Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018

Suplementos

Suplementos | Al norte de la presa Las Tortugas, se localiza la abandonada estación Empalme Orendáin

Estación Empalme Orendáin

Una blanca mañana me dirigí a Huastla por el camino a Tala

Por: EL INFORMADOR

Una blanca mañana me dirigí a Huastla por el camino a Tala, a cinco kilómetros después del crucero a Arenal, me desvié a la izquierda por el sendero bordeado de cañaverales que va a la hacienda Huastla. Al llegar a la vía me detuve a mirar el caserío del rancho Orendáin, que dio nombre a la legendaria estación y a la heroica batalla. Entré a Huastla, miré el bonito casco y luego viré a la derecha rumbo a Santa Cruz del Astillero. Pasando unos potreros estacioné el coche al llegar a la vía y empecé a caminar a un costado de ella, cuesta arriba.

El 17 de diciembre de 1895, fue concesionado el ramal Guadalajara-Ameca por decreto y el mismo mes pero un año después se celebró la inauguración del ramal, un acontecimiento muy festejado, se inicio con un agradable paseo al Salto de Juanacatlán, por parte del Gobierno estatal, el de Guadalajara ofreció una sabrosa comida y la Cámara de Comercio brindó un elegante baile el día 7, en lo que fuera el Supremo Tribunal de Justicia. José Rolleri coordinó la barra y Diego Altamirano llevó la batuta. Porfirio Díaz levanto una copa y dijo: “Brindemos por la Cámara de Comercio, por la prosperidad del estado y por las nobles y bellas jaliscienses”.

Los 89 kilómetros de vía quedaron listos en enero de 1897. El tren salía de Guadalajara a las 12:45 p.m. y a las 2:00 de Orendáin a Refugio. Posteriormente la estación se empalmó con el ramal a Tequila y para 1927 estuvo el ramal Guadalajara-Nogales, por los esfuerzos del ferrocarril del Pacífico, y a la estación se le llamó “Empalme Orendáin”. Las labores de enlazar Guadalajara con Nogales empezaron en 1880, hubo suspensiones pero el objetivo se logró.

Volviendo a mi andar, a corta distancia observé una vieja casa de adobe con techo a dos aguas, más adelante miré unos fantásticos carros en el descarrilador. A pocos pasos me encontré con el emotivo letrero con la inscripción: “EMPALME ORENDAIN”, y con las dos maravillosas vías, una en uso y la otra olvidada. Enseguida aprecié la estación nueva, de dos pisos cubierta por bóvedas y completamente abandonada, enfrente se halla la casa del jefe de la estación, contemporánea y con bóveda a dos aguas. Me senté en la larga banca que esta en la terraza de la casa y contemplé la nostálgica estación. Escuché con gusto el venir del tren y era una maquina alineando los rieles, mi gusto no menguo pues una vía estaba viva. De la hermosa y vieja estación de piedra almohadilla, solo quedan unas fotografías…
Luis Páez Brotchie puso en tinta: “El ataque sobre la retaguardia del enemigo, lo emprendí a las 12:00 de la noche por asalto. El combate se hizo desde luego muy reñido y empezó a funcionar nuestra artillería con muy buen éxito. Nuestros infantes aprovechando la oscuridad de la noche, lograron, con muy pocas pérdidas, asaltar y posesionarse de las primeras trincheras, que eran las más ventajosas para el enemigo, continuándose la lucha sin tregua.-Cuando amaneció el día 7 (julio de 1914) nuestros soldados se habían posesionado ya de los principales cerros que el enemigo había defendido desesperadamente durante la noche, y cuyas posiciones permitían batir ventajosamente los trenes del enemigo, los que en su mayor parte, tenían ya apagadas sus máquinas por falta de agua”.                   

Temas

Lee También

Comentarios