Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Noviembre 2017
Jalisco | El ozono supera la norma en 58 ocasiones en 2009

Piden corregir programa de obra en calles del Centro Histórico

La Semades reitera que continuarán elevándose los índices de contaminación, por lo que recomienda evitar circular por el primer cuadro de Guadalajara

GUADALAJARA, JALISCO.- Autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades), del Ayuntamiento de Guadalajara y de la Secretaría de Vialidad y Transporte se reunieron ayer para encontrar soluciones que agilicen el tráfico vehicular en el Centro Histórico, ya que en esta zona suman cuatro aplicaciones de la Fase 1 del Plan de Contingencia Ambiental. Sin embargo, no se revelaron acuerdos.

María Elena Zúñiga, coordinadora de la Red de Monitoreo Ambiental de la Semades, comentó por la mañana que solicitarían al municipio la apertura de algunas calles para mejorar la afluencia vehicular. “Vamos a ver los puntos donde están las obras, los tiempos de circulación, y vamos a llegar a los acuerdos más contundentes; también estará la Secretaría de Vialidad para que nos haga sus recomendaciones con base en las calles más conflictivas. La idea es que pudiera haber premeditación en los trabajos porque a la mitad de la calle te das cuenta que está cerrada y ya te metiste, entonces vas a vuelta de rueda”.

Aunque en estos días debería haber menor circulación de vehículos, y por lo tanto menor contaminación, “no estamos seguros que la gente se esté quedando en sus casas ante la contingencia sanitaria (por influenza humana). Los espacios públicos se ven llenos”.

Señaló que es muy probable que se repitan las altas concentraciones de ozono, por lo que recomendó evitar circular por el Centro y afinar los vehículos en alguno de los 370 talleres acreditados.

Ante las distintas propuestas elaboradas por la Semades para disminuir la contaminación en el primer cuadro, el presidente municipal de Guadalajara, Alfonso Petersen Farah,  reconoció que si bien es urgente disminuir las emisiones de contaminantes, el proyecto encaminado a este fin debe estar “bien planeado” y consensuado entre los distintos municipios de la zona conurbada.

Consideró que la Semades es la única autoridad competente para definir una política pública en este sentido, misma que sería estrictamente acatada por el municipio, pero afirmó que proyectos como la rehabilitación del Centro Histórico, o la próxima implementación de una nueva línea de Macrobús que absorba gran parte del flujo de camiones de pasajeros en el primer cuadro, tienen esa misión.

Recordó que durante los días de alerta epidemiológica, en los que disminuyó el tránsito vehicular en el primer cuadro, se desataron contingencias ambientales: “No se puede culpar totalmente al uso del automóvil”.

La propuesta que es vista con mayor viabilidad por el alcalde tapatío, es la modernización del parque vehicular entre los usuarios. Y consideró que los programas de afinación controlada son efectivos para disminuir las emisiones de gases contaminantes por parte de los automotores. También recalcó que el proyecto de rehabilitación es integral en el Centro. “Permitirá que se usen vehículos no motorizados como la bicicleta, además de fomentar más el que los peatones opten por utilizar el transporte público”.

Mala calidad del aire

Entre enero y abril de 2009, la contaminación en la Zona Metropolitana de Guadalajara rebasó la norma en 51 ocasiones, con registros superiores a los 100 puntos Imeca (Índice Metropolitano de Calidad del Aire).

El periodo más crítico ha sido durante mayo: de 11 días, siete han estado con registros de ozono fuera de los parámetros permitidos.

El investigador del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), Hermes Ulises Ramírez, comentó que las cifras de este año no son alarmantes si se toma en cuenta que en 1996 hubo 222 días fuera de norma. En esas fechas se utilizaba gasolina Nova, que dejó de usarse en 1999, lo que repercutió directamente en la disminución de la polución.

El problema para cualquier metrópoli son los vehículos, por ser las principales fuentes de polución por ozono (contaminante secundario que se produce a partir del proceso fotoquímico de la radiación solar y de los óxidos de nitrógeno generados por la quema de combustibles).
En Guadalajara circula 64% de los automóviles del Estado, mismos que generan 89.8% de la polución total.

De acuerdo con registros de la Semades, entre los años 2002 y 2006 las partículas eran el contaminante líder; sin embargo, de 2007 a la fecha es el ozono, que en altas concentraciones genera problemas respiratorios, picazón en los ojos, debilidad al momento de la exposición y a largo plazo provoca daños irreversibles en el metabolismo pulmonar.

Los únicos mecanismos para disminuir este gas son la afinación de los automóviles y evitar su uso, el mejoramiento de combustibles y la tecnología vehicular.

Temas

Lee También

Comentarios