Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 17 de Noviembre 2017
Suplementos | El hospital de los indios fue la primera construcción que edificaron los franciscanos

Atacco, sueño que florece en Tapalpa

El hospital de los indios fue la primera construcción que edificaron los franciscanos durante la evangelización de la zona
El Ex Hospital de Indios, con su fachada, sencilla pero bella, recibe a los visitantes presumiendo su cruz atrial. ESPECIAL / J. Monroy

El Ex Hospital de Indios, con su fachada, sencilla pero bella, recibe a los visitantes presumiendo su cruz atrial. ESPECIAL / J. Monroy

GUADALAJARA, JALISCO (16/JUL/2017).- Cuando llegaron los primeros Franciscanos a la zona de Tapalpa, allá en el siglo XVI, probablemente se encontraron ante un escenario que bien podía pasar como un pedazo del Paraíso terrenal. Cerros tapizados de un pesado verde, bruma matutina que lo abraza todo, el canto de los pájaros corriendo por el viento y el aire más puro que se puede encontrar en la Tierra.

Sin embargo, la congregación religiosa no llegó a admirar el paisaje y disfrutar de la paz. Su misión evangélica requería fomentar la creación de núcleos urbanos para enseñar a los habitantes de la zona la religión católica, además de instruirlos en algún oficio. Fue así como en la localidad de Atacco levantaron en 1533 con madera y adobe la Parroquia de los Santos Reyes, que ganó fama en la región por su belleza y el servicio de salud que prestaba a los indígenas (de allí el apodo de “hospital de Indios”, que a la larga es el que perduró).

El paso de los siglos transformó de forma lenta pero inexorable la región, aunque lo cierto es que el ahora Ex Hospital de Indios enclavado en Atacco -una de las localidades más bellas del municipio de Tapalpa-, sigue de pie, justo donde los Franciscanos dejaron su huella.

De vuelta a la raíz

Pequeña en tamaño pero extremadamente rica en tradiciones, pasear por esta localidad es entrar en un pueblo donde el tiempo detuvo su marcha, con sus calles empedradas y el andar pausado y modo amable de sus habitantes. El Ex Hospital de Indios, con su fachada, sencilla pero bella, recibe a los visitantes presumiendo su cruz atrial y la puesta en marcha de nuevos sueños.

Y es que durante años el Ex Hospital de Indios permaneció en el olvido, convertido en un silente testigo del paso del tiempo y los azotes del clima sobre sus muros. Pero lejos de ser un recinto histórico intocable y con un futuro de reliquia, el Ex Hospital de Indios demostró tener una nueva vida cuando un grupo de entusiastas de la medicina lo reformó principios de este siglo.

La gran revolución llegó de la mano del proyecto de Farmacia Viviente Ijiyoteotl, que le regresó al recinto su espíritu de templo de la salud, apostando ahora por recetas creadas a partir de la medicina tradicional. En la farmacia viviente la caléndula, el epazote, la cola de caballo y el árnica llegan en forma de pomadas jarabes y tés tradicionales a aquellos que buscan restablecer la salud perdida. Sumado a la atención de enfermos y venta de medicinas, el recintojalaaaa cuenta con un espacio para la venta de artesanías, así como un jardín botánico. Además del área de la farmacia viviente, el Ex Hospital de Indios presume dos capillas. En medio de ellas se encuentra el que fue el primer cementerio municipal.

Desde 2007, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia comenzaron con los trabajos de restauración del recinto, que poco a poco, ha ido recuperando la belleza de sus primeros años, y demostrando que algunos sueños, jamás dejan de florecer.

Temas

Lee También

Comentarios