Lunes, 22 de Julio 2024
México | TRIGO SIN PAJA POR FLAVIO ROMERO DE VELASCO

Temas para reflexionar

Cada seis años, en México se piensa que un cambio de hombres pudiera suponer también una distinta dirección

Por: EL INFORMADOR

Flavio Romero de Velasco.  /

Flavio Romero de Velasco. /

El tiempo pasa y todo sigue igual; la fatiga vuelve lento el caminar; la noticia es inventario interminable de enojos, de confrontaciones; todo es amarillismo; hay un deseo apasionado de ver, de escuchar, de leer el relato de un triunfo, aunque sea minúsculo; de una luz, aunque sea relámpago instantáneo; de una esperanza, aunque sea efímera; de una reconciliación, aunque dure un instante; pero estos deseos no se realizan, y este transcurrir siempre igual se vuelve caldo de cultivo que multiplica el desaliento y la desesperación.

El prodigio de la Creación, todas las religiones, con fértil imaginación, han tratado de explicarlo, así como la fatalidad del tránsito ineludible y la trascendencia de la vida.

Obviamente, recompensas y castigos a los humanos no han escapado a sus figuraciones. Alá, Jehová, Buda y todos los dioses, cada cual fue creador de un cielo, un nirvana, una mansión celeste donde los justos irían al término de su existencia. Adán, el primer hombre creado por Dios en la religión católica, extasiado por todas las bellezas del mundo y sus criaturas, preguntó a su Dios, creador de la Tierra y el cielo: “Señor, y el infierno ¿cuándo lo vas a hacer?” —No —respondió el Padre—, el infierno lo van a hacer ustedes.

Cuando Iraq era Sumeria, el tiempo subdividió la eternidad y hubo entonces semanas, las semanas tuvieron días y los días tuvieron nombres. Los sacerdotes dibujaron los primeros mapas celestes y bautizaron los astros, las constelaciones y los días. Hemos heredado sus nombres fue fueron pasando de lengua en lengua, del sumerio al babilonio, del babilonio al griego, del griego al latín... Ellos habían llamado dioses a las siete estrellas que se movían en el firmamento, y dioses seguimos llamando, miles de años después, a los siete días que se mueven en el tiempo. Los días de la semana siguen respondiendo, con ligeras variantes, a sus nombres originales: Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno, Sol. Lunes, martes, miércoles...

Cada seis años, en México se piensa que un cambio de hombres pudiera suponer también una distinta dirección. Ingenua fantasía.

Sobre la geografía mundial siempre ha habido mucha paja seca que una chispa insignificante puede incendiar. Sarajevo era un punto perdido en la geografía europea, y una bala fue el detonante de la Primera Guerra Mundial que representó millones de muertes. En el equilibrio de los miedos, un error de cálculo, un exceso en la pasión, un desliz en la palabra, y el Apocalipsis irremediablemente nos arrollará.

No basta para la avidez y codicia de los hombres el disfrute de inmensas fortunas. Sufren la pasión de Lady McBeth: aspiran al poder y la gloria.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones