Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 13 de Diciembre 2019
Jalisco | Autoridad federal advierte de la próxima protección de las barrancas

El Purgatorio requiere nuevo estudio ambiental: Conanp

Investigadores de la UdeG reprueban la construcción de la presa derivadora y dan a conocer dos opciones viables; también cuestionan El Zapotillo

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Aunque se cuenta con un estudio elaborado en el sexenio estatal de Guillermo Cosío Vidaurri, es obligatorio que se presente una nueva Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para la presa derivadora El Purgatorio, que se construirá en el Río Verde, aseguró el director de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Alberto Enkerlin.

“Tendrá (el Gobierno estatal) que manifestar su proyecto lo más pronto posible, porque el decreto (de área natural protegida de la Barranca de Huentitán) viene y generará restricciones, medidas de mitigación, de compensación y de restitución ambiental mucho más fuertes que no se considerarán mientras no sea zona protegida. Es importante que si se está promoviendo ese proyecto, tomen en cuenta que viene un decreto”, expresó el funcionario federal, en entrevista después del evento de la conformación del Consejo Asesor de Áreas de Conservación de Jalisco.

Tras la cancelación del proyecto original de la Presa de Arcediano, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) anunció la semana pasada que el mejor proyecto para abastecer de agua a Guadalajara era El Purgatorio, fundamentalmente porque ya había avances: una MIA de 1992, que sólo tendría que actualizarse, y que los terrenos ya fueron adquiridos por el Gobierno de Jalisco.

El delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en Jalisco, José de Jesús Álvarez Carrillo, también confirma la necesidad de un nuevo estudio debido a que venció la autorización que existe y tendrá que revisarse qué tanto se modifica el proyecto actual del que en su momento impulsó el ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri.

Sin embargo, Ernesto Enkerlin señala que no podrán oponerse a que se construya este nuevo proyecto hidráulico, pues si dentro del área estaba contemplada una presa, no pueden prohibir que haga otra con menores dimensiones.

“Las áreas protegidas tampoco pueden ser usadas para parar proyectos, deben usarse para proteger la biodiversidad. Si antes había un proyecto y ahora hay otro, tendremos que buscar que se respete”.

Cuando se impulsó el proyecto de Arcediano, una de las condicionantes era declarar como área natural protegida el polígono de las barrancas, mismo que será declarado antes de que concluya el año.

El Purgatorio queda dentro de esta zona porque se ubica a cinco kilómetros aguas arriba de donde confluyen los ríos Verde y Santiago.


Loma Larga II o La Zurda, las mejores opciones

Es “atinada” la decisión de cancelar la Presa de Arcediano y cambiar de cuenca al Río Verde para abastecer de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). Pero El Purgatorio no es la mejor alternativa porque sigue teniendo el problema del costo del bombeo, señala el investigador José Antonio Gómez Reyna, de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En la opinión del doctor en Ingeniería y Tecnología, especializado en ordenamiento, manejo y sustentabilidad de cuencas, la opción más adecuada es Loma Larga II o La Zurda, que estaba planteada aguas arriba de El Zapotillo, pues aunque ambos proyectos están planteados a mayor distancia de la ciudad, sólo se requeriría invertir en un acueducto y es más barato a largo plazo porque en El Purgatorio se tendrá que bombear “eternamente y la energía eléctrica aumenta exponencialmente”.

Plantea que lo ideal sería cancelar El Zapotillo y no entregar agua a León.

“Hay forma de que utilicen integralmente sus caudales, es una ciudad (León) que se inunda constantemente porque tiene muchos escurrimientos”.

El Purgatorio fue desechado hace 17 años porque los empresarios de Jalisco consideraron que era inviable endeudar a Guadalajara con el costo del bombeo a más de 500 metros. Actualmente, es un gasto que no está cotizado.

Para la maestra en Hidrología, Mireya Acosta Gurrola, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la UdeG, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no ha presentado la mejor solución.

“Otra vez parece que no tienen todos los argumentos técnicos”,  ya que presentaron una cortina de 30 metros que almacenaría entre 40 millones y 70 millones de metros cúbicos, y la cifra es “incorrecta”, pues con esa altura sólo hay capacidad para guardar alrededor de 10 millones de metros cúbicos.

En el organismo de la Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico aseguran que el proyecto antiguo de El Purgatorio contemplaba una cortina de 20 metros y no se planteaba el almacenamiento, pues era una cortina con compuertas que sólo garantizaría el paso del agua hacia donde estaría la planta de bombeo.

Y aunque es posible aumentar el almacenamiento de El Purgatorio en el Verde, elevando la cortina, Acosta Gurrola resalta que habría la misma problemática que en la Barranca de Huentitán: “Fallas geológicas que hacen inseguras las presas de grandes dimensiones”.
Según estudios que hizo la investigadora cuando se instaló la mesa para revisar la Presa de Arcediano, se demostró que era imposible obtener más de nueve metros cúbicos del Río Verde.

“Este afluente no daba esa cantidad, por eso la Federación resolvió que nos daban el agua del excusado, del Río Santiago, porque difícilmente con lo que se otorgará a León se podría dar la cantidad que se promete para Guadalajara”.



FRASE
El Purgatorio se tendrá que bombear eternamente y la energía eléctrica aumenta exponencialmente, José Antonio Gómez, investigador de la UdeG.

Es posible aumentar el almacenamiento de El Purgatorio en el Verde, pero hay fallas geológicas
Mireya Acosta Gurrola, investigadora dela UdeG.

Hay que adelantarnos antes de que Aguascalientes o Zacatecas pidan agua del Verde y después nos quedemos sin nada, Felipe Tito Lugo Arias, ex director de Cuencas de la Comisión Estatal de Agua.

Recomiendan esperar proyecto ejecutivo

El ex director de Cuencas de la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (ahora CEA) Felipe Tito Lugo Arias, quien presentó recientemente a la Conagua un proyecto alternativo a Arcediano, pide que no se cuestione la presa derivadora antes de que la dependencia federal haga público el proyecto ejecutivo, pues la oposición es lo que provoca que ningún proyecto se concrete en Jalisco. 

Lamenta que El Purgatorio no se haya hecho durante la administración de Guillermo Cosío Vidaurri, pues toda el agua hubiera sido destinada para Guadalajara.

“Después de los decretos federales, ahora tenemos que entregarle agua a León. Eso fue lo que nos hizo decidir en el 2000 que Arcediano era la mejor opción, porque necesitábamos completar lo que nos quitaría Guanajuato, con el Río Santiago. Ahora, replanteando las cosas, El Purgatorio puede darnos un gasto fijo de cinco metros cúbicos, porque todavía no está construido El Zapotillo, y utilizaríamos toda el agua del Río Verde. Tenemos que adelantarnos antes de que Aguascalientes o Zacatecas pidan agua de este afluente y después nos quedemos sin nada”.

El investigador José Antonio Gómez Reyna pide que se tomen en cuenta las opiniones de los expertos, pues en el caso de Arcediano los ignoraron y “el proyecto estaba muerto desde que se concibió. Todo fue una decisión política, pues no les importó el agua contaminada y los problemas geológicos”.

Felipe Tito Lugo explica por qué antes apoyaba Arcediano y ahora opta por cambiar al Río Verde: “Cuando se proponía el proyecto de La Zurda-Calderón, toda el agua del Río Verde era para Guadalajara; no había duda que era la mejor opción. Pero en 1995 salió el primer decreto para darle agua a León. En el 2000, cuando revisamos las distintas opciones, tuvimos que decidir que fuera Arcediano porque compensaría con el Río Santiago lo que Jalisco ya no recibiría del Río Verde para darlo a Guanajuato”.

Añade que cuando llegó César Coll Carabias a la CEA, hacían falta estudios geológicos más profundos. “Ahora sabemos que es un proyecto carísimo y su ejecución era inviable, por eso presentamos (el Consejo Técnico Ciudadano de Jalisco) a la Conagua una presa derivadora como Varas Dulces, que era una mejor opción por ahora”, debido a que con abrir las puertas de la Presa El Salto —actualmente inutilizada— se comenzaría a dotar de agua a Guadalajara.

Finalmente, la Conagua optó por El Purgatorio.

“No olvidemos que mientras no construyan El Zapotillo, podremos atraer las aguas como hace 17 años se planeaba. Y cuando ésta se construya, nos dará un gasto firme para que en total serán siete metros cúbicos”.

Concluye que es necesario dejar que los técnicos resuelvan los problemas y tomen las decisiones. “Faltan los estudios complementarios y el proyecto ejecutivo, ya que estén, entonces que opinen. Por ahora sólo se obstaculiza”.

Intercambio de agua limpia por “sucia” entre Jalisco y Guanajuato


Aunque el Municipio de León, Guanajuato, tiene el compromiso de regresar a Jalisco las aguas que reciba de la Presa El Zapotillo, hay dudas de cómo será este intercambio, pues aunque el municipio trate las aguas, actualmente el Río Turbio está contaminado.

Para Mireya Acosta Gurrola el intercambio es inequitativo porque Jalisco tendrá que aportar tres pueblos (Temacapulín, Acasico y Palmarejo) y los caudales sanos del Río Verde.

“Es un río altamente contaminado de cromo por las tenerías. Aunque limpien, tienen el mismo impedimento que en el Río Santiago: los lodos están llenos de los contaminantes que se han vertido por tantos años. Entonces ¿qué estamos intercambiando?”.

El investigador José Antonio Gómez Reyna añade que en León hay importantes escurrimientos que podrían utilizarse, pues cambiar la hidrología del Río Verde modificará el caudal aguas abajo.

A principios de los noventa no existía decreto para otorgar agua a Guanajuato,  “pero al llegar Vicente Fox pide esos 3.8 metros cúbicos del Río Verde y nos argumentan que darán otros tantos para Jalisco. El problema es que hidrológicamente no se puede hacer un cálculo así”. Es decir, no se puede promediar un gasto medio constante porque depende del comportamiento anual de la cuenca. Por ejemplo, en la Cuenca Lerma-Chapala el agua que se entrega a cada usuario depende del comportamiento del temporal y de la cuenca en su totalidad.

Y es que en el decreto está especificado que los 3.8 metros cúbicos son un gasto medio máximo, “pero esa cantidad se puede usar sólo si la hay. Pensemos que alguien tiene ingresos variables, un mes gana 15 y otro siete… de ahí se promedia. Lo mismo sucede con el río, se hace un gasto medio de lo que se puede usar, pero siempre es relativo”.

Detectan contaminación en el Río Turbio

De acuerdo a un estudio del Instituto Nacional de Ecología de diciembre 2005 (Acciones estratégicas para la recuperación de la Cuenca Lerma-Chapala), el Río Turbio recibe las aguas residuales de León, Abasolo, Pénjamo, La Piedad y La Barca.

En esta zona, se suman los residuos de la zona industrial peletera de León, principalmente, y los contaminantes más comunes son bacterias patógenas, materia orgánica grasas, aceites, detergentes, DDT’s y agroquímicos.

“En algunos casos, las aguas industriales contienen metales pesados (cromo, plomo, zinc, mercurio) y sales orgánicas sintéticas, así como fósforo. La concentración de metales se encuentra debajo de los niveles aceptables si éstos estuvieran en un depósito dedicado a dicho fin; sin embargo, los metales como plomo, zinc y cobre están por arriba de las normas aceptables en Estados Unidos y se encuentran cerca del nacimiento del Río Santiago, integrados a sedimentos floculados, en las áreas con menor energía del lago”.

Esto, precisa el estudio, repercute en el Lago de Chapala, al que le llegan metales pesados.

Por ello, los académicos de la UdeG cuestionan que se regrese el agua de El Zapotillo, pues aunque la descarguen limpia, se unirá a un afluente contaminado.

Temas

Lee También