Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Internacional | Inicia una gira de nueve días tras las dificultades por el despido del director del FBI

Trump busca un respiro a la mayor crisis de su mandato

Inicia una gira de nueve días tras las dificultades por el despido del director del FBI
Donald Trump es recibido por el rey Salman bin Abdulaziz al-Saud (derecha) en Arabia Saudita, primera escala de su gira. AFP / B. Al-Jaloud

Donald Trump es recibido por el rey Salman bin Abdulaziz al-Saud (derecha) en Arabia Saudita, primera escala de su gira. AFP / B. Al-Jaloud

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (20/MAY/2017).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inició una gira de nueve días, por Arabia Saudita, Israel, el Vaticano, Bruselas y Sicilia, en medio de la mayor crisis de su corto mandato tras el despido del jefe del FBI y la investigación de sus posibles nexos con Rusia.

El Air Force One partió de la base aérea de Andrews, a las afueras de Washington, con destino a Riad, Arabia Saudita, donde Trump pasará el fin de semana antes de viajar hacia Israel.

Con esta gira, Trump, quien rompió la tradición de sus predecesores más inmediatos de elegir como destino de su primer viaje al exterior México o Canadá, quiere pasar página, o al menos hacer un paréntesis, tras días de crisis, con continuas noticias de última hora sobre que pudo presionar al FBI, concretamente a su ya ex director James Comey, en un intento por dar carpetazo a la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones y los posibles lazos con su campaña.

Trump partió tras haber negado que su campaña colaboró con Rusia o que él trató de frenar una pesquisa del FBI sobre el asunto y dijo que es el presidente más hostigado en la historia. Incluso sus enemigos, según dijo, reconocen su inocencia.

Frente a las afirmaciones de Trump, tras su despido fulminante como jefe del FBI Comey ha revelado, a través de información facilitada a los medios por confidentes y amigos, que el presidente le exigió “lealtad” y que quería obstruir la investigación que el FBI abrió sobre los supuestos nexos entre su campaña y el Kremlin.

En tanto, los congresistas republicanos alojaban la esperanza de una mayor calma tras el regreso de Trump a EU, pensando que el nombramiento de un fiscal especial pudiera dejarles libres para trabajar en la reforma de impuestos y otros asuntos sin distracciones mayores.             

Temas

Lee También

Comentarios