Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 24 de Enero 2019

Suplementos

Suplementos | Es muy satisfactorio cuando ellos se muestran agradecidos por la ayuda

Enseñar a un adulto mayor a leer y escribir, una experiencia única

El agradecimiento que muestran y la satisfacción personal por ayudar a alguien son parte de la labor

Por: NTX

El mérito al aprender a leer y escribir es sobre todo de ellos mismos, los alfabetizadores sólo les dan un empujoncito. EL INFORMADOR  /

El mérito al aprender a leer y escribir es sobre todo de ellos mismos, los alfabetizadores sólo les dan un empujoncito. EL INFORMADOR /

CANCÚN, QUINTANA ROO (14/SEP/2014).- Cuando un adulto mayor aprende a leer y escribir se siente una gran satisfacción, porque se trata de personas que a pesar de su edad siempre te estarán agradecidas de saber cosas nuevas, señaló Ana Patricia Viveros Montero.

La técnica docente del Instituto Estatal de Educación para los Adultos (IEEA) explicó que "el éxito que alcanza un adulto al saber leer y escribir es tuyo también porque tiene muchos significados, sobre todo porque se trata de personas con la oportunidad de vivir mejor".

Detalló que su labor como técnico docente del IEAA, de la delegación que comprende los municipios de Benito Juárez e Isla Mujeres, es combatir el rezago educativo.

Pero no sólo en primaria y secundaria, sino el analfabetismo, formando asesores, visitar las zonas de la ciudad para identificar puntos donde viven más personas que no saben leer ni escribir y ubicar los espacios públicos donde se pueden dar las asesorías.

Explicó que las nuevas urbanizaciones, las colonias irregulares que se encuentran en los límites de los municipios de Benito Juárez y la parte continental de Isla Mujeres, reportan a mucha gente que no sabe leer ni escribir o que no ha terminado su primaria o secundaria.

"Trabajamos en lugares como Rancho Viejo y la colonia Tres Reyes, así como los asentamientos irregulares", mencionó.

Reconoció que como parte del trabajo visitan casa por casa las zonas, que veces la gente se pone un poco difícil, pero se calma un poco cuando se les explica la importancia que tiene saber leer y escribir, así como tener la primaria y secundaria terminada.

En ese sentido, comentó que con otros asesores, ubican a los candidatos, se hace un diagnóstico que permite saber que educación necesita, la manera en que se le proporcionará y el seguimiento que se le hará al proceso.

A diferencia de las personas que tienen cierto nivel de conocimiento de lectura y redacción, continuó, los llamados "Alfas", que no saben leer ni escribir deben enfrentar un proceso de un poco más de tiempo, que involucran factores como el económico, el social y hasta el psicológico de las personas y sus familias.

"Influyen muchos factores para que un adulto mayor no quiera aprender a leer ni escribir, la mayor razón es la económica, pero hay otros como la violencia familiar o de otros que de plano dicen que y están muy viejos para aprender", lamentó.

En el caso de los adultos mayores, comentó que como parte del programa de alfabetización, aplican un esquema de "palabra generadora" que permite a través de imágenes, asociar varios vocablos.

Precisó que todo el material que se utiliza es autodidáctico, pero también se necesita apoyarlos de manera directa, que si bien cumplen clases o se reúnen diario de lunes a viernes, hay veces que la ayuda va más allá.

"Hay veces que la hacemos de profesor, sicólogo, o bien bajo un entorno familiar nos convertimos en sus hijos o nietos, pero es parte de la confianza que nos debemos ganar", subrayó.

En ese sentido, Viveros Montero recordó con especial cariño lo que hizo en una agrupación de adultos, en el que una señora, Guillermina Trejo, de 89 años, no sólo aprendió a leer y escribir, sino que acabó la primaria y se quedó cerca de completar la secundaria.

"En ese lugar teníamos a varios abuelitos, algunos avanzaban otros se quedaban en el camino, porque ya no veían bien y no alcanzaban a leer las letras", añadió.

Asimismo, comentó que otro caso fue el de una madre soltera, de 40 años que aprendió a leer y escribir junto con su hija, de 14 y que ambas poco a poco salen adelante.

O como el de otra mujer de 60 años, que desde que empezó el curso no paró de aprender, que una vez que supo leer y escribir, empezó la primaria, que siguió con la secundaria y que la más reciente ocasión que se la encontró en la calle le dijo que se iba a preparar porque quería empezar a estudiar la carrera de Derecho.

"Se siente muy bonito cuando te agradecen, te dicen que gracias a uno saben leer, pero les contesto que todo el mérito es de ellos, que uno sólo les dio un empujoncito. Pero eso sí, nos llena de mucha alegría cuando y saben leer y escribir", admitió.

Actualmente está en marcha la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo.

El programa registra un avance del 25.3 por ciento, respecto a la meta de atención establecida para 2014, informó el responsable de Zona de la Coordinación 03 del Instituto Estatal para la Educación de los Jóvenes y Adultos (IEEA) de Cancún e Isla Mujeres, Juan Ramón Góngora Canto.

Explicó que se tiene una meta de atención este año de dos mil 964 personas en los municipios de Benito Juárez e Isla Mujeres y hasta el momento 750 están en el proceso de aprendizaje de la lecto-escritura.

Dijo que por el momento cuentan con un grupo de 180 alfabetizadores para esta tarea y coordinan esfuerzos con el gobierno federal, por medio de la Secretaría de Desarrollo Social ( Sedesol).

Esto con el fin de poder incorporar a la campaña a la población mayor de 15 años que no sabe leer ni escribir y que es beneficiaria de los programas Progresa y de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Góngora Canto recordó que con esta campaña, en el periodo de su ejecución de 2014 a 2018, se prevé alfabetizar en Quintana Roo a 18 mil 950 personas mayores de 15 años y con ello reducir de 3.8 a 2.6 el índice de analfabetismo en la entidad.

Temas

Lee También

Comentarios