se inclinó por usar una forma de crossover en lugar de una de sedán

Híbrido con discreción

Kia se inclinó por usar una forma de crossover en lugar de una de sedán
Los terminados son buenos, con plásticos suaves al tacto y que no mandan reflejos incómodos al parabrisas. EL INFORMADOR / C. Cerda

Los terminados son buenos, con plásticos suaves al tacto y que no mandan reflejos incómodos al parabrisas. EL INFORMADOR / C. Cerda

GUADALAJARA, JALISCO (21/ENE/2017).- Fue Toyota quien al popularizar el Prius con su diseño cuya forma es esclava absoluta de la función, acostumbró a muchos a que un auto híbrido tiene que ser feo. Por fortuna no todos siguen esa regla, como es el caso de Kia, con el Niro.

Ya habíamos visto a este crossover en el salón de París, pero fue solo hasta que lo pudimos tenerlo en nuestras manos que nos dimos cuenta de que es más bajito de lo que pensábamos. Esto lo acerca más a un hatchback que a un crossover, lo que podrá no estar tan de moda, pero es el sacrificio que habrá que hacer para conducir un vehículo que en ciudad logró un consumo de gasolina de 18.7 km/litro, en nuestras pruebas. Nada mal en tiempos de “gasolinazo”.

El Niro es el primer híbrido de Kia. Comparte plataforma y tecnología con el Hyundai Ionic, pero Kia se inclinó por usar una forma de crossover en lugar de una de sedán, como Hyundai. Al hacerlo la marca optó por ofrecer al consumidor una experiencia lo más cercana posible a la de un auto normal, en lugar de convencerlos por el diseño exótico o formas que ostentaran su avance tecnológico como arma de mercadotecnia. El resultado es un vehículo que lo único que lo distingue de los demás no es un pequeño letrero en la tapa de la cajuela que dice que es híbrido.

Por dentro el Niro es amplio y cómodo para un auto de cuatro plazas. Hay buen espacio para cabezas, piernas y hombros, aunque un tercer pasajero atrás comprometerá algo de confort. La cajuela no es muy amplia, pero los asientos abatidos de la segunda fila mejorarán, naturalmente, la capacidad de carga.

Los terminados son buenos, con plásticos suaves al tacto y que no mandan reflejos incómodos al parabrisas. El nivel de equipamiento en la versión probada incluía asientos forrados de piel; controles eléctricos de seguros, espejos y cristales; quemacocos; volante con funciones; entradas USB, auxiliar y tomas de corriente, pantalla de 8 pulgadas con cámara de reversa y el sistema de entretenimiento que cuenta con Apple Car Play y Android Auto. En pocas palabras, hay espacio, comodidad y hasta algo de lujo.

Buen desempeño

Las ruedas delanteras del Niro reciben la fuerza de un motor de 4 cilindros, con 1.6 litros de ciclo Atkinson, que otorga 104 caballos de fuerza. Los 139 HP totales que tiene el Niro son resultado de la suma de ese motor con uno eléctrico, lo que no está nada mal para un crossover.

Otro punto que acerca el Niro al manejo de un auto normal es la caja de velocidades. En lugar de una CVT o una transmisión de un solo radio y sin embrague, como la del Prius, Kia usa una caja automática de seis velocidades y doble embrague. El resultado es que el auto acelera bien, principalmente en el arranque inicial, aunque buscar aceleraciones fuertes obviamente comprometerá el consumo de combustible. En nuestras pruebas el auto llegó a 100 km/h en 11.8 segundos, lo que no lo ubica precisamente en la categoría de los deportivos, pero tampoco en la de los lentos sin remedio. Se puede poner el Niro en modo deportivo, claro, pero suena a contrasentido hacerlo con un vehículo que será comprado mucho más por el ahorro de gasolina que por su desempeño dinámico.

Las sensaciones al volante, sin embargo, son buenas. Hay firmeza sin rigidez excesiva y buena respuesta de la dirección y de los frenos, que también tienen buen tacto. El auto se siente bien construido y no mostró durante nuestra prueba señales de ruidos interiores, lo que aumenta mucho su nivel de refinamiento.

En este momento aún no hay un precio oficial para el Niro. Algunos medios arriesgan una cifra de 470 mil pesos. Nosotros preferimos pensar que estará más cerca de los 450 mil pesos, tal vez hasta un poco menos, haciendo que éste sea una buena alternativa a la más amplia y potente, pero menos económica Sportage.

Si no fuera un híbrido, el Niro competiría de manera directa contra Mazda CX-3, por su tamaño, potencia, acabados, incluso sensaciones al volante. Pero el tener dos motores y un nivel de consumo que lo hará muy atractivo, además de ser un vehículo que cuenta con una especie de “seguro contra el hoy no circula”, su precio naturalmente será mayor.

Es, en resumen, un buen producto, pero cualquiera que vaya atreverse a comprarlo cuando esté a la venta probablemente en marzo o abril próximos, debe tomar en cuenta que no tiene la altura de una camioneta y que es el primer híbrido del grupo Hyundai/Kia, lo que puede representar un precio a pagar por el tema de la curva de aprendizaje.

DATOS TÉCNICOS
Motor Frontal transversal
Cilindro V6; 3.3 lt
   
Potencia 139HP @ 4000RPM
   
Tracción Delantera
Transmisión Automática de 6 velocidades (6+R)
FRENOS
Delantera De discos ventilados, con ABS
Trasera De discos sólidos con a ABS
SUSPENSIÓN
Delanteros Independiente de tipo McPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora.
Traseros Independiente, de tipo Multilink con barra estabilizadora.
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia eléctrica
DIMENSIONES (mm)
Largo 4355
Ancho 1805
Alto 1535
Distancia entre ejes 2700
Peso 1405 kilogramos
CAPACIDAD
Tanque 45 lt
CAJUELA 427 litros

Temas

Lee También

Comentarios