Viernes, 17 de Enero 2020
Suplementos | Prueba de manejo

Completa atracción

El TL con tracción en las cuatro ruedas, marca una diferencia importante con respecto a su versión de tracción delantera

Por: EL INFORMADOR

Ya conocemos la cara del nuevo TL. También conocemos la mayoría de sus virtudes. Pero hay una cosa en especial que marca la diferencia así mismo: la tracción integral Super-Handling, que se encarga de distribuir el torque necesario a cada una de las cuatro ruedas.
Este tipo de tracción le da al TL una mayor deportividad, más precisión en su manejo y una buena dosis de diversión, con respecto al manejo sobrio del TL de tracción delantera.

El Super-Handling (SH) trata de un sistema que equilibra la tracción de las cuatro ruedas de manera a que el auto tenga un desempeño óptimo principalmente en alta velocidad.

Conducir bajo este tipo de tracción colabora en la mejor distribución de la potencia, según la rueda que lo necesite. Por ejemplo, en la ciudad, el auto distribuye de manera uniforme la potencia según lo requiera el auto.

Esto podemos comprobarlo al buscar en el menú ubicado en tablero de instrumentos en la pantalla detrás del volante, hasta ver la información acerca de la tracción.

Para muestra un botón. El desempeño del TL con Super-Handling es mejor, según nuestras pruebas realizadas en el Autódromo Guadalajara, con un recorrido de cero a 100 km/h en 7.34 segundos, siendo poco más rápido con un segundo de diferencia al TL de tracción frontal.

Desde la posición de manejo, el TL se siente con aplomo y eso nos gusta. El desplazamiento continuo en carretera nos deja satisfechos, con la seguridad de que podemos tomar una curva con poco o nada de corrección en la trayectoria. El motor de 305 caballos de potencia, acoplado a una transmisión automática de cinco velocidades, responde bien, sobre todo al colocar la transmisión en el modo deportivo “S”, que nos brinda un arranque impetuoso.

Al mismo tiempo, hay que considerar las paletas ubicadas detrás del volante, que permiten manejar el auto de forma más divertida. En ciudad, con este auto y otros que hemos probado, nunca hemos preferido utilizar las paletas de cambios, debido a que resulta hasta cierto punto poco interesante subir y bajar los cambios hasta tercera velocidad, y rara vez ir más allá. Lo que sí nos gusta es su uso en la carretera. En la autopista los cambios pueden extenderse al máximo, lo que nos permite hacer rebases inmediatos bajando las velocidades a placer. Y los que no quieran utilizar las paletas, simplemente con colocar la palanca en el modo “S”, tendrá una dosis de diversión.

El lujo interior del TL se percibe por sus acabados. Su diseño del habitáculo es moderno, con el uso de materiales rugosos y suaves. En “nuestro” TL, la combinación de colores era atractiva, con los asientos en tono marrón, al igual que gran parte del recubrimiento de las puertas. Por supuesto, lucia elegante.

En cuanto al tablero del aire acondicionado y el estéreo, se destaca su funcionalidad. Para controlarlos y buscar la información general del auto, los botones son intuitivos y bien colocados. Dichos botones se encuentran orientados para la satisfacción del conductor. Por otra parte, ambos asientos delanteros cuentan con calefacción, lo que en esta época de calor, así como la mayoría del año, no lo necesitamos.

Probablemente en invierno se utilice, sobre todo en regiones de nuestro país con clima extremo, por lo que en Guadalajara podemos olvidarnos de esos botones, aunque por su ubicación, accidentalmente podemos oprimirlos. Se encuentran justo donde está la base de la palanca de la transmisión.

Los pasajeros en el TL pueden disfrutar de la comodidad que brinda, principalmente en la banca posterior, con buen espacio lateral, que permite a tres personas viajar sin problema. La distancia de las rodillas al respaldo del asiento delantero es apenas justa para personas de estatura promedio de 1.75 centímetros. Estas son ventajas de “habitabilidad”, que se pueden encontrar en cualquier otro TL, pero como ya mencionamos, la diferencia la hace su sistema de distribución de torque.

Controversial seguirá siendo el diseño exterior del TL, que a algunos gusta y a otros no tanto, pero lo que es seguro, es que tecnológicamente el auto se encuentra armado hasta los dientes, con sistemas que ayudan a su buen desempeño, junto con lo mejor en cuanto a confort que puede ofrecer la marca Acura, para beneficio, diversión y seguridad de sus ocupantes.

Temas

Lee También