Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 24 de Octubre 2018
Entretenimiento | El director mexicano Fernando Eimbcke recogió hoy el Premio Alfred Bauer, en memoria del fundador de la Berlinale, por su película Lake Tahoe con un sonoro Viva México en doble dirección: a su país y a su cine.

Viva el nuevo cine mexicano y viva México

El mexicano Fernando Eimbcke recogió hoy el Premio Alfred Bauer

Por: EL INFORMADOR

Berlín.- El director mexicano Fernando Eimbcke recogió hoy el Premio Alfred Bauer, en memoria del fundador de la Berlinale, por su película "Lake Tahoe" con un sonoro "Viva México" en doble dirección: a su país y a su cine.
"El futuro del cine mexicano es espectacular", dijo el realizador, de 38 años, quien ya ayer tuvo un anticipo del galardón de hoy, al recibir el premio de la crítica internacional FIPRESCI.
México es "una realidad cinematográfica impactante", añadió Eimbcke, al comparecer ante la prensa, al término de la ceremonia en el Berlinale Palast en que dedicó su galardón "a toda la gente de mi película" y especialmente a su padre, fallecido años atrás.
El "Viva México" que siguió a sus palabras de agradecimiento, así como el recuerdo para su padre son dos ejes de la película que ahora ha dado el triunfo a este realizador con su segundo largometraje, tras "Temporada de patos".
"Lake Tahoe" sigue a un muchacho, Juan, de 16 años, en busca de una pieza de recambio para el automóvil que acaba de estrellar contra un poste. A lo largo de los 85 minutos de película el espectador asiste al desgarro de su familia por la muerte del padre.
La película de Eimbcke es "nacida de un proceso doloroso y autobiográfico", explicó el director mexicano en entrevista a EFE, hace unos días, tras el pase del film.
"Partí de una idea parecida al Principito, el solitario en busca del amigo. A ello se añadió la confluencia de dos experiencias propias, la mía y la de Paula Markovitch (la guionista), ya que ambos habíamos perdido a nuestros padres", dice Eimbcke.
Se trata de un tema autobiográfico, aunque sólo en parte, surgido del proceso de "enfrentarse a algo que llevaba tiempo mordiendo por dentro, pero también tomando distancia".
La Berlinale recibió a Eimbcke como autor salido de su cantera, ya que hace unos años participó en su Talent Campus para jóvenes promesas y él asumió desde el principio su papel de estandarte mexicano.
"Uno se ve increíblemente bien como representante del cine mexicano de hoy", explicó, para recordar el impulso dado a su cinematografía por gente como Alfonso Cuarón, Carlos Reygadas o Alejandro González Iñarritu".
"Lake Tahoe" es un film en que el director saca partido a su gusto por jugar con elementos mínimos, pero donde "todo está planeado, muy planeado, muy medido, ya que soy muy meticuloso".
Eimbcke recurre en su segundo largometraje a un "instrumento de expresión" que ya utilizó en "Temporada de patos": La pantalla fundida en negro en momentos de especial intensidad, donde el espectador deja de ver la acción, pero sigue escuchándola.
"Es casi una señal de identidad. A algunos les parecerá excesiva, a mí me gusta experimentar, pienso que el cine debe ser para eso, para expresarse y tomarse la libertad de experimentar", explicó.
El escenario de su película es Puerto Progreso, en Yucatán, un escenario donde la vida discurre "entre el desgaste y la vida que surge de pronto, entre carreteras agrietadas y cruces de caminos, donde asoman matorrales".
Adopta "el ritmo de la hora de la siesta, de la cultura de la gente que se siente y observa", explica.
"A alguno le parecerá que es el tópico del México donde nadie quiere trabajar. En realidad es otra forma de percibir el tiempo".

EFE, 16-02-08, PEPR

 

Temas

Lee También

Comentarios