Miércoles, 20 de Octubre 2021
Internacional | El republicano es inmediatamente relacionado con el único presidente que ha renunciado

Tras despido de Comey, comparan a Trump con Nixon

La decisión del presidente despierta las alarmas; legisladores y usuarios de redes sociales lo relacionan con el único mandatario que ha renunciado

Por: EL INFORMADOR

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (10/MAY/2017).- El inesperado despido del director del FBI, James Comey, puso fin a décadas de deferencia de la Casa Blanca hacia la agencia de orden público de mayor jerarquía del país y a su independencia. También otorga a Donald Trump la cuestionable distinción de ser el primer presidente desde Richard Nixon que despide al funcionario responsable de una investigación que afecta al comandante en jefe.

La decisión tomó al país por sorpresa y ha convertido a Washington en un hervidero de rumores, pues el único precedente fue en la presidencia de Richard Nixon.

"Esto es nixoniano", espetó el senador demócrata Bob Casey el martes por la tarde, en referencia al único presidente que hasta ahora había ordenado un despido semejante, en su caso, del fiscal especial Archibald Cox, encargado del caso Watergate que le implicaba.

Tras las comparaciones, la biblioteca Richard Nixon en California aclaró a través de un tuit: "Dato curioso: El presidente Nixon nunca despidió a un director del FBI #FBIDirector #notNixonian".

El 20 de octubre de 1973, Nixon ordenó el despido del fiscal especial para el caso Watergate, Archibald Cox; sin embargo, el secretario y subsecretario de Justicia, Elliot Richardson y William Ruckelshaus, renunciaron en lugar de ejecutar la orden del presidente. Eventualmente, Cox fue despedido por el fiscal Robert H. Bork. Este hecho es conocido por analistas políticos como "Masacre de Sábado por la noche".

En una editorial publicada este miércoles, el New York Times hace referencia a este hecho histórico y califica la decisión de Trump como algo incluso peor que el caso Watergate.

"Pero ahora no hay un fiscal especial que pueda determinar si la confianza pública ha sido violada, y si la presidencia fue robada efectivamente por una potencia extranjera hostil. Por eso, el país ha llegado a un momento aún más peligroso (que Watergate)", enfatizó el Times.

Casi todos los directores del FBI han podido cumplir sus 10 años de mandato bajo distintos presidentes. Bill Clinton fue el único presidente además de Nixon y Trump que despidió a un jefe de la agencia, en medio de dudas sobre el uso personal que había hecho el funcionario de las aeronaves del FBI.

Denuncian bloqueo a investigación sobre Rusia

Comey dirigía la investigación sobre la presunta intromisión de Rusia en la campaña electoral de 2016, luego de denuncias de reuniones entre el personal del entonces candidato y funcionarios de inteligencia rusos.

Legisladores, medios de información y grupos civiles denunciaron que el despido de Comey, es un intento del presidente Donald Trump de bloquear la investigación sobre los vínculos de su gobierno con Rusia.

"La independencia del director del FBI pretende asegurar que el presidente no opere por encima de la ley", dijo el director ejecutivo de la Unión Estadunidense para las Libertades Civiles (ACLU), Anthony Romero, y añadió que el despido de Comey, anunciado la noche del martes, pone no obstante en peligro el principio fundamental de que el presidente no está por encima de la ley.

"Independientemente de cómo se juzgue la actuación de James Comey en las investigaciones de Hillary Clinton o de Rusia, la destitución anunciada por el presidente Trump de un director en funciones del FBI suscita graves alarmas para nuestro sistema de controles y equilibrios", afirmó.

El senador Bernie Sanders, quien aspiró a ser el candidato presidencial demócrata, señaló por su parte que la decisión de Trump plantea serias dudas sobre lo que el gobierno de Trump está ocultando, debido a que Comey debería comparecer en los próximos días ante el Comité de Inteligencia del Senado.

"¿Por qué el presidente Trump despidió a la persona que dirigía la investigación de posibles colusiones entre su campaña y el gobierno ruso?", se preguntó Sanders.

El senador declaró que la decisión es aún más preocupante porque llega un día después de que el gobierno de Trump condenó el testimonio de la ex fiscal general, Sally Yates, sobre los vínculos de Rusia con la campaña Trump.

"El presidente Trump ha tomado varias medidas para terminar las investigaciones sobre la participación de Rusia en las elecciones estadunidenses. Está claro que quienquiera que el presidente Trump elija para dirigir al FBI no podrá realizar objetivamente esta investigación", alertó Sanders.

Sin embargo, Trump corre muchos riesgos. Si pretendía suspender la investigación del FBI sobre si su campaña conspiró con Rusia en las elecciones del año pasado, despedir a Comey podría tener el efecto contrario. Demócratas indignados no tardaron en pedir un fiscal independiente y algunos republicanos inquietos dijeron que a ellos también les preocupaba la decisión del presidente.

La Casa Blanca dio como motivo para el despido de Comey su gestión de la investigación el año pasado sobre el uso del email de Hillary Clinton. Y, sin duda, Comey, se expuso en ese caso.

El ex director fue muy criticado por unas decisiones duras y muy publicitadas en la pesquisa, especialmente cuando envió una carta al Congreso 10 días antes de las elecciones diciendo que la oficina estudiaba nueva información relacionada con el caso. Entonces dijo que la nueva información afectaba a correos electrónicos encontrados en un laptop del congresista caído en desgracia Anthony Weiner, esposo de la asesora de Clinton Huma Abedin.

En su momento, Trump elogió a Comey por tener “agallas” y “hacer lo correcto”, declaraciones que complican las afirmaciones de que ahora, siete meses más tarde, las decisiones de Comey justificaban su despido.

Temas

Lee También