Jueves, 23 de Enero 2020
Internacional | A la Administración de Obama, le ha resultado fácil recibir aplausos en Europa por la clausura de Guantánamo: Cheney

Obama y Cheney se enzarzan en debate sobre política antiterrorista de Bush

Cheney lamento que Bush tomará algunas decisiones apresuradas

Por: EFE

WASHINGTON, EU.- El presidente de EU, Barack Obama, dijo hoy que el país se alejó de la "senda correcta" en materia antiterrorista durante los últimos ocho años, afirmación que rebatió el ex número dos de la Casa Blanca Dick Cheney.

Ambos pronunciaron sendos discursos sobre seguridad nacional, un tema que enfrenta a republicanos y demócratas y es objeto de un acalorado debate en el país.

Obama, que habló en la sede de los Archivos Nacionales, edificio que alberga entre otros documentos emblemáticos el texto original de la Constitución, reconoció que Estados Unidos se había adentrado en una "nueva era", tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Washington y Nueva York.

Lamentó, sin embargo, que el Gobierno de su predecesor, George W. Bush, tomara una serie de "decisiones apresuradas" que no se inspiraron en los valores democráticos estadounidenses.

El actual jefe de la Casa Blanca dijo creer que esas medidas se basaron en un "deseo sincero" de proteger al pueblo estadounidense, pero estuvieron guiadas "a menudo", por el miedo y la falta de visión de futuro.

Obama criticó también el que con frecuencia se manipularan los datos, para que se ajustaran a las "predisposiciones ideológicas".

"En lugar de aplicar de forma estratégica nuestro poder y nuestros principios, los dejamos de lado con demasiada frecuencia como lujos que no nos podíamos permitir", subrayó.

"Y en esa era del miedo, muchos de nosotros, demócratas y republicanos, políticos, periodistas y ciudadanos nos quedamos callados", insistió el mandatario estadounidense.

Mencionó, además, que "las decisiones que se tomaron durante los últimos años se basaron en un enfoque legal improvisado para luchar contra el terrorismo, que no era ni efectivo ni sostenible".

Barack Obama recordó que desde su llegada a la Casa Blanca a finales de enero ha adoptado ya varias medidas para proteger al pueblo estadounidense, como la prohibición de interrogatorios abusivos a sospechosos de terrorismo.

"Sé que algunos han sostenido que métodos brutales como la asfixia simulada son necesarios para mantenernos seguros. Estoy completamente en desacuerdo", indicó.

A esa decisión, dijo, se suma la de cerrar el penal de Guantánamo y la de revisar todos los casos pendientes en la prisión.

Por lo demás, y pese a criticar las políticas de la anterior Administración, Obama se negó a crear una comisión independiente que investigue a los responsables del Gobierno.

Explicó que se opone a esa iniciativa por considerar que las instituciones democráticas de Estados Unidos son lo suficientemente fuertes para exigir que los responsables rindan cuentas.

Por otro lado, solo minutos después de su intervención, las principales cadenas de televisión del país conectaron en directo con la sede del centro de estudios conservador American Enterprise Institute, desde donde Cheney discrepó con Obama.

"Nunca se permitió la tortura y los métodos (de interrogación) se revisaron de forma cuidadosa desde el punto de vista legal antes de ser aprobados", dijo el ex vicepresidente Cheney.

"Fui y sigo siendo un firme defensor de nuestro programa de interrogatorios refinados", insistió, para añadir que esos interrogatorios, que incluyeron la asfixia simulada, fueron "legales, esenciales, justificados, exitosos y lo correcto".

El ex vicepresidente de Estados Unidos insistió en que la decisión de Obama de prohibir ese tipo de prácticas es completamente "insensata".

"Es una temeridad encubierta de rectitud que hará que el pueblo estadounidense esté menos seguro", afirmó.

El ex número dos de EE.UU. atacó también la decisión de Obama de desclasificar varios documentos que detallan cómo el anterior Gobierno dio luz verde a la CIA para endurecer los interrogatorios.

"Al público se le dijo menos de la mitad de la verdad", afirmó Cheney, quien apuntó que se borró en los documentos lo que logró descubrir el Gobierno gracias "a los métodos en cuestión".

Cheney criticó también la decisión de Obama de clausurar la prisión de Guantánamo.

"A la Administración (de Obama) le ha resultado fácil recibir aplausos en Europa por la clausura de Guantánamo, pero resulta delicado el encontrar una alternativa que sirva los intereses de la justicia y la seguridad nacional estadounidense", dijo Cheney.

Insistió en que esa decisión se llevó a cabo con "poca deliberación y sin un plan".

El ex vicepresidente alertó de que "traer terroristas que son lo peor de lo peor a Estados Unidos sería un gran peligro y un motivo de arrepentimiento durante años".

Temas

Lee También