Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Febrero 2019
México | Dos parejas de padres de familia de niños quemados de Hermosillo niegan que exista mala atención

Respaldan actuación del IMSS

Padres de niños víctimas del incendio en Hermosillo niegan que exista mala atención en el Centro Médico de Occidente

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Dos parejas de padres de familia de niños quemados de Hermosillo, Sonora, que están hospitalizados en el Centro Médico de Occidente, niegan que exista mala atención por parte de médicos hacia sus hijos; aseveraron que en sus casos no se llevó a cabo el traslado al hospital del extranjero porque ellos no lo aceptaron; esto lo declararon como reacción a la declaración que hizo el sábado el representante de la clínica estadounidense Shriners, Alberto Barreda Robinson, quien aseguró que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha obstaculizado la salida de los menores al nosocomio especializado en el extranjero.

“Nosotros queríamos hablar para aclarar que el servicio que ha dado el hospital, de lo que es trabajadoras sociales, enfermeras, médicos, orientadoras y más gente, ha sido muy buena y cálida; nosotros no hemos tenido ningún problema en lo que respecta a la salud de mi hija, es más, ahora está favorable. Nosotros como papás fuimos quienes decidimos que ella, a pesar de ser candidata, no fuera trasladada para no afectar su salud”, declaró Cindy Cervera Navarro, madre de menor hospitalizada.

Las familias de Emilia Fuentes Cervera y César Fernando Díaz Noriega, ambos de tres años, y quienes presentan quemaduras entre 30% y 40% de su cuerpo, principalmente en brazos y piernas, por el incendio registrado hace una semana en la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora, se mostraron extrañados por la declaración que hizo el representante del Hospital Shirners en Sacramento; señalaron que la atención que han recibido en el IMSS ha sido favorable y que sus hijos ahora están estables.

Dijeron que no han tenido conflicto con la atención brindada por la institución, que los únicos problemas que han enfrentado ha sido por cuestión de horarios para la entrega de información y de visitas, lo cual no ha repercutido en la salud de sus infantes.

El representante de Shriners declaró que no entendía el por qué se había engañado a los padres de familia al impedir el traslado al extranjero, resaltó que en el Centro Médico de Occidente existe el equipo especializado para brindar la atención, pero no el personal con la experiencia para atender este tipo de casos, y calificó como irresponsable el que se haya bañado a dos menores el jueves 11 de junio por la noche, pues con ello los desestabilizaron provocando graves consecuencias.

Ante ello, Julio César Díaz Damián, padre de uno de los seis menores que aún están hospitalizados, señaló que cuando los especialistas de Shriners valoraron a los menores recomendaron no bañarlos por lo menos en un periodo de dos meses, sin embargo, dijo que los doctores del hospital mexicano les explicaron que lo único que se hace es limpiar las heridas con líquidos especiales, para que éstas no se infectaran.

“Yo pregunté eso, y la respuesta de la doctora encargada fue: ‘Imagínate tú cualquier herida, debes estártela lavando constantemente, por la gravedad de la quemadura puede infectarse, imagínese sino le lavamos en dos meses, como decían, pueden agarrar muchas infecciones’”, explicó el padre de familia.

Ahora, los padres de familia piden se evite hacer declaraciones como las emitidas, pues sus familiares que se encuentran en Hermosillo, han mostrado su preocupación, pues la información que les llega es que los niños están siendo mal atendidos, lo cual ha provocado que los parientes estén en un constante estrés.

Puntualizaron que además de la atención médica que están brindando a los menores, a las familias (mamás y papás) se les ofrece atención psicológica, hospedaje, comidas y transportes; además de que se les proporcionó un teléfono celular durante el tiempo que dure su estancia en la ciudad.

Desdicen al representante en Sonora
Shriners expresa respeto por médicos mexicanos

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente y director de Hospitales Shriners para Niños, Ralph W. Semb, expresó su respeto hacia la forma en como médicos mexicanos atienden a los menores lesionados por el incendio de la guardería ABC en Hermosillo, Sonora. 

El sábado, el representante de esa cadena de hospitales estadounidense en Sonora, Alberto Barreda Robinson, aseguró que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) obstaculizaba el traslado de los menores a sus clínicas, e incluso acusó inexperiencia del personal que los atiende en el Centro Médico Nacional de Occidente, en Guadalajara.

En un comunicado, el presidente de Shriners recordó que personal de la cadena de nosocomios que encabeza, asiste a los galenos mexicanos que brindan atención a las víctimas del siniestro ocurrido el 5 de junio pasado. 

“El cuerpo médico y clínico de los Hospitales Shriners para Niños han brindado asistencia a los profesionales de la salud de México a lo largo de estos tiempos difíciles”, subrayó. 

El directivo manifestó sus condolencias a las familias de las víctimas de la tragedia y reiteró su voluntad de continuar trabajando con las autoridades mexicanas, así como con los médicos que participan en la atención de los menores lesionados. 

Reiteró que mantendrá actualizada a la opinión pública sobre el tratamiento que reciben los niños internados en sus instituciones y aseveró que él es la única persona autorizada como vocero de dicha cadena de nosocomios, concluye el comunicado. 

Luego del incendio en la guardería ABC, han sido enviados cinco menores lesionados a Sacramento y uno a Cincinatti, en Estados Unidos, aseguró la víspera la Secretaría de Salud de Sonora.

Trasladan a niñas lesionadas

Tres niñas que estaban en el Hospital del IMSS en Ciudad Obregón, Sonora, por lesiones sufridas en el incendio de la guardería ABC, fueron trasladadas a otras clínicas, informó el gobernador Eduardo Bours Castelo. 

El mandatario sonorense indicó que por decisión de los padres, una de las niñas fue trasladada al Hospital Shriners de Sacramento, California, y dos más a clínicas en Hermosillo. 

Bours Castelo realizó un recorrido en las áreas donde se encuentran las familias de los niños y adultos internados en el Hospital de Especialidades número 1 del IMSS de Ciudad Obregón. 
Bours Castelo dijo que existe acuerdo y disposición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), para respetar la decisión de los familiares de los afectados. 

“Vinieron las gentes de Shriners y, en comunicación con los médicos, se pusieron de acuerdo y ya va una familia a Sacramento, dos se regresan a Hermosillo, al hospital San José, y es básicamente para estar más cerca de la familia”, indicó. 

Secretaría de la Función Pública
Registran 12 ilícitos en guarderías en cuatro años


CIUDAD DE MÉXICO.- En los últimos cuatro años, una docena de servidores públicos han sido sancionados con inhabilitaciones que alcanzan los 10 años por distintas irregularidades detectadas en actividades relacionadas con guarderías y estancias infantiles en distintas instituciones del país, con la posibilidad de reincorporarse a sus cargos.

De acuerdo con datos de la Secretaría de la Función Pública (SFP), en Sedesol, el ISSSTE, la SEP, el Hospital de Pemex y el IMSS es donde se han registrado el mayor número de ilícitos entre niñeras, educadoras, médicos pediatras o cirujanos, jefes de departamento y directores de estancias infantiles, la mayoría de los cuales, ya cumplió el tiempo de suspensión o inhabilitación.

Datos extraoficiales señalan a las guarderías de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) como los centros donde se han reportado el mayor número de irregularidades, sin embargo, la SFP solamente tiene consignado un caso: la coordinadora del Programa de Guarderías en Aguascalientes, Fabiola Cándida Soto Gutiérrez, quien el 15 de noviembre de 2008 cumplió dos meses de suspensión por “violación de leyes y normatividad presupuestal”.

El único funcionario que ha sido cesado por una negligencia grave es el delegado del IMSS en Sonora, Arturo Leyva Lizárraga, quien fue separado del cargo el pasado 10 de junio tras el incendio ocurrido en la guardería ABC.

El caso de María de Lourdes Espinosa Olvera es excepcional en el sistema de guarderías en México, ya que en la relación de servidores públicos sancionados por la SFP, es la que tiene más años de inhabilitación con 10, como consta en el expediente R-004/2005. Espinosa Olvera está inhabilitada para trabajar como niñera especializada hasta junio de 2015, ya que cuando estaba en el Centro de Atención Múltiple de la SEP, se le demostraron actos de “abuso de autoridad”.

Sin embargo, el Gobierno federal ha demostrado ser flexible en sus contrataciones, ya que la institución de salud volvió a contratar a personal en puestos clave, como es el de delegado, sin importar que estuvo inhabilitado.

Como ejemplo está José Enrique Serna, quien en 2004 fue inhabilitado un año cuando era delegado del IMSS por “violación en procedimientos de contratación”. Regresó en 2005 al mismo cargo, solamente para ser separado de su cargo, esta vez por dos años, sanción que cumplió el 14 de julio de 2007 por la misma causa, de acuerdo al expediente 243/2000.

Otro delegado del IMSS que fue removido del cargo durante un año, fue Ricardo Alberto García Vargas, asignado a la Región Veracruz Norte, que según el expediente 149/2005 terminó su inhabilitación el 9 de enero de 2009, tras haber incurrido en “negligencia administrativa”.

En uno de sus últimos trabajos sobre el tema, “Violencia y maltrato a menores en México”, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados destaca que solamente 71.5% de los casos por maltrato infantil que son denunciados puede ser confirmado, ya que en el resto hay falta de pruebas, pero el documento no establece el número de personal sancionado.  (El Universal)

Entrevista con Virginia Sendel
Cuesta atención a quemados un millón de dólares


CIUDAD DE MÉXICO.- Los niños menores de tres años de edad que logren sobrevivir luego del incendio en la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, tendrán que someterse a por lo menos dos cirugías anuales hasta los 18 años, y sufrir además del shock del dolor físico, el emocional que quedará para toda la vida. 

El costo económico estimado para la atención de esos pacientes hasta que dejen de crecer, que puede ser entre los 18 y los 21 años, es de un millón de dólares, informó en entrevista la presidenta de la Fundación Michu y Mau, Virginia Sendel de Lemaitre. 

La periodista resaltó que lo más grave es que, además del costo económico, el costo físico y emocional que deberán enfrentar los menores y sus familias es por el resto de su vida. 

“El paciente quemado es el más caro que existe. No solamente es el que más sufre sino que es el más caro. Los hospitales de Shriners que nos ofrecen su atención gratuita en Estados Unidos tienen considerado un costo de un millón de dólares por niño”, dijo. 

Sendel explicó que dicho costo es por un paciente que registra 90% o más de la superficie corporal quemada, y refirió que por fortuna los más de mil niños mexicanos que se han tratado ahí a través de la fundación han sido salvados hasta con 95% de su cuerpo afectado. 
La cifra de un millón de dólares implica desde el momento que llega el niño a los hospitales del Shriners Burns Institute hasta que cumple los 18 o 21 años; “si a los 18 todavía no han acabado de crecer y necesitan más tratamiento, se lo dan gratuitamente”. 

Pero en el caso de los niños quemados en Sonora “estamos hablando de bebés, y un pequeño o pequeña de tres años de edad con 18% de superficie corporal quemada está en riesgo de perder la vida”. 
Virginia Sendel expuso que desde que se registró esa tragedia la Fundación Michu y Mau se presentó para apoyar a los padres y niños afectados. Esta Institución de Asistencia Privada (IAP) mexicana es la única en el país con estas características de acercar la atención especializada para quemados.

Sendel de Lemaitre refirió lo que sufren y enfrentan los pequeños que se quemaron en el incendio de la guardería ABC, de los cuales 46 ya murieron, 29 están hospitalizados y otros por fortuna ya fueron dados de alta. 

Para una persona que ha sufrido quemaduras en 50 ó 70% de su cuerpo es muy limitante, “mucho más en una criatura de tres años de edad o menor”, explicó. 

“Si logran sobrevivir van a tener que usar trajes de comprensión durante un año o más en todas las áreas quemadas. Es un traje de un material elástico con especificaciones muy precisas que se coloca sobre la superficie quemada”, precisó. 

La filántropa detalló que lo que hace ese traje es ejercer presión para que las cicatrices no se hagan bordes o alcaloides y queden planas, pues lo que es real es que no desaparecen. 

“Ese es el primer paso. Implica para los niños una picazón tremenda, se les tienen que dar calmantes porque durante un año o más las cicatrices dan mucha comezón e irritación en las áreas donde están. Es muy incómodo para los chiquitos, es la cicatrización lo que provoca la comezón”, apuntó. 

Lo siguiente es que dependiendo de qué músculos o tendones se hayan afectado, necesitan terapia de rehabilitación y se necesita extender los músculos con cirugías de acuerdo a como vaya creciendo el paciente. 

“Las cirugías para un quemado severo van a ser de dos o tres por año hasta que cumpla 18 años o deje de crecer. También dependiendo de las áreas afectadas, lo mismo sucede con la cara porque se necesita cirugía correctiva”, expuso. 

En el caso de los niños de Hermosillo el problema es que como son tan pequeños siguen su desarrollo normal, pero los injertos no crecen de acuerdo a la piel normal, entonces se tienen que cambiar cada determinado tiempo hasta que dejan de crecer y les quede un injerto para el resto de su vida. (NTX)

Temas

Lee También

Comentarios