Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Octubre 2018

Los goles, errores y figuras del primer debate presidencial

El primer encuentro entre los candidatos nos dejó intensos duelos personales, férreas marcas y muchos momentos memorables

El Informador

1

López Obrador, con la confianza del superlíder

AP/M. Ugarte

López Obrador, tenía clara cuál tenía que ser su estrategia: limitarse a anular a los rivales, confiado en su condición de superlíder en las encuestas.

"Tendría que pasar algo gravísimo para perder la elección", dijo el "Peje" hablando sobre su ventaja en los sondeos.

El tabasqueño recibió leña toda la noche, y por momentos se mostró lento al responder a las acusaciones de sus rivales, un indicador de que los próximos meses podrían ser más complicados de lo que López Obrador parece imaginar.

2

Todos contra AMLO

EFE/EFR

La táctica de los candidatos que están debajo en las encuestas respecto a López Obrador también fue evidente: cometerle faltas al líder cada vez que fue posible.

Los rivales atacaron sobre todo dos áreas vulnerables de la defensa del "Peje": su proyecto de amnistía a los narcotraficantes y su oposición a la creación de un fiscal anticorrupción independiente.

A pesar de la desventaja numérica, AMLO es un viejo lobo de mar, que capoteó las dificultades como los defensas entrados en años: cuando no alcanzaba la velocidad recurrió a la ubicación.

3

La dupla Meade/Anaya

AP/M. Ugarte

El futbol está basado en las sociedades que se forman en la cancha, y una de las más claras esta noche fue la alianza ofensiva entre Meade y Anaya.

El priísta y el panista se atacaron entre ellos de vez en cuando, pero desgastaron a López Obrador de principio a fin, estableciendo las líneas principales de la ofensiva a la que se sumaron también los otros candidatos, que tomaron de volea todas las pelotas que podían mandar al la portería del "Peje".

4

El "catenaccio" de AMLO

EFE/Prensa Morena

"Todos me echan montón", se quejó López Obrador. Para superar la adversidad, el "Peje" recurrió a las jugadas prefabricadas que conoce bien.

El candidato de Juntos Haremos Historia respondió a preguntas concretas con su repertorio de movimientos bien ensayados, predecibles, pero efectivos: atacar a la "mafia del poder", insistir en que está guiando "la cuarta transformación" en la historia de México, evocar a Madero y a Juárez, y prometer que reducirá los salarios de los funcionarios que perciben más dinero.

Queda por verse si esa estrategia le bastará a López Obrador para navegar el resto de los debates sin caer en la trampa que algunos equipos de futbol conocen bien: cuando el juego se vuelve predecible es más fácil de anular.

5

El "Bronco", sin nada que perder

AP/M. Ugarte

Como los equipos que tienen poco que perder y mucho que ganar, el "Bronco" salió a atacar con todo y acabó regalando momentos memorables.

El gobernador con licencia de Nuevo León no se ahorró ninguna jugada de fantasía: mostró una bala para hablar sobre la inseguridad, pidió a la gente que le escribiera por Whatsapp, prometió "mocharle" la mano a quien roble, y hasta dejó ver su lado personal afirmando, "creo tanto en el matrimonio que me he casado tres veces".

Parece difícil que Rodríguez Calderón gane la elección presidencial, pero es un serio contendiente a la galería de vencidos entrañables que existe tanto en la política como en el futbol.

6

El autogol del "Bronco"

AP/M. Ugarte

Por otra parte, como ocurre a los equipos que arriesgan mucho, el "Bronco" recibió un gol estrepitoso, cuando admitió que ha mentido "a veces" y que mintió a los votantes de Nuevo León, luego de que fue elegido para ser gobernador de ese estado por seis años y haber pedido licencia para buscar la presidencia.

"Sí (he mentido) y estoy afrontando las consecuencias, admitió el "Bronco", viéndose obligado a sacar la pelota de sus propias redes.

7

La inseguridad de Margarita

AP/M.Ugarte

La política, como el deporte, es también un juego mental y emocional. Margarita Zavala fue la participante en el debate que apareció más insegura, mostrando dificultad para encontrar las palabras que quería usar, usando un lenguaje corporal poco convincente.

La candidata le dio algunas pataditas a López Obrador, intentó desmarcarse de la asociación con su marido, Felipe Calderón, y explotó poco el juego que más le convenía, intentando tibiamente ganarse el voto femenino. En general, tuvo un mal partido en todos los frentes.

8

Anaya, un director técnico estudioso

AP/M. Ugarte

Si Anaya fuera un técnico, probablemente sería como Marcelo Bielsa. Estudioso, obsesivo. El candidato de México al Frente entró con decisión, aplicó su estrategia sin titubear, usó gráficos para dañar a su principal rival, y tuvo para repartirle a todos los contrincantes.

Anaya mostró aplicación e intensidad, pero esos son atributos que en la política, como en el futbol, no siempre bastan para ganar.

9

Meade, de gafas oscuras

AFP/A. Estrella

El priísta concentró tanto sus esfuerzos en atacar a López Obrador que se olvidó a qué juega. Si el "Peje" tiene sus lugares comunes, Anaya su aplicación encarnizada, el "Bronco" sus ocurrencias y hasta Margarita tiene su inseguridad, Meade se limitó a cumplir; dio lo suficiente para superar el trámite del partido y nada más.

Lee También

Comentarios