Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Mayo 2019
Internacional | ''En todas las tragedias se olvida a las víctimas''

Lertxundi lee la nueva realidad vasca

El ensayista describe el escenario que se presenta a partir del alto el fuego de la organización separatista ETA

Por: EL INFORMADOR

Un hombre pasa frente a una pared con una leyenda de la ETA, en Arbizu. AP  /

Un hombre pasa frente a una pared con una leyenda de la ETA, en Arbizu. AP /

ESPAÑA (04/DIC/2011).- Hablar del País Vasco es acercarse a una realidad que envuelve mitos, reivindicaciones y una historia viva. Euskadi (País Vasco en el idioma nacional) es el símbolo más importante de la lucha por la memoria, de la pasión por la autonomía y por la libre determinación. Su resistencia al dictador Francisco Franco, que por décadas monopolizó autoritariamente el poder en España, fue un eje constitutivo de la identidad regional. FranciscoFranco siempre buscó imponer el castellano y los valores más hispanistas a una tierra que se defendió con ahínco. Sin embargo, la historia nunca cerró sus páginas; las heridas nunca sanaron del todo; en conclusión: la injusticia perduró.

No se puede borrar la historia ni tratar mediante amnistías cerrar las heridas. Lo hizo el Chile pos-Pinochet, el Chile que intentó olvidar los gruesos y dolorosos recuerdos de la dictadura, y sólo voltear al futuro. Se construyeron alianzas electorales, que replicaban sin cesar que la recuperación de la memoria histórica atentaba contra la civilidad democrática; no hay que despertar los fantasmas de la historia.

La España pos-Franco, trazó una ruta similar. Se firmó el Pacto de la Moncloa y se eligió el camino del olvido; las víctimas quedaron atrapadas en el tiempo, y el brazo implacable de la justicia nunca asomó su fuerza. Sin embargo, la historia ha demostrado que “no hay presente vivo con pasado muerto”, y si no habrá que preguntarles a los argentinos. La introspección y pesquisa en los crímenes de la dictadura nos ha arrojado episodios de horror, mecanismos de cooptación antihumanos y excesos que han llegado a la brutalidad.

Encontrar los trazos finos y contundentes de la historia, es una labor ineludible para sustentar sólidamente a una incipiente democracia.

El cese definitivo al uso de la violencia por parte de la organización nacional-terrorista vasca ETA, vuelve a plantear el tema de la memoria.

¿Se pueden olvidar a los centenares de víctimas que sufrieron con los ataques sistemáticos de ETA? ¿Se puede cerrar la página de la historia en nombre de la concordia y el futuro? Son preguntas que fluyen por los aires de San Sebastián y Bilbao; son preguntas de una trascendencia fundamental.

Estos temas son impostergables a la hora de repasar la coyuntura con el icónico escritor del País Vasco, Anjel Lertxundi.

De aspecto reservado y con ideas muy claras, el autor de novelas, ensayos y demás obras literarias, se sumerge en los temas que le apasionan: memoria, violencia y muerte. Ser un referente de las letras vascas no le impide abordar la realidad de su tierra natal desde una plataforma balanceada, desde la que no rehúye ninguna temática.

— ¿Es posible avanzar desatendiendo la memoria?

— En todas las tragedias sociales las grandes olvidadas son las víctimas, que pasaban por ahí y casualmente les afectó. Las casualidades de la historia. El tema de la memoria en nuestro caso (como vascos) es importante, el ejercicio de la memoria que continúa vivo y no ha habido ninguna asunción en lo que respecta a la memoria, y nunca ha habido explicaciones claras de lo que sucedió. Con la excusa de pasar la página en blanco. No quisiera que con el cese de ETA pasara lo mismo, que se pasara la página. Pasar la página no es posible cuando esa tragedia de la violencia la generó una página que no se cerró anteriormente, la indefinición de la memoria fue no la única, pero la principal causante de lo que ha sucedido después.

— ¿Qué piensa del alto el fuego de ETA?

— Parafraseando a Monterosso: “Y cuando desperté el monstruo ya no estaba ahí”, es esa sensación de ese monstruo con el que siempre tuviste que convivir, que siempre acechaba, se había ido. Y es un gran alivio. La sociedad vasca pasó a un gran alivio con el cese de las armas. Tengo la esperanza de que podemos construir un futuro social, podremos pactar y discutir. El futuro del país está en nuestras manos, entonces tengo mucha esperanza. Sin embargo, el tema es quién se va a llevar esa memoria, no quisiera que la historia olvidara a los grandes perjudicados.

— ¿Cómo analiza los resultados electorales del 20 de noviembre, el fortalecimiento de los nacionalistas y de la Izquierda Abertzale?

— Los resultados son muy similares a los que ha habido históricamente en el País Vasco, antes de la ley de partidos. La relación numérica se ha mantenido. Entonces, es verdad, que el País Vasco, sociológicamente, es eso.

— Platíquenos de Vida y otras dudas, el ensayo con el que ganó el premio nacional

— Un amigo periodista me sugirió que las notas, que es una afición que tengo, las organizara y las enriqueciera, y cuando le presenté las notas me dijo que eso era ya un libro. Un libro basado en la fórmula de fragmento, temáticamente les doy forma, le ofrezco al lector fragmentos autónomos, pero que en su unión es un todo. Se puede leer como una novela, o de otra forma. Son cinco temas fundamentales; la infancia: la adquisición de la voz, fui escolarizado en español y elegí la voz familia; el euskera;  el personaje literario, la literatura se ha enfocado a los que más sufren y al final la muerte, que sirve como hilo conductor.

PERFIL
Símbolo del pensamiento vasco

Anjel Lertxundi es ante todo un ensayista y novelista vasco. Prácticamente toda su carrera se ha desarrollado en su lengua regional. Él optó por escribir en su “idioma familiar”, aquel que aprendió en casa; en oposición a las imposiciones de los tiempos franquistas, que exigían el castellano, Anjel le dio la espalda a la falta de libertad lingüística. Escritor e intelectual muy conocido en el País Vasco, sin embargo era menos conocido en el exterior, comenzando por la lengua. Las traducciones recientes de su obra, han provocado una expansión amplia del conocimiento de su trabajo literario.

En 2010, Anjel Lertxundi fue ganador del Premio Nacional de Ensayo en España, por su obra Vida y otras dudas, que ha sido traducida a varias lenguas.

PARA SABER
¿El adiós definitivo?


La organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA), tras 53 años de existencia, anunció el pasado 20 de octubre el “cese definitivo de su actividad armada”, además de hacer un llamado a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo.Pero la confianza de los españoles se encuentra quebrantada, por lo que las últimas encuestas dejan ver que la mayoría de la gente no confía en la declaración de la organización.

Temas

Lee También

Comentarios