Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Diciembre 2017

Suplementos

Suplementos | Este Alfa es capaz de dar mucho placer, pero esto no será barato

Amante italiana

Este Alfa es capaz de dar mucho placer, pero esto no será barato
Enamorados. Por su manejo y diseño, este auto se vuelve irresistible. EL INFORMADOR / C. Cerda

Enamorados. Por su manejo y diseño, este auto se vuelve irresistible. EL INFORMADOR / C. Cerda

GUADALAJARA, JALISCO (25/JUN/2016).- Giulietta es la protagonista de una de las mayores historias de amor de la literatura universal, firmada por William Shakespeare. Entre los autos produce algo similar a los amantes del buen manejo. Y vaya que nos dejó enamorados.

Un Alfa Romeo no es un coche para cualquiera. Esto se percibe desde el momento en que los miramos. Su diseño es rebuscado, distinto, atrevido, filoso. Egoísta incluso. Porque todo parte desde y va hacia el triángulo central que es su parrilla, el famoso “Scudetto”. Las líneas de su carrocería son sensuales y siguen tan vigentes como cuando llegaron al mercado en 2010. Esto no significa que sean de fácil digestión. A muchos su forma choca, provoca rechazo. Sus faros pueden ser vistos como ojos demasiado “saltones”, como los de un insecto. No está mal que así sea. Esta es la esencia de Alfa Romeo, ser distinto, único, con personalidad fuerte.

Esto es válido en todos los aspectos del auto, incluyendo el interior. Que nadie espere terminados impecables al estilo alemán, o materiales que se podrían exhibir con orgullo en un lujoso británico. El Giulietta tiene terminados apenas por arriba del promedio y de nueva cuenta se vale más de su historia, de sus formas y, con menor frecuencia, de su funcionalidad, para que los ocupantes se sientan bien a bordo de uno. Así que los que quieran los muy de moda botón de encendido; sistema de navegación por GPS o cámara de reversa, mejor busquen en otro lugar. De nuevo lo que se va a encontrar aquí es atrevimiento, como el visto en el color rojo vivo de la piel de los asientos del auto que probamos. Misma piel que se usa también en parte del tablero y hace contraste con el plástico rígido que lo cubre.

Tampoco hay austeridad franciscana. Están presentes el aire acondicionado digital dual; el tan apreciado quemacocos; la pantalla táctil central; una entrada USB, una auxiliar y hasta dos portavasos, que son una concesión a los que habitamos desde lado del Atlántico y tenemos el hábito de beber en el coche. No están muy bien ubicados, ya que la pequeña consola entre los asientos que sirve de descansa-brazos los tapan, pero bueno, existen y es mejor esto que tirar las bebidas. También se agradece el buen sistema de sonido firmado por Bose.

Su lugar favorito

Más allá del diseño, sin embargo, lo que se espera de un Alfa Romeo es un gran manejo. Aún así hay que entenderlo. Porque el Giulietta no es el auto dócil, que perdona errores con la amabilidad de una mujer comprensiva. Sí, es posible sacarle mucho jugo a este hatchback pero para eso hay que darle algo a cambio: conocimiento. Hay que tratar a Giulietta como lo haría con una amante italiana guapa, divertida, extrovertida pero temperamental. Acelere fuerte, gire el volante y verá que si bien su límite es elevado, no lo permitirá jugar como un auto germano lo dejaría, haciendo que el piloto crea que es mejor al volante de lo que realmente es. Este juego es jugado en la frontera que separa la seguridad absoluta del límite de riesgo, justo donde vive la emoción. Todo tiempo piensas que algo puede pasar. Y pasará, si no eres bueno lo suficiente. Pero jamás vas a morir de tedio.

Sí, tal vez no sea el más confiable auto que tendrás en tu vida. De hecho deberían tenerlo como tercero, incluso cuarto coche. Debe ser el que sacas cuando quieres verte distinto, sentirte poderoso, capaz, divertido.

No son necesarios números espectaculares para conseguirlo. El motor, por ejemplo, tiene cuatro cilindros, 1.75 litros de capacidad volumétrica y 237 caballos de fuerza. Son las ruedas delanteras las que reciben esa potencia que es transmitida por un cambio automático de dos embragues y seis velocidades. En la ciudad esa relación entre motor y caja forma parte del carácter difícil del Giulietta. Habrá algunos brincos de vez en cuando y será necesario esperar un poco a que el turbo empiece a trabajar. Cuando se encuentra en una carretera, sin embargo, mejor aún, en una pista, es cuando el lado extrovertido, coqueto y juguetón de esa amante italiana sale a lucirse y nos trae toda esa alegría que sólo los latinos somos capaces de entender y proporcionar. Porque Giulietta baila como nadie, con una alegría contagiosa. Entonces podrán sentir que éxtasis estará ahí, justo al lado del peligro.

No está mal tener un confiable auto japonés en la cochera; usar una pickup estadounidense para salir al rancho eventualmente y comprar una predecible SUV para la esposa. Pero la vida de un verdadero amante de los autos —y no lo digan a nadie, menos a su mujer— no estará realmente completa hasta que viva ese tórrido romance con un Alfa Romeo, como el Giulietta.

DATOS TÉCNICOS
MotorFrontal transversal
CilindroL4; 1.742 cc.
Turbocompresor
Potencia237 HP @ 5,750 RPM
Torque251 libras-pie @ 2,000 RPM
TracciónDelantera
TransmisiónAutomática de 6 velocidades (6+R)
SUSPENSIÓN
DelanteraIndependiente, de tipo McPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora
TraseraIndependiente, de paralelogramo deformable, con resortes helicoidales y barra estabilizadora
FRENOS
DelanterosDe discos ventilados, con ABS
TraserosDe discos sólidos, con ABS
DIRECCIÓN

De piñón y cremallera con asistencia eléctrica
DIMENSIONES (mm)
Largo4,351
Ancho1,798
Alto1,465
Distancia entre ejes2,634
CAPACIDAD
Peso1,395 kilogramos
Tanque60 litros
Cajuela350 litros

Temas

Lee También

Comentarios