Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Jalisco | Policías municipales de Guadalajara calcularon la asistencia de mil 500 personas

Reúne a miles la Marcha por Jesús mientras se desquicia el Centro Histórico

La Marcha por Jesús se realizó con el apoyo de 300 congregaciones cristianas

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- La Marcha por Jesús, que según sus organizadores se realizó con el apoyo de 300 congregaciones cristianas, concluyó en la Plaza de la Liberación poco antes de las 19:00 horas de ayer en medio de cánticos y un ambiente festivo, mientras que el ya muy conflictuado Centro Histórico de la ciudad sufría también un severo congestionamiento vial.

El encuentro religioso, que tuvo como finalidad “honrar el nombre de Jesús y agradecerle todo lo que nos ha dado”, conforme reiteró el pastor cristiano Arturo Walle, organizador principal, no alcanzó a reunir a los 15 mil participantes que habían anticipado, pero sí contó con un enorme contingente de simpatizantes y creyentes, sobre todo de cristianos evangelistas.

De hecho las cifras oficiales se contradecían. Mientras que policías municipales de Guadalajara estimaron unos dos mil 500 marchistas, los bomberos de la ciudad calcularon que eran más de cinco mil.

Entre los cristianos, vestidos en tonos rojo y azul cielo, principalmente, portando banderines y bailando al son de canciones religiosas, había familias completas, muchos niños, ancianos, enfermos en sillas de ruedas y un nutrido grupo de organizadores que impulsaban los gritos, el canto y el baile, que entregaban trípticos y banderines con leyendas como “Jesús está chido” o bien, “Ora por tres, invita a tres”.

La reunión de creyentes cristianos, había admitido Arturo Walle al comenzar la marcha, en el cruce de las avenidas Hidalgo y Chapultepec, tuvo también la finalidad de mostrar que no son asociaciones religiosas con fines nocivos para la sociedad, al tiempo de promover propuestas útiles para los problemas cotidianos de los habitantes en la ciudad, como la drogadicción, las enfermedades y la pobreza.

Paradójica y ruidosa, colorida y hasta contradictoria, lució la reunión de los miles de cristianos en la Plaza de la Liberación, cobijados por las gigantescas torres de la Catedral Metropolitana, símbolo principal de la Iglesia Católica.

Y mientras los caminantes llegaban a su punto de reunión para continuar con sus plegarias, cantadas ahora a ritmo de rock pop, los policías vigilaban en las esquinas y bocacalles que dan al cuadrángulo de la plaza. A pocos metros, interminables filas de vehículos avanzaban tan lentamente como en un enorme estacionamiento, mientras la noche caía y el aire se llenaba del aroma sofocante del esmog.

A la algarabía de los celebrantes, se sumaron en horrenda cacofonía los cláxones de los conductores más desesperados, que renegaban por el cierre de calles y por verse atrapados en las calles donde se hacen anchas las aceras y las obras del Ayuntamiento de Guadalajara no terminan jamás.

Todo en nombre de Jesús.

Temas

Lee También

Comentarios