Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017
Suplementos | El altar ostentó un bizarro retablo, que lamentablemente fue quemado

Bernárdez

El altar ostentó un bizarro retablo, que lamentablemente fue quemado
El Centro Platero fue inaugurado el 16 de junio de 1988. ESPECIAL /

El Centro Platero fue inaugurado el 16 de junio de 1988. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (19/MAR/2017).- En el municipio de Guadalupe, en su zona conurbada con Zacatecas, se encuentra el precioso casco de Bernárdez. Fue una relevante hacienda de beneficio, que procesaba metales de la mina La Cantera. Fundada por el capitán Ignacio de Bernárdez de Arrázola, personaje que ayudó bastante al Colegio de Guadalupe, que lindaba con su hacienda. Fue Teniente del Corregidor y Alcalde Ordinario. Se casó con Nicolasa Gato de Mendoza, matrimonio que no tuvo descendencia, por ende invitaron a su sobrino Joseph Rivera de Bernárdez a que viviera con ellos, quien se vino de España.

Sobrino que sería el segundo conde de Santiago de la Laguna y quien heredaría la hacienda de sus tíos. Conde que continuó apoyando a los franciscanos con su Colegio, también sufragó la capilla del Patrocinio y el obelisco de la plaza de Zacatecas. Escribió: “Cosas de cabildos” y “La muy noble y leal Señora de Zacatecas”. La hacienda requirió de una presa, se le nombró igual que a la hacienda, edificándose acueductos para llevar agua a la hacienda, a los molinos, a los cultivos y al ganado.  

Del Museo de Guadalupe fuimos al restaurante Aries y degustamos un mole. Al día siguiente partimos rumbo a Bernárdez, entramos al anillo de Zacatecas y a corta distancia un letrero nos anunció el fraccionamiento Bernárdez, donde fuimos preguntando por la hacienda, y al acercarnos al campo de golf se dejó ver la hermosa capilla, que data del siglo XVIII. Canteras rosas dieron forma a la portada, de dos cuerpos, el primero nos mostró su puerta arqueada, pilastras dóricas sostienen el insólito arco, cada dovela con medio círculo saliente y en la unión de cada dovela figura una caña, la clave con tres medios círculos, el central mayor, arriba, un adorno.

La puerta fue enmarcada por columnas jónicas con altas basas. Arriba de la clave, un saliente con adorno. Sobre la cornisa, se repiten las columnas, abrazando la ventana coral, de medios círculos unidos por escuadras, con elaborada forja, de círculos, triángulos y volutas. La clave de la ventana, sale con gracia para recibir un buen nicho, comprendido por columnas dóricas y una cornisa. En el nicho, posa el santo patrón, San Nicolás Tolentino. Por remate, una barbicana con volutas, que acarician una basa con cruz. A cada lado, una almena y enseguida una saliente voluta, que baja escalonada al cornisamento.  

Del lado izquierdo de la portada continua un muro de piedra aparente y luego sale un contrafuerte, el lado opuesto pudo haber sido similar, pero se adosó la escalera del coro, que sale completamente de la nave, con puerta baja y travesaño de madera, arriba dos ventanas, una pequeña a la altura del friso y una más grande a la altura de la ventana coral. La puerta de la capilla fue cubierta por dos hojas de madera. El altar ostentó un bizarro retablo, que lamentablemente fue quemado para quitarle el metal. Las fachadas laterales tienen cinco contrafuertes, entre ellos grandes ventanas verticales, ligeramente arqueadas.

Fachadas reforzadas por bonitos arcos arbotantes, la derecha con una espadaña, donde pendía una esquila. Pirules, pinos y fresnos brindaban sombra al recinto. Atrás de la capilla, el campo de golf y casi enfrente, la casa grande, de piedra aparente y de dos pisos, la puerta principal con marco de cantera rosa, rematado en arco escarzano y con un adorno en su clave, arriba de la cornisa, un balcón sencillo. A los costados de la puerta, ventanas verticales con forja y arriba corresponden balcones sencillos.

La casa funciona como escuela de plateros, nombrada, Pedro Leites Vilner, donde aprendices son instruidos y adiestrados por maestros talentosos. Logrando la capacidad de diseñar y realizar admirables piezas de plata, que se pueden adquirir en la tienda. Se cuenta con un taller de cerámica de alta temperatura. El Centro Platero fue inaugurado el 16 de junio de 1988, tiene una sala magna, siete salones y dos de sus jardines se ocupan para eventos.

Temas

Lee También

Comentarios