Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Internacional | Miles acuden a los pozos de parques, mezquitas y otros establecimientos públicos

El agua escasea Alepo pese al fin de las hostilidades

Miles acuden a los pozos de parques, mezquitas y otros establecimientos públicos

Por: EFE

El Ejército recuperó el sábado el control del manantial de Ain al Fiya, y los técnitos trabajan para reparar la estación de bombeo. EFE / ARCHIVO

El Ejército recuperó el sábado el control del manantial de Ain al Fiya, y los técnitos trabajan para reparar la estación de bombeo. EFE / ARCHIVO

ALEPO, SIRIA (01/FEB/2017).- Las filas de personas esperando para llenar garrafas de agua en pozos en la ciudad siria de Alepo se han convertido en una escena habitual por el corte del suministro desde hace semanas, pese al cese de las hostilidades en la urbe.

Miles de personas inundan parques, mezquitas y otros establecimientos públicos día, tarde y noche aguardando su turno junto a los pozos.

Y es que desde hace 20 días no llega ni una gota de agua a la población, acostumbrada a los cortes del suministro durante los últimos cuatro años de conflicto en sus calles, así como a la falta de electricidad.

Um Said espera con su garrafa en una fila de personas delante una mezquita en el barrio de Alepo Nuevo, en el oeste de la localidad.

"Es vergonzoso, la gente de Alepo tiene sed, estamos privados de las necesidades más básicas", lamenta entre lágrimas.

La mujer culpa a todo el mundo de la situación y de "estas escenas humillantes": "Desde los rebeldes que desbarataron nuestra vida de paz hasta los terroristas que arruinaron nuestro país, pasando por algunas personas de nuestro Gobierno que siguen haciendo promesas falsas", denuncia.

Um Said explica a Efe que, pese a que tiene problemas en la espalda y apenas puede caminar, acude cada día con sus hijas a la mezquita a rellenar las garrafas de agua, mientras Samer, un estudiante universitario, se muestra desesperado ante la falta de suministro.

"Hace tres meses, el ejército sirio retomó la estación de agua del distrito de Suleiman al Halabi, en el este de la ciudad, y estábamos todos contentos porque finalmente íbamos a tener de nuevo agua en nuestras casas", recuerda.

Sin embargo, "han pasado tres meses y siguen arreglando algunos destrozos en las tuberías y la estación (de agua), y hay ataques del grupo Estado Islámico (EI) aquí y allá. Lo único que sabemos es que no podemos aguantar más".

Ante este panorama, los habitantes de Alepo se han visto forzados a buscar alternativas y recurren a camiones cisterna que se dedican al reparto de agua, eso sí, a cambio de dinero.

Ibtisam, una profesora de 33 años, se queja a Efe del precio excesivo de este servicio, ya que pagan un media de 12 mil libras sirias (56 dólares) al mes, lo que sumado a las 18 mil libras (84 dólares) que abonan por tener electricidad de fuentes alternativas, asciende a un gasto mensual 30 mil libras sirias (140 dólares).

"Es demasiado para nosotros, porque el salario de mi marido y el mío juntos es de 55 mil libras sirias (256 dólares), con lo que supone más del 50 %" de los sueldos", se queja.

Otro habitante de Alepo, Wahid Sarmini, detalla a Efe que su familia, compuesta por siete personas, necesitan "el agua para lavarse, limpiar y beber, es la cosa más importante en la vida".

Sarmini porta una caja llena de agua embotellada, cuyo precio se ha disparado.

"Esta caja es sólo de botellas de agua para beber, me ha costado mil libras sirias (cinco dólares) y mi salario es de 30 mil (140 dólares), si tuviera que comprar una cada día no me quedaría dinero ni para comida ni otras necesidades", destaca.

Alepo no es la única ciudad siria que sufre de escasez de agua, ya que Damasco también ha sufrido el corte del suministro en las últimas semanas.

El Ejército recuperó el sábado el control del manantial de Ain al Fiya, que abastece de agua potable a la capital, y ahora los técnicos trabajan para reparar la estación de bombeo en ese lugar para restablecer el suministro a Damasco tras la salida de los rebeldes de esa área.

Sarmini expresa su esperanza de que el Gobierno se dé cuenta de que la crisis del agua en Alepo es tan grave como la de Damasco.

"Por supuesto que estamos contentos por la gente de Damasco, pero no está bien sentirse olvidado, espero que el Ejecutivo nos proporcione agua y electricidad pronto, porque ya hemos sufrido suficiente", zanja.

Alepo, una de las urbes más castigadas en estos cinco años de conflicto en Siria, fue retomada totalmente por las Fuerzas Armadas a finales de diciembre, tras un mes de ofensiva.

Temas

Lee También

Comentarios