Sábado, 25 de Mayo 2024
Internacional | Se rezó por la paz, la justicia y el progreso en territorio mexicano en Roma

Celebran a Virgen de Guadalupe en Guatemala y en Italia

Familias guatemaltecas se acercaron al Santuario cumpliendo la tradición de ir con su hijos vestidos a semejanza de San Diego

Por: NTX

Festejos en Guatemala. AP  /

Festejos en Guatemala. AP /

GUATEMALA, GUATEMALA (12/DIC/2010).- Guatemaltecos católicos conmemoraron hoy el Día de la Virgen de Guadalupe, en el 489 aniversario de las apariciones de este ícono mexicano en el Cerro del Tepeyec, al norte de ciudad de México.  

Decenas de miles de devotos abarrotaron el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe -el mayor templo guatemalteco dedicado a venerar a la imagen-, enclavado en la céntrica zona uno de la ciudad de Guatemala.  

Con fervor desbordado, las familias cumplieron la tradición y acudieron al Santuario con su hijos pequeños vestidos a semejanza de San Juan Diego, el indígena mexicano que atestiguó las milagrosas apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1521.  

La Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en la ciudad de Guatemala fue inaugurada en noviembre de 1952, luego de que el terremoto de 1918 destruyera el primer santuario construido en 1793.  

El Santuario, ubicado en un transitado sector comercial y residencial del centro de la ciudad de Guatemala, fue visitado desde el viernes por miles de fieles católicos, mientras que otro tanto participó anoche en la misa, serenata y tradicionales 'Mañanitas'.  

Como cada año, los católicos guatemaltecos se volcaron a las calles alrededor de la parroquia guadalupana, mientras que los más afortunados pudieron ingresar al recinto para postrarse ante el altar de la adorada imagen.  

La multitudinaria procesión de la Virgen de Guadalupe salió del Santuario a las 14:00 horas (20:00 GMT) de este domingo 12 de diciembre, seguida por bandas de música de viento y en medio de quema de petardos.  

Luego de un acompasado recorrido por calles y plazas del centro de la ciudad, se tiene previsto que la adorada imagen -transportada en una enorme plataforma de madera, artísticamente tallada-, retornará a su iglesia alrededor de la media noche.  

El padre Julio Alejandro Barrios, quien oficia en el Santuario, declinó referirse al estimado de personas que llegan al lugar, pero aseguró que cada año aumenta el número de fieles y visitantes que acuden a conmemorar a la Virgen de Guadalupe.  

La Patrona de México y Emperatriz de América es homenajeada por los guatemaltecos católicos con la procesión, en la que domina la plataforma de madera o enorme anda que es cargada en hombros por los fieles.  

Otra de las características del festejo religioso y popular guatemalteco es la costumbre de las familias de llevar a 'presentar' a sus hijos pequeños ante el altar de la Guadalupana, vestidos con ropas indígenas, en recuerdo del ahora santo Juan Diego.  

Los niños vestidos como Juan Diego son llevados por siete años consecutivos al Santuario, con el fin de 'ponerlos al amparo de la Virgen de Guadalupe', costumbre que las familias guatemaltecas han cumplido por generaciones.  

A las afueras de la iglesia se ofrecen a los miles de visitantes platillos típicos y bebidas. También abunda el comercio de artículos religiosos en negocios que son instalados para la ocasión.  

La celebración religiosa se realiza además en la zona diez de la ciudad de Guatemala, en el sector conocido como La Villa, sur de la metrópoli, donde se ubica la iglesia de la Virgen de Guadalupe, la segunda parroquia guadalupana en importancia de la capital.  

Esta imagen de la Virgen de Guadalupe también sale en procesión por calles de las zonas diez y 14 de la ciudad. En calles de los barrios del sector se elaboran las artísticas alfombras de aserrín, flores y frutas que se colocan por los lugares que recorrerá el cortejo procesional.  

Celebran en Roma a la Virgen de Guadalupe con danzantes callejeros

CIUDAD DEL VATICANO.-Más de mil 500 mexicanos celebraron hoy la festividad de la Virgen de Guadalupe con una procesión por las calles de Roma, que incluyó por primera vez un grupo de danzantes ataviados con trajes indígenas típicos.

El festejo comenzó con la celebración de una misa en la parroquia de Nuestra Señora de Coromoto, ubicada en el barrio de Monteverde Nuevo (al oeste de la capital italiana), que fue presidida por el arzobispo de León, José Guadalupe Martín Rábago.

Durante la ceremonia, en la cual participaron el gobernador de Guanajuato José Manuel Oliva, y el embajador de ese país ante El Vaticano, Héctor Federico Ling Altamirano, se rezó por la paz, la justicia y el progreso en territorio mexicano.

Las intenciones de la eucaristía fueron recitadas en cuatro diversas lenguas indígenas: tzotzil, tzeltal, purépecha y náhuatl, mientras el resto de la celebración fue en español e italiano.

'El mensaje de Guadalupe es de fraternidad y se mantiene vigente, así como cuando se apareció la Virgen en 1531, el pueblo vivía un momento dramático de su historia, así actualmente ella trae esperanza en los momentos difíciles', dijo en entrevista Martín Rábago.

'María –agregó- nos dice ánimo en este momento; estar reunidos aquí (en Roma) este 12 de diciembre quiere decir que en cualquier lugar del mundo está el corazón de los hijos de la Virgen'.

Al finalizar la misa comenzó una procesión que se dirigió hasta las instalaciones del Pontificio Colegio Mexicano; encabezó a los fieles un grupo de 11 danzantes conocidos como 'Los matachines' y parte del folclore indígena del norte de México.

Cada uno de los bailarines llevaba un chaleco naranja con la imagen de la Virgen de Guadalupe bordado en la espalda, un penacho tricolor (amarillo, verde y naranja) en la cabeza y en las manos unas maracas con las cuales marcaron el compás.

Tras los danzantes desfiló una copia exacta del Ayate del Tepeyac, que fue cargada por diferentes personas durante el camino, mientras el resto iba rezando el rosario.

Al llegar al Colegio Mexicano dio inicio una verbena popular con la presentación de dos mariachis, uno compuesto por puros sacerdotes y otro profesional, el Mariachi Romatitlán. Además bailaron cinco seminaristas del Colegio Mater Ecclesiae.

Al mismo tiempo, en diversos puntos del lugar se repartieron a los presentes platos de tinga con frijoles negros, comida típica mexicana, además de la tradicional bebida navideña del ponche de frutas.

'El mensaje espiritual de México es el mensaje del Tepeyac, que nos impulsa a ser devotos a comprometernos en ser mejores personas, en contra de todo aquello que no es acorde con el mensaje de Dios', afirmó Francisco Ramírez, rector del Colegio Mexicano.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones