Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017
Internacional | El presidente Rene Preval advirtió que muchos otros edificios presentan un riesgo similar de derrumbe en la empobrecida capital

Haití: ascienden a 84 muertos por derrumbe de escuela

Se unieron equipos de rescate de Estados Unidos y Francia que buscaban supervivientes entre los restos del Colegio La Promesse, en las afueras de Puerto Príncipe

PETIONVILLE, HAITÍ.- Las cuadrillas de rescate extrajeron el sábado a cuatro niños con vida entre los escombros de una escuela de tres pisos que se derrumbó cuando estaba completamente ocupada por maestros y estudiantes, una tragedia que ha dejado al menos 84 muertos.

Los rescatistas llevaron a los niños en sus brazos y rápidamente los subieron a las ambulancias el sábado por la mañana, dijo el vocero de las fuerzas de seguridad de la ONU, Andre Leclerc.

No se conocía la gravedad de las heridas de los sobrevivientes, dos niñas de 3 y 5 años, así como dos chicos, uno de 7 años y un adolescente, pero la pequeña de 3 años tenía una herida en la cabeza y parecía estar bien, agregó Leclerc.

``Podía hablar y bebió algo de jugo''.

Se unieron equipos de rescate de Estados Unidos y Francia que buscaban supervivientes entre los restos del Colegio La Promesse, en las afueras de Puerto Príncipe.

Nadia Lochar, coordinadora de protección civil de la región oeste donde se encuentra Petionville dijo que el número de víctimas había ascendido a 84 y que otras 150 resultaron heridas por el derrumbe.

La cifra de muertos ascendió tras el hallazgo de un grupo completo y su docente, dijo el sábado la alcaldesa de Petionville, Claire Lydie Parent. Se hallaron los cadáveres aplastados de por lo menos 17 estudiantes, en tanto continuaba la búsqueda de víctimas, dijo Parent a The Associated Press.

Unos 500 niños y adolescentes asistían regularmente a clases en escuela de tres pisos en Petionville.

``Circulan muchos rumores'', dijo el jefe de bomberos Ardouin Zephirin, que llegó de la segunda ciudad de Haití, Cap Haitien, para colaborar en las tareas.

El presidente Rene Preval advirtió que muchos otros edificios presentan un riesgo similar de derrumbe en la empobrecida capital.

Preval dijo que la construcción endeble, debilitada todavía más por la falta de refuerzos de acero, era la causa de que se hubiera venido abajo el edificio.

El presidente dijo a la AP que muchos edificios en todo Haití son peligrosos debido a la mala construcción y la falta de supervisión del gobierno.

``No son sólo las escuelas sino donde vive la gente, sus iglesias'', dijo en el lugar del derrumbe, mientras las cuadrillas escarbaban entre los escombros en busca de más víctimas.

El presidente dijo que un alcalde anterior de Petionville había tratado de contener la expansión de La Promesse preocupado por su seguridad, pero que la gestión quedó en la nada cuando la nueva alcaldesa asumió en el suburbio de la capital sobre una colina.

``Tenemos que tener una política consecuente, que cuando una administración deja el cargo la siguiente continúe su trabajo'', dijo Preval a la AP.

El grupo de ayuda Médicos sin Fronteras trataba a más de 80 heridos, muchos ellos graves, dijo el vocero Fran‡ois Servranckx, mientras llegaba ayuda del exterior.

Unos 40 efectivos de búsqueda y rescate de Fairfax, Virginia, eran esperados con perros entrenados el sábado por la tarde, dijo Alexandre Deprez, director interino en Haití de la Agencia para el Desarrollo Internacional, de Estados Unidos.

República Dominicana, que comparte con Haití la isla Hispaniola, dijo que enviaba dos helicópteros con ayuda, dijo el ministro de salud dominicano Bautista Rojas. El canciller francés Bernard Koucher prometió enviar un equipo de rescate.

El comisionado de policía Francene Moreau dijo que el ministro que administra la escuela operada por la Iglesia podría enfrentar cargos criminales. No tuvieron éxito los esfuerzos por tomar contacto con el religioso.

Millares de personas presenciaban las tareas de rescate y vivaban cada vez que era rescatado un estudiante con vida. Uno de los alumnos salió llorando y al ser depositado en una camilla lloró y se hizo la señal de la cruz una y otra vez.

Miles de haitianos que hacen trabajos serviles viven en tugurios en las colinas en torno de la capital, Puerto Príncipe, para estar cerca de las mansiones de los diplomáticos extranjeros, el personal de las Naciones Unidas y la elite para quienes trabajan.

Los padres dicen que trabajan incansablemente todo el año para poder pagar la matrícula de la escuela de 1.500 dólares en la esperanza de que los estudios permitan a sus hijos escapar de la pobreza en el futuro.

Haití, el país más pobre y políticamente tumultuoso del hemisferio sur, ha experimentado este año motines debido a los crecientes precios de los alimentos y una serie de huracanes y tormentas tropicales que mataron a unas 800 personas.

La ONU envió a Haití un contingente de mantenimiento de la paz después del cruento derrocamiento del presidente Jean-Bertrand Aristide en el 2004 y han mejorado la seguridad al contener a las bandas delictivas rivales y entrenar a la policía local.

Temas

Lee También

Comentarios