Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Marzo 2019
Entretenimiento | De los extranjeros invitados a participar en el diseño de edificios para la Villa Panamericana, es el único que no habla español.

Rostros Villa Panamericana: San Diego I, de Rick Joy

Reconocido por su capacidad de tropicalizarse, o bien, regionalizarse, Joy, que a sus 47 años proyecta tanto en su país, Estados Unidos, como en México, Perú y África, describe su arquitectura como aquella “que se involucra con las consideraciones del ambiente y el estilo de vida de sus usuarios”.

Por: EL INFORMADOR

Por: Ana Guerrerosantos
Foto: Edmundo Pacheco

“Estamos entusiasmados y halagados por haber sido seleccionados para la Villa Panamericana; me encanta el escenario urbano de Guadalajara”

De los extranjeros invitados a participar en el diseño de edificios para la Villa Panamericana, el estadounidense Rick Joy es el único que no habla español. Pero ésa no fue una limitante para desenvolverse a plenitud en la primera reunión de trabajo convocada por el Ayuntamiento de Guadalajara a la que asistieron, en marzo pasado, todos los arquitectos involucrados en el proyecto. Y el lenguaje tampoco fue una barrera para que él demostrara ser uno de los más simpáticos y carismáticos miembros del equipo.

Oriundo de Tucson, Arizona, este arquitecto tiene entre su cartera de clientes a personalidades como Francis Ford Coppola, para quien diseñó una residencia en Napa, California, y actualmente trabaja en un proyecto ganado en concurso para desarrollar “un pueblo entero” en Bahía Balandra, cercano a La Paz, Baja California, por encargo de Miguel Alemán. En este concurso, la propuesta de Rick Joy venció a la presentada por el connotado arquitecto holandés Rem Koolhaas (Rotterdam, 1944).

“Nuestro trabajo está relacionado con el estilo de vida actual, cómo vives, y no sólo lo estético o lo que es bello, sino lo que puede ser interesante y emocionalmente efectivo -dice el experto en residencias de-sérticas-, así que un proyecto en una zona de alta densidad como el Parque Morelos contempla las mismas consideraciones”.

Reconocido por su capacidad de tropicalizarse, o bien, regionalizarse, Joy, que a sus 47 años proyecta tanto en su país, Estados Unidos, como en México, Perú y África, describe su arquitectura como aquella “que se involucra con las consideraciones del ambiente y el estilo de vida de sus usuarios”.

Definición del proyecto

Entusiasmado, dice que su proyecto para Guadalajara “está padrísimo” y entonces añade que éste cuenta con un “aspecto sólido y una fuerte consideración hacia la manera en que se construye en México, especialmente en esta región”.

Entonces, es a partir de la cantera y el concreto que Joy diseñó, así como también a partir de los modelos de arquitectura histórica de la zona. Las arquerías y columnas de las construcciones del Centro fueron plataformas para él. “Es lo que estamos dando en los primeros niveles, devolviendo el patrón de arcos y sombras”.

Posteriormente, cuenta que estas arquerías han sido “abstraídas y ligeramente torcidas de manera juguetona para elevar esta forma de manera simple y efectiva en términos de costos. Y el resto es muy sencillo: distribuir el espacio para otorgar buen estilo de vida en los interiores”.

Habituado a la proyección de casas unifamiliares, para Joy darle diseño a más de 60 departamentos en un sólo cuerpo ha sido un reto. Además, estilísticamente rompió con la morfología que lo caracteriza: “Sí, por lo general proyecto líneas rectas, pero también creo que ese parque (el Morelos), en esa ubicación en (el Centro de) Guadalajara, requería un buen y sólido edificio que no necesariamente fuera la expresión de mi arte, sino un buen edificio que funcione y dialogue con la ciudad y su estilo, más que una expresión arquitectónica contundente. No es un enunciado por sí mismo”.

En otras palabras, Joy supo deslindarse de la oportunidad para hacer un proyecto parafernálico -o como él mismo lo dijo en inglés: “showy”- y hacer un edificio “silencioso que ofrezca buena sombra hacia el exterior y una elevación estética desde el parque”.

Con un equipo compuesto por 12 personas, entre los que están dos latinoamericanos (una chica de padre mexicano y un chico de nacionalidad chilena), este estadounidense se muestra entusiasta por revitalizar la zona del Parque Morelos que reconoce como desgastada y acabada. Cuenta que en su natal Tucson ha participado en la remodelación y restauración de un edificio del siglo XVII.

El sabor del éxito

“Lo que a mí me ofrece (el éxito)con este tipo de reconocimientos, es la oportunidad de ser invitado a proyectos como éste. Si no tuviera esto que se dice ‘éxito’, entonces Juan Palomar y su equipo no sabrían de mí y yo no estaría aquí. Creo que ése es el más grande regalo del éxito, que te ofrece oportunidades de trabajo padrísimas”.

Rick Joy cuenta con una serie de reconocimientos por parte de la Aca-
demia Americana de Artes y Letras, el Museo Nacional de Diseño Cooper-Hewitt de Nueva York y el Instituto Americano de Arquitectos.

Temas

Lee También

Comentarios