Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Enero 2019
Internacional | Considera que las envidias son el inicio de la guerra porque comienzan en el corazón

El Papa advierte sobre las divisiones y los celos en la Iglesia

Considera que las envidias son el inicio de la guerra porque ellas comienzan en los corazones de las personas con incomprensiones, divisiones, envidias y la lucha con los demás

Por: NTX

El prelado exhorta a combatir estos males desde la humildad porque la envidia ''llena de vinagre el corazón''. AFP / F. Monteforte

El prelado exhorta a combatir estos males desde la humildad porque la envidia ''llena de vinagre el corazón''. AFP / F. Monteforte

CIUDAD DEL VATICANO (22/OCT/2014).- El Papa Francisco advirtió contra los celos y las divisiones en la Iglesia católica, pidiendo combatirlos desde la humildad porque la envidia "llena de vinagre el corazón".

Esto durante su catequesis semanal, que pronunció ante más de 45 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano y ante las cuales puso en guardia ante la experiencia de las divisiones, de las envidias, de las incomprensiones y marginaciones.

"Todas estas cosas no están bien porque en lugar de edificar y hacer crecer la Iglesia como cuerpo de Cristo, la rompen en tantas partes, la desmiembran. Esto sucede en nuestros días", indicó.

"Pensemos en las comunidades cristianas, en algunas parroquias, pensemos en nuestros barrios cuántas divisiones, cuántas envidias, como se habla mal, cuanta incomprensión y marginación. ¿Y esto qué implica? Nos divide entre nosotros", agregó.

Sostuvo que las envidias son "el inicio de la guerra" porque las guerras no comienzan en el campo de batalla sino que comienzan en los corazones de las personas con incomprensiones, divisiones, envidias y la "lucha con los demás".

Llamó a no ser celosos sino apreciar los dones y las cualidades de los demás en las comunidades cristianas.

"Los celos: 'Ese compró un auto' y yo siento celos; 'este ganó la lotería", otros celos; 'A este le está yendo bien en esto', otros celos. Todo eso divide, hace mal, ¡no se debe hacer! Porque así los celos crecen y llenan el corazón", estableció.

Precisó que un corazón celoso es un corazón ácido, un corazón que en lugar de la sangre parece tener el vinagre, es un corazón que "no es feliz nunca", es un corazón que divide la comunidad.

Recomendó a los fieles que cuando les vienen los celos deben decir: "Gracias, señor, porque has dado esto a esa persona". Así se pueden apreciar las cualidades de los demás, participar en el sufrimiento de los últimos y más necesitados, expresar la propia gratitud a todos.

"El corazón que sabe decir gracias es un corazón bueno, es un corazón noble, es un corazón que está contento. Les pregunto: ¿Todos nosotros sabemos decir gracias, siempre? No siempre por que la envidia, los celos, nos frenan un poco", apuntó.

Al final de la audiencia, el Papa clamó porque ninguna familia carezca de trabajo, al saludar a un numeroso grupo de trabajadores de la compañía aérea "Meridiana" que se encuentran al borde de perder sus trabajos.

"Deseo unirme a la comunidad diocesana de Tempio-Ampurias al expresar profunda cercanía y solidaridad a los empleados de la compañía aérea 'Meridiana', que están viviendo horas de aprensión por su futuro laboral", dijo Francisco durante la audiencia general de los miércoles.

"Deseo vivamente que se pueda encontrar una solución equitativa, que tenga en cuenta -sobre todo- de la dignidad de la persona humana y de las imprescindibles necesidades de tantas familias. Por favor, hago un llamado a los responsables: ¡Ninguna familia sin trabajo!", agregó.

Sus palabras fueron recibidas por un aplauso por un numeroso grupo de trabajadores que portaban camisetas rojas y estaban en las primeras filas de la Plaza de San Pedro.

Temas

Lee También

Comentarios