Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Esta exposición es para incrementar el turismo tanto nacionales como extranjeros

Tres museos londinenses anuncian fascinantes exposiciones en 2009

Se trantan de La Wallace Collection, la Galería del Instituto Courtauld y la Dulwich Picture Gallery

Por: EFE

LONDRES, INGLATERRA.- Tres pequeños museos de Londres, que encierran auténticos tesoros artísticos en sus respectivas colecciones permanentes, anunciaron un ramillete de exposiciones especiales para la próxima temporada.

La Wallace Collection, la Galería del Instituto Courtauld y la Dulwich Picture Gallery, informaron asimismo, en conferencia de prensa conjunta, del fuerte incremento de visitantes tanto nacionales como extranjeros registrado en los últimos doce meses.

La Wallace presentará de febrero a mayo del próximo año la exposición "Tesoros de la Muerte Negra", que reunirá numerosos objetos de origen medieval -joyería, vajilla de plata y monedas- que pertenecieron a familias judías y permanecieron ocultos durante siglos.

El primero de los dos tesoros a los que pertenecen esas piezas se descubrió en 1863 en el barrio judío de Colmar (Francia), cerca de Estrasburgo, mientras que el segundo salió a la luz en 1998 en Erfurt (Alemania) cerca de la sinagoga de esa ciudad, que data del siglo XI y se considera la más antigua de Europa.

En el siglo XIV, Erfurt contaba con una próspera comunidad judía muy bien integrada en la vida de la ciudad y protegida tanto por la jerarquía católica como por los monarcas, pero cuando estalló la peste en Europa, la tolerancia fue sustituida por la paranoia y la superstición, y los judíos fueron acusados de envenenar los pozos, entre otros crímenes.

Durante los pogromos que siguieron, numerosos judíos escondieron sus joyas -broches de oro y piedras preciosas, anillos y alianzas, objetos de tocador- con la esperanza de recuperarlas cuando cesasen las persecuciones, pero, debido a las masacres -sólo en Erfurt un millar de judíos fueron asesinados el 2 de marzo de 1349-, muy pocos pudieron hacerlo.

Otro museo londinense, la galería del Instituto Courtauld ha programado una exposición dedicada a los arcones renacentistas -los llamados "cassoni"-, ricamente decorados con historias e imágenes alegóricas que celebraban las alianzas matrimoniales entre familias patricias de Florencia.

De una época muy distinta, pero igualmente interesante, es la exposición subsiguiente (de junio a septiembre del 2009) que prepara la misma galería y que estará dedicada a los llamados Talleres Omega, un colectivo de diseñadores de vanguardia que trabajaron en Londres entre los años de 1913 y 1919.

Los Talleres Omega, entre cuyos miembros figuraban personajes del famoso grupo intelectual y artístico de Bloomsbury como Vanessa Bell o Duncan Grant, constituyeron un laboratorio experimental que rompió con la estética tradicional victoriana e incorporó elementos del cubismo y otros ismos en el diseño de textiles, mobiliario, pantallas de lámparas y demás objetos de decoración interior.

Finalmente, la Dulwich Picture Gallery dedicará sucesivas exposiciones a partir de diciembre a las pinturas napolitanas de su colección y al llamado retablo de Petrobelli, de Paolo Veronese.

Este último es una obra maestra que el maestro veneciano pintó en torno a 1565 para la familia italiana de ese nombre y que estuvo instalada en la iglesia de San Francisco de Lendinara, en el noreste de Italia, hasta su destrucción en 1785.

Ese año, individuos sin escrúpulos fragmentaron el altar para vender por separado las cuatro piezas resultantes, que, procedentes de distintos museos, entre ellos la propia Dulwich, volverán a reunirse ahora para la exposición, con la única excepción del cuerpo de la figura central de San Miguel, probablemente destruida.

Dando un salto en el tiempo, la Dulwich dedicará en marzo otra exposición a Walter Sickert, discípulo de Whistler, amigo de Degas y conocido de Manet, que introdujo el impresionismo y el posimpresionismo en toda una generación de pintores británicos.

La exposición se centrará en las imágenes de Venecia que creó Sickert, un gran colorista donde los haya, durante sus estancias en aquella ciudad a partir de 1895. Allí no sólo pintó sus canales y palacios, sino que comenzó sus experimentos con figuras ambiguas en interiores.

Temas

Lee También

Comentarios