/contenidos/2008/04/03/noticia_0013.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Junio 2018
Internacional | El presidente ruso logró el bloqueo a la propuesta de Bush de incluir a Ucrania y Georgia en la OTAN

Condiciona Francia su regreso a OTAN; Ucrania y Georgia causan polémica

París pone como condición que se produzcan progresos tangibles y ambiciosos en la política de defensa de Europa

Por: SUN





BERLÍN.- Hace 59 años, la OTAN fue creada para combatir el peligro que emanaba de la Unión Soviética y el primer secretario general de la Alianza, Lord Ismay, definió la meta del grupo con una frase breve y categórica. ·"La meta es mantener a los americanos adentro, a los rusos fuera y a los alemanes abajo". Pero el mundo cambió en las últimas cinco décadas.


Hoy, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una rara jugarreta del destino, logró infligir a la alianza militar más poderosa del planeta una derrota histórica, cuando logró desde Moscú, que varios miembros de la Alianza bloquearan la iniciativa de George W. Bush, que deseaba abrir las puertas de la OTAN a Ucrania y Georgia, dos ex repúblicas del bloque soviético.



Alemania y Francia, apoyados por Italia, España, Holanda, Bélgica y, en parte, por Reino Unido, resistieron a la presión ejercida por el presidente americano y bloquearon, con la amenaza del veto, la propuesta de Washington de ofrecer a los dos países un "plan de acción para la adhesión", un primer paso hacia la entrada, con un argumento poderoso: la invitación podía ser interpretada en Moscú como una provocación.

La posición del eje franco-alemán casi dejó en ridículo al presidente de la primera potencia militar del planeta, quien realizó una furiosa campaña a favor de las dos ex republicas del bloque soviético, una maniobra política destinada a perpetuar su rol de líder mundial, que logró llevar la prosperidad y la democracia a las antiguas colonias soviéticas.

Berlín y París, adoptaron una posición conciliadora y ofrecieron un ramo de olivo a Washington, al sugerir que Ucrania y Georgia ingresarían en una fecha próxima, que no fue determinada, a la OTAN, y resaltaron que Moscú no tenía ninguna influencia en las decisiones de la Alianza. "Acordamos hoy que estos países se conviertan en miembros de la OTAN", dijo el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer. "Eso ya es algo", añadió.

George W, Bush, es cierto, cosechó una severa derrota en Bucarest en su intento de abrir las puertas de la OTAN a Ucrania y Georgia, pero el mandatario americano tuvo éxito en alcanzar un acuerdo con sus aliados que respaldaron la construcción en Europa del Este de un radar de escudos antimisiles.

En el documento final de la cumbre, los miembros de la Alianza reconocen la importante contribución del sistema a la protección de los aliados ante la amenaza", señala el documento, "que representa el lanzamiento de misiles balísticos", desde Oriente Próximo.

El presidente Bush también tuvo éxito en conseguir un nuevo apoyo a su petición de enviar más soldados para Afganistán, un aspecto crucial de la cumbre. Francia, por ejemplo, confirmó que enviará al este del país, un batallón (cerca de 800 soldados), lo que permitirá que soldados estadounidenses se desplacen  desde esta zona hacia el sur, donde las fuerzas de la OTAN luchan contra los talibanes. La cumbre de Bucarest también fue aprovechada por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, para anunciar el regreso de su país, tras 40 años de ausencia, a la estructura militar de la organización.

El regreso de Francia a la OTAN no es gratuito. París pone como condición que se produzcan  progresos tangibles y ambiciosos en la política de defensa de Europa. "Trabajaré mano a mano con nuestros socios europeos para dar un impulso a la Europa de la Defensa", prometió el presidente Sarkozy.   

SUN 18:53 03/04/08 ccms

Temas

Lee También

Comentarios