Miércoles, 01 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | Nissan March SR

Dignidad popular

El Nissan más reciente muestra que es posible hacer un buen auto a bajo precio

Por: EL INFORMADOR

Nissan March SR. M.CASTILLO  /

Nissan March SR. M.CASTILLO /

GUADALAJARA, JALISCO (26/MAR/2011).-  Por mucho tiempo, popular fue sinónimo de barato. Un coche asequible se limitaba a una caja sobre ruedas, con malos terminados, construcción precaria y equipo escaso. El nuevo Nissan March muestra que, al menos los dos primeros puntos quedaron en el pasado.
El March, como ya lo saben, es la más reciente generación del Micra. La tercera generación de hecho, la segunda que llega a México. Ahora asume incluso la nacionalidad local, ya que es fabricado en la planta de Nissan en Aguascalientes. De esa plataforma, llamada “V”, saldrán al menos tres autos más: un sedán que todavía no tiene nombre; un monovolumen, ambos bajo la marca Nissan, y un auto más, que se venderá como Renault.

Terminados decentes

Claro que entrar a un March no es lo mismo que sentarse al volante de un Maxima, pero tampoco es como estar en un Tsuru. Porque el interior del March es bien cuidado. Los plásticos no se ven baratos como los de una caja de chicles y el armado es bien hecho. Tan bien hecho, que no hay molestos ruidos interiores, muy típicos de autos con precio similar.

Esto es válido también para la tela de los asientos, que nos pareció de un nivel superior al que esperábamos. En el momento en que estas palabras aparecen en la pantalla de la computadora, me doy cuenta que estoy hablando de la más cara de las versiones del March y espero que el resto de la gama sea tan digna como ésta. Claro, sé que el nivel de equipo es otro, pero no pienso que exista un tablero distinto, ni que Nissan haga un armado distinto para versiones diferentes, porque sería económicamente inviable.

Buen espacio

En los asientos anteriores del March, la sensación de espacio es muy buena. La posición de conducir es correcta y la visibilidad adecuada. Atrás esto también es cierto, siempre y cuando el piloto no ajuste su asiento completamente hacia atrás, en cuyo caso el espacio trasero para piernas quedará comprometido. Hombros y cabezas, empero, estarán muy a gusto, algo que sólo cambiará si viajan tres personas atrás, lo que también ocurre en un Maxima y en casi todos los autos.

El equipo del RS es bueno, sin llegar a abundante. Hay control de espejos, seguros y cristales eléctricos; un buen estéreo con CD y entrada auxiliar; aire acondicionado y consola central, aunque bajita, con tres portavasos.

Manejo sorprendente

Si el espacio y equipo del March se mostraron superiores a nuestras expectativas, con la conducción esto ganó proporciones superlativas. No que el motor de cuatro cilindros, 1.6 litros y 106 caballos de fuerza haga milagros. La aceleración del March es normal para su precio, peso y potencia. Lo que sí es superior es la sensación de solidez general. El March tiene un aplomo que no se encuentra en otros autos de su precio. Esto hace que circular con él por las calles sea un placer que viene de su buen desempeño y su agilidad absoluta, consecuencia de una dirección rápida y suave, sin ser sobre-asistida; una suspensión cómoda más no demasiado blanda y una caja de velocidades automática que, a pesar de tener solo cuatro cambios, funciona bien con el motor. Claro que una de cinco sería mejor, pero aumentaría el costo del auto, lo que nadie quiere.
El March no presenta molestos ruidos interiores, casi siempre consecuencia de una construcción poco cuidada.

En ciudad es ágil, rápido y económico. En carretera llega a sorprender por la velocidad punta que puede alcanzar. Con algo de ayuda de la gravedad puede alcanzar los 200 km/h. Con la pura fuerza de la máquina se acerca a los 185 km/h.

Claro que después de los 150 km/h, se percibe un cierto nerviosismo al volante. No es para menos, no estamos hablando de un Infiniti. En las curvas, empero, el March saca a lucir su alma de hatchback y las encara con intimidad de dar envidia a más de uno que se vende por muchos más pesos.

Pocas carencias

El equipo del March, ya lo dijimos, nos parece correcto en general. La seguridad, por ejemplo, está ayudada por bolsas de aire frontales desde la versión Advance, la tercera de abajo hacia arriba. Pero sí le hace falta, al menos como opcional, el sistema antibloqueo de frenos, el ABS.

De acuerdo con Nissan, la culpa de que no exista ABS en el March es del consumidor mexicano, que prefiere poner su dinero en detalles de lujo como los vidrios con accionamiento eléctrico, que invertirlo en la seguridad. Bueno, cabe a nosotros, pues, confirmar o desmentir esa teoría, en el momento que vayamos a un distribuidor de la marca para comprar un March, dejar al menos nuestra protesta por la ausencia de un equipo fundamental.

A pesar de este detalle, el March nos dejó un muy buen sabor de boca. Es mejor hecho que casi todos sus competidores, es decir, Matiz, Atos, Spark, incluso el mismo Tsuru (ya mucho más vendido a taxis y flotillas que a particulares). A esto súmese que está hecho en México y cuenta con la más que amplia red de distribuidores de Nissan, y nos parece que no será nada complicado para la marca nipona llegar a las 20 mil unidades vendidas de este gran chico, en su primer año de vida.

El March es una verdadera prueba de que lo popular, puede también ser digno. Muy digno.

Ficha técnica
Motor: Frontal transversal; cuatro cilindros en línea; 1.6 litros de desplazamiento; 16 válvulas; con inyección de combustible secuencial multipunto. Potencia: 106 cv @ 5,600 rpm / Torque: 105 libras-pie @ 4,000 rpm.

Tracción: Delantera.

Transmisión: Manual de cinco velocidades (5+R).

Suspensión: Delantera – Independiente, de tipo McPherson, con resortes helicoidales. Trasera- De eje torsional.

Frenos: De discos sólidos adelante y de tambor atrás.

Dirección: De piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.

Dimensiones y capacidades en milímetros:
Largo / Ancho / Alto
3,780 / 1,665 / 1,528
Distancia entre ejes: 2,450 mm.
Peso: 980.3 kilogramos.
Tanque- 41 litros.
Cajuela- 227 litros.

Resultados de la prueba realizada en el Autódromo Guadalajara:
Aceleración 0 a 100 km/h en 13.27 segundos
Frenado de 100 km/h a 0: N/D.
Cuarto de milla: 18.8 segundos a 115.4 km/h
Velocidad máxima observada: 185 km/h
Precio 173 mil 900 pesos

Temas

Lee También