Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Octubre 2019
Suplementos | Una mirada a un barrio con ingenio

Al acecho de formas y colores

En el Design District nace la creatividad en las galerías, bares y calles

Por: SUN

Las galerías de Miami combinan arte, tragos y bocadillos contemporáneos. EL UNIVERSAL  /

Las galerías de Miami combinan arte, tragos y bocadillos contemporáneos. EL UNIVERSAL /

MIAMI, FLORIDA (31/JUL/2011).- Design District, en Miami, es una bocanada de aire fresco. Esta parte de la costa de Florida era una de las más marginadas, tan peligrosa que nadie se atrevía a pararse por ahí. Pero eso cambió gracias al interés de una agencia de bienes raíces: su inversión no sólo la transformó en una zona residencial, sino en un centro del arte y el diseño mundial.

Aquí se alojan galerías, showrooms, tiendas de moda, de diseño e interiorismo, estudios de arquitectos famosos y algunos de los mejores restaurantes de todo el estado, sin pretensiones, ni precios exorbitantes, ni luces neón o música electropop.

El segundo sábado de cada mes, el barrio se pone de fiesta: todas las galerías, restaurantes y tiendas abren hasta tarde. Bodegas abandonadas se transforman en centros culturales o de arte, con exhibiciones y fiestas que invitan a los transeúntes a pasar a tomar algo y, quizá, a comprar.

Las calles dan pequeñas pistas de la zona en la que se está: en la esquina de Miami Avenue y 40th Street, por ejemplo, se alzan dos paredes rosas que evocan las de la sala de una casa a gran escala a la intemperie, con enormes lámparas, papel tapiz y ventanas. Sin techo, sin puertas, sin sentido aparente, más que el de estar ahí. A tu paso encuentras graffitis creativos y coloridas mantas que cubren la entrada a terrenos baldíos para cuidar el aspecto del barrio.

Pasear por el Design District puede resultar algo complicado. No hay direcciones ni señalamientos, nada que indique dónde empieza y dónde acaba, más que una pequeña bandera al final de la 39th Street en la que se lee “Design District”; o justo antes de cruzar la vía del tren y llegar a la 2nd Avenue, un enorme edificio con un graffiti, en el que se concentran varias tiendas.

Visitas obligadas

• Susane R. Lifestyle. Esta boutique la curó, diseñó y atendió su dueña, una extravagante francesa amante del diseño. Aquí se venden muebles antiguos del siglo XVIII reparados por ella misma, objetos vintage, creaciones suyas y de sus amigos, además de algunos accesorios para la casa, que Susane ha encontrado en sus viajes. También hay pinturas. La tienda es como un cofrecito de tesoros para aquellos que desean decorar y combinar a la perfección los muebles de su hogar.

• Bobby Berk Home. Si lo tuyo es el diseño de interiores no puedes dejar de visitar esta tienda. Desde que entras te ves rodeado de cojines con mensajes irreverentes —que muy bien pueden darle una pista a algún chico sobre tu personalidad—, coloridas lámparas, macetas, juguetitos, así como distintos blancos, cuadros, tazas. De todo un poco en realidad. Artículos a la venta desde 60 dólares. Más en www.bobbyberkhome.com

• Markowicz Fine Art. Esta pequeña galería es una de las más importantes y representativas del pop art de Miami. Esta bodega en forma de pasillo es una muestra de lo que hacen, algunas cuantas pinturas colgadas en las paredes y otras cuantas en una bodeguita a las que uno se puede asomar. Es el distribuidor oficial del pintor francés Alain Godon en Estados Unidos y guarda obra de Takashi Murakami, Rufino Tamayo y David Alfaro Siqueiros. www.markowiczfineart.com

• Kiliwatch. La ropa que aquí se muestra con tintes rock-punk y estilos atrevidos podría no ser la primera opción para tu guardarropa. Aun así, Kiliwatch es divertida y ecléctica. Cuenta con marcas que van de Lacoste a Converse y estilos intermedios, además vende accesorios y muebles. También funciona como galería de estilo callejero, sobre todo. Si no te gusta la ropa, seguro otra cosa atrapará tu mirada. www.kiliwatchmiami.com

• Michael’s Genuine. Un pequeño restaurante estilo bistró que utiliza sólo ingredientes locales. El ambiente es de barrio, la gente que va conoce a los dueños y hay ruido todo el día. Cuenta con dos barras, una en el bar y otra en la cocina. Si el día lo permite —esto es casi siempre—, se puede comer afuera. Jazz a bajo volumen, frases pintadas en la pared y pizzas, varios tipos de sándwiches, algunas tapas, ensaladas, vino y cerveza. Muchos comensales lo catalogan en el portal de viajes TripAdvisor como bueno, bonito y barato. Consumo promedio: 10 dólares por persona. www.michaelsgenuine.com

• Sra. Martínez. Un auténtico restaurante de tapas. Se encuentra en un antiguo edificio de correos de 1920. Su estructura original se ha mantenido. Las mesitas de afuera son ideales a esas horas, cuando ya está bajando el Sol. Por la noche la barra promete un mejor ambiente. Las tapas de la chef Michelle Bernstein están divididas en frías y calientes y la variedad de bebidas seguro te va a sorprender. www.sramartinez.com

Temas

Lee También

Comentarios