Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 17 de Noviembre 2017
Jalisco | Un grupo de siete pequeños visita La Mojonera donde pudieron convivir con militares

Dejan el hospital un día y se convierten en soldados

Uniformados, los infantes son nombrados elementos honorarios alejados de las batas blancas
El soldado Figueroa recibe su placa de identificación. Él y otros seis menores también pudieron visitar el Colegio del Aire. EL INFORMADOR / M. Vargas

El soldado Figueroa recibe su placa de identificación. Él y otros seis menores también pudieron visitar el Colegio del Aire. EL INFORMADOR / M. Vargas

GUADALAJARA, JALISCO (09/MAY/2017).- El soldado honorario Figueroa, de seis años, estuvo a punto de reportar baja a la cita en el 14 Batallón de Infantería, en La Mojonera, Zapopan. Amaneció con un poco de temperatura y bajo de ánimos. No tenía muchas ganas de levantarse.

En octubre cumple dos años de tratamiento contra una leucemia linfoblástica aguda, que se le detectó cuando tenía cuatro años.

Su nombre es Herón -significa fuerte, guerrero y valiente- y forma parte del grupo de siete pequeños que luchan contra el cáncer y que ayer se convirtieron en soldados honorarios por un día, durante una visita a las instalaciones militares.

No hay duda de que cuenta con las cualidades de su nombre, que le han ayudado a enfrentar al cáncer de frente; su cuerpo ha respondido bien a la quimioterapia y sigue en pie de lucha, junto a sus padres y dos hermanas.

Cuando su papá le recordó que iría con el Ejército Mexicano, todas las molestias desaparecieron y se levantó con ánimos. “Es una experiencia muy bonita, muchas gracias al Ejército que nos hizo el favor de invitarnos. Yo creo que todo esto le ayuda en su estado de ánimo y en su estado de salud. En cuanto llegó se le olvidó cualquier tipo de enfermedad, estuvo muy contento y alegre”, señaló Herón Figueroa padre.

La soldado Ávila, la más sonriente

Desde que llegó no dejó de sonreír. Subía y bajaba de los vehículos militares, portó su uniforme con orgullo y no se perdía de cada detalle.

Desde hace 15 meses, la soldado honorario Ávila enfrenta un reto por demás importante: vencer al cáncer. Ella fue diagnosticada con un lipoma entre los pulmones y junto al corazón.

Con casi 13 años, todo va bien y ya no tiene células cancerígenas en su cuerpo, según sus médicos, aunque todavía le faltan unas 12 sesiones de quimioterapia, cuenta su papá, Javier Ávila. “Ha tenido mucho valor, nos ha dado muchos ejemplos. Ella nunca se ha caído; dos veces se ha visto al borde de la muerte y para la siguiente semana está como si nada. Esta enfermedad es de muchas sorpresas: un día los ve uno contentos, otros no pueden ni caminar y tienen que estar internados”.

RECORRIDO

Armas antiguas

En su recorrido por La Mojonera, los niños el grupo de siete menores subieron a un tractocamión que es utilizado cuando los soldados acuden a lugares que sufrieron de algún desastre natural, o en caso de alguna emergencia. También vieron armamento antiguo y tuvieron la oportunidad de tocarlo, entre otras actividades.

Temas

Lee También

Comentarios