Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Septiembre 2019
null
Jalisco

Falla en accesibilidad un tercio de rutas empresa

El problema se arrastra desde la administración anterior; ahora se trabaja con los transportistas para cumplir con la norma

El Informador

Joel Haro era usuario frecuente de la Ruta 604. Señala que desde que comenzó a operar el modelo ruta-empresa como troncal 09 Circunvalación hay menos unidades con rampas, por lo que la espera se volvió más larga. El joven, quien se mueve en silla de ruedas, prefiere trasladarse dos cuadras más para tomar otro derrotero, con una frecuencia de paso más corta.

Aunque la Ley de Movilidad y Transporte indica en su Artículo 126 que las rutas del servicio público de transporte deberán contar con, por lo menos, 10% de los vehículos con rampas o mecanismos que permitan la accesibilidad de personas con discapacidad, de los 24 derroteros que operan bajo esta modalidad, siete rutas incumplen con esa obligación, según información brindada por el área de Transparencia de la Secretaría de Transporte (Setran). Incumple una tercera parte.

Por ejemplo, la troncal C-18 tiene 36 camiones y solamente uno tiene rampa (2.7%). La C-53 cuenta con 24 unidades, pero sólo dos tienen este dispositivo (8.3%). Tampoco cumplen  09 Circunvalación, 02 Artesanos, C-36, C-46 y C-98.

Amilcar López, director de Transporte Público, remarca que están presionando a los transportistas con la intención de que compren las unidades con rampa faltantes. Indica que las rutas C-18 y C-46 están en proceso de adquisición de más vehículos con rampa y siguen cobrando siete pesos. Mientras que las C-36 y C-53 tampoco han tenido aumento en su tarifa. La C-98, por su parte, fue una de las rutas sancionadas con la disminución de la tarifa. “Cuando una ruta no cumple con esos requisitos no accede a la tarifa de 9.50 pesos, pese a que puede tener una concesión de personalidad jurídica como empresa. Lo que pedimos, como mínimo, es que tengan la carta de solicitud de la renovación de la flota, porque en algunas ocasiones los equipos de rampa son los que han estado pasando de los 10 años de antigüedad”.

Acentúa que cuentan con un equipo que revisa constantemente que se cumplan estos requisitos, y que se sanciona a las empresas que fallan en accesibilidad, en lo que presentan las órdenes de compra o los compromisos para la adquisición de camiones con rampa.

Sobre el porcentaje de cumplimiento de rutas que todavía no forman parte del nuevo modelo de transporte, informa que la mayoría está por debajo de 10 por ciento. “Este es un tema en el que estamos presionando desde la parte de la migración a los nuevos modelos de ruta-empresa”.

LEER TAMBIÉN: Borran programa laboral para personas con discapacidad; ahora dan subsidios

Apuestan por el aumento de camiones con accesibilidad

El director de Transporte Público, Amilcar López, afirma que el proyecto de renovación de unidades contempla la posibilidad de aumentar el porcentaje de accesibilidad universal. La Ley de Movilidad y Transporte indica en su Artículo 126 que las rutas del servicio público de transporte deberán contar con, por lo menos, 10% de vehículos con rampas o mecanismos que permitan la accesibilidad de personas con discapacidad. “La nueva renovación que estamos planteando, que estará acompañada con apoyos por parte del Gobierno del Estado, contemplará el análisis de estos elementos. Pretendemos cumplir, como mínimo, con ese 10%. Y tendremos una discusión interna para aumentar el porcentaje”.

Remarca que se deben revisar las cuestiones relacionadas con la operatividad de las flotas, aunado a un proceso ordenado de sustitución de vehículos.

“En los siguientes tres años, la mitad de la flota superará los 10 años de antigüedad. Es un reto importante la renovación… y que se haga  en  condiciones de accesibilidad”.

En la ley se menciona que, si de la aplicación del porcentaje resulta un número menor a dos unidades con rampa por ruta, se deberán habilitar dos unidades para este servicio.

Según la información brindada por la Secretaría de Transporte, aunque las rutas C-10 y C-106 registran un porcentaje de cumplimiento de unidades con rampas de 11.1%, cada derrotero tiene solamente una unidad con rampa.

Amilcar López explica que también la Ruta C-10 está en proceso de adquisición de la siguiente unidad.

“Están esperando que le surtan la unidad. Las rutas 106 y 105 también están cobrando siete pesos. La administración pasada les entregó la concesión como empresa, pero todavía no tienen el dictamen para cobrar 9.50 pesos”.

Este medio publicó que, hasta el año pasado, más de la mitad de las unidades del transporte público concesionado rebasaban la antigüedad permitida. De un total de dos mil 441 vehículos bajo esa figura, mil 602 superaron el periodo permitido para circular. Esto, pese a que la norma técnica establece que la vida útil de los vehículos es de 10 años.

Pocas unidades cuentan con elevadores para sillas de ruedas y algunos no funcionan. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Sin funcionar, la mitad de las rampas

El sistema de Macrobús informa que en las rutas alimentadoras hay 15 unidades con rampa; sin embargo, solamente funcionan ocho. Vía Transparencia, no se precisó en cuáles rutas sirven las rampas.

Los camiones, con una capacidad máxima de 70 pasajeros, circulan por vías secundarias de la ciudad, con el objetivo de movilizar usuarios de áreas suburbanas hacia las estaciones del Macrobús.

Viridiana López, quien toma frecuentemente la Ruta 19, rumbo a Tlajomulco, recuerda que una vez le tocó ver a una joven en silla de ruedas a la espera de una unidad. “La pobre se cansó de esperar y mejor se fue en taxi. El tiempo de espera de las unidades es largo, pero imagina todavía tener que esperar a que alguna unidad tenga rampa”.

La Secretaría de Transporte (Setran) anunció que la tarifa en unidades de la ruta-empresa y el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur) pasaría de 7 a 9.50 pesos. Después, el gobernador Enrique Alfaro comunicó que los transbordos entre las rutas alimentadoras del Macrobús serían gratuitos.

“La pobre se cansó de esperar y mejor se fue en taxi. El tiempo de espera de las unidades es largo, pero imagina todavía tener que esperar a que alguna unidad tenga rampa”.

La medida, que aplicará hasta que los concesionarios renueven las unidades, impactará en uno de cada 10 viajes; es decir, en alrededor de 17 mil de los 130 mil viajes diarios que se registran en el sistema, si se suman los traslados de la troncal.

El Macrobús arrancó operaciones con 130 unidades para cubrir la demanda en rutas alimentadoras. La operadora, conformada por la Alianza de Camioneros, obtuvo la concesión del servicio de transporte en 2009.

En el título de concesión, que tendrá una vigencia de hasta 12 años o un millón de kilómetros recorridos y pagados por cada unidad articulada, se precisa que el funcionamiento de los vehículos será exclusivamente para el sistema y propiedad del concesionario, quien está a cargo de su mantenimiento. Además, los vehículos deberán ser mantenidos durante el tiempo de la concesión en las condiciones de calidad, que serán establecidas y controladas sistemáticamente por el Siteur.

El concesionario tendrá la obligación de incorporar al servicio los autobuses de alimentación, así como el equipo necesario para la operación, control y mantenimiento de su parque automotor. Mientras que el mantenimiento del equipamiento urbano, como las estaciones y el centro de control y vigilancia, quedó a cargo del Siteur.  También se describe que el Macrobús fue diseñado como un sistema autónomo en sus flujos, con la finalidad de que no requiera subsidios externos a la operación. Por ello, se estableció la creación de un fideicomiso para concentrar los recursos, con el propósito de distribuirlos en rubros como administración, sistema de recaudo, financiamiento de unidades y un fondo para la mejora del sistema.

Denuncia

Actualmente se pueden realizar denuncias a través del teléfono 3819-2425.

LEER TAMBIÉN: Alcalde se disfraza para comprobar malos tratos

Promedian 789 viajes al día 

Durante 2018, el Sistema de Tren Eléctrico Urbano registró 288 mil 153 viajes de personas con discapacidad en las líneas del Tren Ligero y SiTren (sin contar con Macrobús), lo que representa un promedio de 789 viajes al día.

De la cifra total, 264 mil 536 viajes fueron en el Tren Ligero y 23 mil 617 en las Líneas 1, 2 y 3 del SiTren. Y la Línea 3, conocida como Trolebús, concentró casi la mitad de los viajes, con 11 mil 065. La ruta es la única que registra 100% de accesibilidad, ya que las 25 unidades tienen rampas y todas están en funcionamiento.

En contraste, la Línea 2 es la que reportó menos viajes de personas con discapacidad, con cinco mil 464. De las 21 unidades en el derrotero hay cuatro equipadas con rampas, aunque solamente tres funcionan. La ruta conecta Tonalá con Tetlán, la última estación de la Línea 2 del Tren Ligero.

La Línea 1 del Tren Ligero es la que lidera en viajes. Por ejemplo, en 2018 reportó 154 mil 817.

Todos los vagones de las rutas del Tren Ligero cuentan con espacios para sillas de ruedas.  Sin embargo, el problema radica en el traslado dentro de las propias estaciones, debido a que la Línea 1 tiene nueve estaciones subterráneas, de un total de 20. Mientras que las 10 estaciones de la Línea 2 son subterráneas.

Para dotar de accesibilidad a la Línea 2, en 2016, el Gobierno del Estado invirtió 31.2 millones de pesos para equipar la ruta con mapas hápticos y señalética universal, además de rampas en las estaciones y salvaescaleras (plataformas ubicadas a un costado de las escaleras para subir y bajar sillas de ruedas).

En 2018, el Siteur informó de una inversión de 25 millones de pesos para completar el servicio de accesibilidad universal en la Línea 1. El proyecto incluye la  instalación de siete elevadores en las estaciones de Mexicaltzingo, El Refugio, Mezquitán y Ávila Camacho. Además de salvaescaleras en cuatro estaciones del túnel: Washington, Juárez, División del Norte y Periférico Norte. A principios de año se informó que el avance de los trabajos era de 80%.

Suman seis meses sin funcionar

  • Las escaleras y elevadores eléctricos son importantes para las personas con movilidad limitada, así como personas de la tercera edad o embarazadas.
  • Sin embargo, desde enero de este año fallan los elevadores en Plaza Universidad y las escaleras eléctricas en la Estación Juárez.
  • El Siteur informó que, entre abril y mayo de 2019, se invirtieron 738 mil 299 pesos en equipo y refracciones para escaleras y elevadores. Además, otra inversión de 1.4 millones para el mismo concepto, en mayo de este año.
  • Desde enero de 2013 a la fecha, el organismo reporta que ha desembolsado 8.6 millones en el mantenimiento de escaleras eléctricas y elevadores.

LEER TAMBIÉN: Guadalajara estrena dirección para atender a personas con discapacidad

La ley exige que 10% de los camiones cuente con rampas, pero hay incumplimiento. María Guadalupe padece el mal servicio en la Colonia El Tapatío. EL INFORMADOR / F. Atilano

Registran desperfectos 

Las cinco rutas del SiTren superan la obligación de contar con, al menos, 10% de las unidades con rampas, que permita la accesibilidad de personas con discapacidad. Sin embargo, no todos los aditamentos funcionan.

Vía Transparencia, el Sistema de Tren Eléctrico Urbano reporta que la Línea 1 opera con 37 unidades, de las cuales hay rampas en 20; es decir, en la mitad. Sin embargo, solamente sirven 15. La ruta va de Juárez hasta Avenida Aviación.

En la Línea 1-B registran 18 unidades, de las cuales seis tienen rampas, aunque solamente una está en funcionamiento. La ruta apenas entró en operación en octubre de 2018, enfocada principalmente para trasladar a estudiantes y personal del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA). La conexión para usuarios es en Avenida Aviación.

De las 21 unidades de la Línea 2, que va de Tetlán a Tonalá, tres están equipadas con rampas. En esa ruta solamente una rampa está descompuesta.

La Línea 3, conocida como Trolebús, es la única que registra un 100% de accesibilidad, ya que las 25 unidades tienen rampas y todas están en funcionamiento. La ruta une el Poniente y el Oriente; es decir, va desde Los Arcos hasta Felipe Ángeles, el último parador.

Por último, la Línea 4, que comenzó a operar en noviembre de 2018, cuenta con seis unidades con rampas, de un total de 18 vehículos, pero solamente cuatro están en operación. En el evento de inicio de este derrotero se mencionó que funcionaría con 35 unidades, lo que significa que opera con la mitad de los vehículos.

La ruta sale, provisionalmente, de la Estación Basílica de Zapopan hacia Valle de los Molinos. La proyección del Sistema de Tren Eléctrico Urbano es que tenga conexión con la Línea 3 del Tren Ligero.

Hasta en el transporte masivo falla el equipamiento para las personas con discapacidad, como elevadores y escaleras eléctricas. EL INFORMADOR / E. Barrera

“No sirven o les falta mantenimiento…”

Liliana Villarruel es madre de una niña de 10 años de edad, quien tiene una enfermedad que se llama artrogriposis congénita. Por ese motivo requiere moverla con la ayuda de una silla de ruedas.

Explica que entre semana van con una psicóloga, por lo que toma la Ruta 619, la única que tiene rampas.

“Se nos complica mucho ir a las terapias. Nosotros vivimos en Santa Fe, en Tlajomulco, y nos trasladamos a Chulavista. Hacemos una hora con 10 minutos”.

“Hay veces que, de plano, no vemos ningún camión. Y se nos hace tarde. Al final nos vamos en mototaxi. Y si no hay dinero para uno ni para otro, nos vamos caminando”.

La madre de familia explica que el traslado en el camión dura 10 minutos. El resto es el tiempo que tardan en pasar las unidades con rampas.

“Por ejemplo, hace dos  semanas estaba en mal estado porque un fierro lo tuvo que sostener el chofer, y con la otra mano tienen el aparato con el cual manejan la rampa. Antes lo tenían dividido, pero ahora tuvo que pegar los cables para que pudiéramos subir la niña y yo. Las rampas no sirven o les falta mucho mantenimiento”.

Detalla que ese conductor fue amable, pero en otras ocasiones se enojan porque les pide la parada con poca anticipación. Sin embargo, es muy complicado adivinar cuáles son las unidades con rampa porque a veces no tienen letreros. “Las pudiéramos identificar mejor si tuvieran un letrero de discapacidad. Pero a veces no alcanzamos a ver si es con rampa o sin rampa… y los conductores son muy prepotentes a veces. Muchos tenemos niños especiales, no esperamos que sean amables, pero mínimo que no se enojen cuando les pides la parada”.

Lamenta que otro problema es que arriba de las unidades las personas no ceden espacio. “El otro día le tuve que decir a una pareja que si me daba permiso para colocar a la niña, aunque había lugares disponibles atrás”.

Cuenta que otros camiones que van a Tlajomulco de plano no tienen rampas, por lo que es su única opción en transporte público.

“Hay veces que, de plano, no vemos ningún camión. Y se nos hace tarde. Al final nos vamos en mototaxi. Y si no hay dinero para uno ni para otro, nos vamos caminando”.

Menciona que, debido a la falta de opciones, es común que la gente utilice mototaxis. Remarca que le cobran 80 pesos por llevarla y traerla. “Vamos inseguros porque parecen que van a recibir herencia… van rápido. Una vez íbamos a chocar con un carro, y todavía se enojó el conductor. Son peligrosos, pero los necesitamos”.

Estación Juárez, la más equipada

Además de las salvaescaleras en el Tren Ligero, los usuarios con discapacidad  pueden moverse con ayuda de los “servicios oruga”, que son equipos escaladores que apoyan a transportar a las personas que se trasladan en sillas de ruedas. Suben y bajan escaleras trasladando a estos pasajeros hacia el interior y exterior de las estaciones.

Sin embargo, algunos usuarios reportan que hay estaciones con pocos aparatos. Por ejemplo Víctor Casillas cuenta que en una ocasión requirió al servicio en la Estación El Refugio. “Pero tardaron casi una hora porque el aparato de oruga estaba en otra estación porque alguien más lo estaba usando. La verdad me desesperé un poco, mejor me hubiera ido a Juárez en vez de esperar”.

Vía Transparencia, el Sistema de Tren Eléctrico Urbano informó que entre enero de 2015 y julio de 2019 han prestado 82 mil 870 servicios de oruga. En los primeros siete meses de este año van 10 mil 990, en las 19 estaciones subterráneas.

De acuerdo con los datos proporcionados, la estación con más demanda es Juárez, que concentra cuatro de cada 10 servicios.

La última Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica indica que Nayarit es la Entidad con la tasa más alta de personas con discapacidad, con 82 personas por cada mil habitantes. Le sigue Durango, con 75, y después los Estados de Jalisco, Colima y Zacatecas, con 74 cada uno.

A nivel nacional, Jalisco presenta el porcentaje más alto de personas con discapacidad para caminar, subir o bajar usando sus piernas, con 71 por ciento.

Ampliarán cobertura

Con la aprobación del Mapa Base para la Cobertura del Transporte Público en el Área Metropolitana de Guadalajara, que pactaron el Gobierno del Estado, los municipios y el Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), el servicio crecerá de 56 mil 978 hectáreas a 68 mil 819. Esto se traduce en un aumento de 20.7 por ciento.

El mapa “es la base para la reestructuración del transporte” y, según el Instituto, con éste harán que el servicio entre a colonias como Valle de los Molinos, en Zapopan; Cima Serena, en El Salto; La Calera y Rancho Alegre, en Tlajomulco, y otras zonas de Tlaquepaque y Juanacatlán.

También se precisó que el Centro de Tonalá tendrá nuevas rutas de transporte, “gracias a la ampliación de la Troncal 04-A Lázaro Cárdenas”. Esto aumentará la conectividad del corredor de Lázaro Cárdenas, por lo que será más sencillo viajar de la Central de Autobuses al Mercado de Abastos y hasta Los Cubos.

Las autoridades aseguran que, con las modificaciones, se tendría garantizado el acceso al transporte público para 96% de las zonas concurridas del Área Metropolitana de Guadalajara, contempladas en el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTMet), además de reducir 30% el tiempo de espera.

“En seis meses, todo lo correspondiente a los estudios y proyectos quedará concluido. El mapa, lo que aprueba, es una cobertura que ya se vuelve obligatoria a cumplir”, detalló Mario Silva, titular del Imeplan.

En síntesis, la reestructuración de las rutas se dará conforme las unidades se integren al modelo Mi Transporte, lo que ocurrirá, máximo, al terminar el primer semestre de 2020.

El Gobierno indicó que las mejoras se harán con las 122 rutas que existen en la metrópoli, más las del servicio suburbano. También se pretende reducir la superposición de rutas, ya que se detectó que hay nueve tramos de hasta 37 derroteros con esta problemática.

Por su parte, el gobernador Enrique Alfaro comentó que es el segundo paso para el reordenamiento del transporte público, por lo que resta completar el sistema de prepago en todas las unidades, lo que ocurrirá al finalizar este año.

El secretario de Transporte, Diego Monraz, aseguró que en la reestructuración se incluyen las rutas suburbanas. “Nos sentaremos con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para que la regulación, incluyendo, las tarifas, los derroteros, las características y demás, estén homologadas”.

LEER: Subejercicio y recortes afectan programa para los estudiantes con discapacidades