Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019
Jalisco | Los trabajos comienzan sólo con órdenes de trabajo

Zapopan autoriza obras sin contratos con proveedores

Especialistas refieren que esta fórmula de arreglo con constructoras no permite exigir penalizaciones y reparaciones al contratista

Por: EL INFORMADOR

ZAPOPAN, JALISCO.-  Durante la presente administración y de manera sistemática, la Dirección de Obras Públicas de Zapopan ha estado autorizando la ejecución de obras a constructores sin elaborar contratos de obra pública, y basándose únicamente en la emisión de una orden de trabajo que no le ofrece garantías para la exigencia de penalizaciones y reparaciones ante fallas o incumplimientos, según especialistas.

El titular de la dependencia, Gabriel Hernández Romo, había informado el 28 de mayo de un registro de 11 obras en ejecución sin contrato, más otras 12 ya terminadas con la misma carencia. Sin embargo, son las declaraciones del síndico, Ricardo Anguiano Apodaca, las que evidencian que éstas no son excepciones a una regla:    

“En 2008 se ejercieron más de mil millones de pesos en obra pública, una cantidad totalmente atípica, está muy por encima de todo lo que se había manejado en un sólo ejercicio. Así es que se nos acumuló el trabajo de manera inusual, y reconozco que durante el año pasado y en los primeros meses de éste, estuve firmando -a veces en fines de semana y de noche- contratos de obra pública por cajas completas, de obras que según su periodo de vigencia ya deberían estar terminadas”.

EL INFORMADOR tuvo acceso a uno de esos expedientes. Es la orden de trabajo que se refiere al contrato de obra pública 974/P-AD-C09-08, asignado al contratista Carjau por un monto de un millón 199 mil 797 pesos, para la sustitución de dos mil 174 luminarias en postes de alumbrado público en distintas colonias.

La orden de trabajo señala como fecha de inicio de la obra el 20 de octubre de 2008 y su terminación el 11 de enero de 2009, no obstante, hasta estos momentos el contrato de obra pública fechado el 8 de octubre de 2008 no cuenta con las firmas del contratista, ni de los titulares de la Dirección de Obras Públicas y la Sindicatura.

Los documentos fueron entregados por la Unidad de Transparencia del Ayuntamiento en una respuesta del 1 de junio de 2009 en poder de este diario, por ello se puede asegurar que el contrato persiste sin firmarse luego de casi cinco meses de la conclusión de la obra.

“La razón es ésta”, expresó Anguiano Apodaca en una autocrítica, “la cantidad de obras asignadas (dos mil 775 hasta mayo de 2009) rebasó la capacidad del jurídico de Obras Públicas, de la Dirección Jurídica Consultiva de la Sindicatura, y dicho de paso, del mismo síndico para tener al día los contratos”.

El argumento que expuso el síndico -muy similar al de la Dirección de Obras Públicas-, es que la autorización de obras sin contratos formales previos, es la salida que encontró la presente administración para agilizar el ejercicio de un presupuesto histórico en ese concepto que ya supera los dos mil 552 millones 124 pesos.  

“Si nos esperáramos a que estuvieran firmados los contratos, aseguro, por ejemplo, que en la colonia Mesa Colorada ya no se habrían hecho las obras que se están haciendo porque el temporal de lluvias lo impediría”, y aunó:

“No es lo más sano, he insistido mucho en nuestra Dirección Jurídica Consultiva en que tenemos que llegar a ser tan ágiles que los contratos de obra estén firmados desde antes del arranque de la misma, pero hoy, a junio de 2009, todavía no lo logramos. Todavía tengo yo en proceso de revisión -todavía no en proceso de firma-, por parte del jurídico consultivo cajas completas de obra que supongo ya se están ejecutando en diferentes colonias del municipio”.

La desventaja

Al no realizar contratos de obra pública para la autorización de acciones constructivas las dependencias están generando un riesgo para el erario zapopano, pues no se cuenta con el instrumento para exigir al contratista diversas sanciones y penalidades en caso de un incumplimiento.  

El síndico confía en que las órdenes de trabajo serán suficientes, en caso de darse un conflicto legal con un contratista: “En un caso extremo, una situación contenciosa, antes de que haya concluido todo el proceso administrativo de la firma del contrato, podríamos apelar a que sí existe ese contrato, aunque sea verbal, por el solo hecho de que existe esa orden de trabajo que es nuestra prueba de que el contratista sabía lo que tenia que hacer, y es la prueba para él de que la administración se lo encomendó”.

Al respecto, EL INFORMADOR consultó al magistrado presidente del Tribunal de lo Administrativo del Estado de Jalisco (TAE), Alberto Barba Gómez, quien aclaró: “Una orden de trabajo es un escrito simple para decir ‘te contrato para que me realices una obra y que me la entregues en x tiempo’; sin embargo, un contrato es más amplio, ahí puedes especificar los materiales que vas a implementar, cómo irás realizando el avance de la obra para llegar a su conclusión, y que si no cumples tú como contratado en los plazos de avances de las obras, podrás ser penalizado por la falta de cumplimiento de dicho contrato”.

El modelo de contrato de obra pública en Zapopan obliga al contratista a la corrección de los vicios ocultos o fallas que puedan surgir; contempla la reparación obligada si hay desapego al proyecto original; señala al contratista como único responsable de cualquier daño a terceros; incluye sanciones por el retraso en la terminación de la obra, en su entrega y en su procedimiento de finiquito, entre otros.

Se le cuestionó al magistrado si todo esto podría ser exigido por el Ayuntamiento con sólo una orden de trabajo, a lo que respondió: “No, estando por escrito la orden de trabajo y si no viene especificada alguna otra condición especial (en ella), no se puede en todo caso reclamar. Una orden de trabajo es para la realización de una obra, pero sin más requisitos”.

Es el contrato donde se establecen derechos y obligaciones para ambas partes, “y eso sí le da una mejor certeza jurídica tanto al contratante como al contratista. La orden de trabajo únicamente va a abarcar lo que está establecido en dicha orden, mas no especificaciones de calidad, no se establece la periodicidad de los avances, quién los supervisará…”.

Como lo señala el magistrado, la orden de trabajo que emite la Dirección de Obras Públicas no hace referencia a ninguna de las garantías y penalizaciones a favor del Ayuntamiento, las cuales sí se encuentran en los contratos que la administración ha venido evadiendo en la autorización de las obras.


La salida del tesorero municipal


Antonio Diosdado Trujillo, tesorero municipal de Zapopan, sale de la administración municipal (en cuanto lo valide el pleno del ayuntamiento) porque se le exigió su renuncia, luego de que denunciara públicamente deficiencias en el seguimiento a las obras al interior de la Dirección de Obras Públicas, además de la incertidumbre que rodea inversiones superiores a los 150 millones de pesos.

Así es, aunque la administración y el presidente municipal, Juan Sánchez Aldana, expongan que la decisión nació del propio Diosdado Trujillo: “Él toma esta decisión, que es entendible y respetada por mi”, dijo ayer el alcalde, en rueda de prensa ante los medios.

Las condiciones bajo las que se da esta baja deben ser expuestas. El 13 de abril de 2009, el tesorero turnó al contralor municipal, Jorge Sandoval González, un informe que advierte de 247 obras de 2007 y 2008 con anticipos por 149 millones de pesos que no registran ningún seguimiento administrativo ante la Tesorería, así como más de dos millones de pesos no recuperados para el municipio en obras que fueron canceladas en los años 2006 al 2008.   

El 26 de mayo, todavía sin una respuesta de la Contraloría, el tesorero confirmó en este diario la incertidumbre alrededor de dicha inversión: “No está llegando (información de obras) porque Obras Públicas no la emite, y no la emite porque muchas veces le falta el contrato, muchas veces le falta el proyecto ejecutivo, muchas veces no llega a acuerdos con el contratista aunque ya está asignada en cuanto al costo de la obra…”.

El 27 de mayo, después de conocer el informe, la secretaria general, Teresa Brito Serrano, propone la firma de un convenio con la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) para corregir el desorden administrativo. “Si no se actúa, obviamente que esta lista de obras que ahorita la tenemos para depurarla en términos técnicos y administrativos, pasará a otra instancia y entonces sí pensar en fincar responsabilidades”, diría.  

El 28 de mayo el director de Obras Públicas, Gabriel Hernández Romo, corrobora que sí hay obras sin contrato y dice que comenzó un “proceso de limpieza” interno que terminará este año. La recuperación de los anticipos pendientes para el erario es responsabilidad de su dirección, admite.

Por la mañana del viernes 5 de junio, 10 días después de que Diosdado Trujillo revelara públicamente los pasivos administrativos en Obras Públicas, el presidente de la Comisión de Hacienda, Luis Romo Monraz, le exige personalmente su renuncia a la Tesorería Municipal.

Aproximadamente a las 15 horas, la Contraloría Municipal, instancia dependiente de la comisión, interviene la oficina del tesorero para sellar archivos y cancelar sus claves de acceso al sistema informático del Ayuntamiento. EL INFORMADOR estuvo presente en la Tesorería Municipal a eso de las 15:30 horas. 

Romo Monraz debió actuar por su cuenta, sin consultar al propio alcalde, pues éste negó tener conocimiento de los hechos: “De eso no sé, yo lo que sé es que desde el viernes de la semana antepasada (5 de junio) yo di la instrucción al contralor que se pusiera de acuerdo con el tesorero para iniciar el proceso de entrega-recepción. Hasta ahí”. Es decir, tendría que entenderse que el proceso de entrega-recepción comenzó antes de que el tesorero aceptara renunciar. 

¿No sabía que el regidor Romo Monraz le exigió renunciar al tesorero? “Si eso fuera cierto lo estoy sabiendo ahorita, yo no sabía”, respondió el alcalde. En la rueda de prensa Sánchez Aldana adujo que el tesorero quiso salir de la administración porque no tenía asegurado un nuevo cargo público:

“El señor tesorero no tiene realmente una trayectoria asegurada en estos asuntos, y esto lo hace que de forma personal vea la oportunidad para empezar a dar asesorías externas en otras instituciones sujetas a este nueva Ley de Contabilidad”.

Primero exigen su renuncia, luego lo elogian: “Creo que el trabajo de él es extraordinario, ha demostrado ser un magnífico financiero, quizá de lo mejor que ha tenido… me atrevería a decir lo mejor que ha tenido Zapopan en términos de Tesorería en la historia moderna en los últimos 20 años”.  

Temas

Lee También

Comentarios