Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 13 de Diciembre 2019
Entretenimiento | Quiere una vida más sencilla

Nicolas Cage tiene otros intereses

Alejado de las luces de la gran pantalla, el actor confiesa que lo que le hubiera gustado ser era un simple pescador

Por: EFE

LOS ÁNGELES, ESTADOS UNIDOS.- Nicolas Cage es uno de los actores con más fuerza de taquilla del mundo, pero pese a ello admite que de no haberse dedicado al cine “probablemente sería pescador”, al revelar algunas facetas de su personalidad, en medio de una delicada situación financiera y de haber sufrido recientemente la muerte de su padre.

El actor, de 45 años, ganador del premio Oscar por Adiós a Las Vegas (1995), se presenta a la entrevista con traje, camisa blanca y rostro serio y ojeroso.

Tiene muy reciente tanto el fallecimiento de August Coppola, su padre, como sus problemas económicos, que le han llevado a demandar al ex administrador de sus negocios por encaminarle “hacia la ruina financiera”.

El actor debe más de seis millones de dólares de impuestos a la Unión Americana y le acaban de embargar dos casas valoradas en 6.8 millones de dólares. “Entiendo que me pregunten por ello, pero no tengo la libertad de discutirlo porque es un asunto legal”, se excusó Cage.
Sus ojos azules, sin embargo, despiertan cuando habla de sus pasiones, como el mar y la pesca.

“No pienso hacer cine toda la vida”, afirmó. “No debería decirlo porque nunca se sabe, pero tengo otros intereses. Por ahora no me canso de actuar y seguiré en ello hasta cuando pueda, pero de no haberme dedicado a esto, probablemente sería pescador. Disfruto del mar y, sobre todo, de la tranquilidad y la soledad de quien pesca. Me encanta”, agregó. Pero su rutina actual está muy lejos de ser tranquila.

Se acaba la calma
Cage estrena hoy en Estados Unidos Bad Lieutenant: Port Of Call New Orleans, de Werner Herzog, en el que comparte cartel con Eva Mendes y Val Kilmer.

En el filme interpreta a un detective que investiga un crimen mientras hace frente a sus fuertes dolores de espalda, que le llevan a pasarse al uso de las drogas para mitigar el sufrimiento.

“Es una película atrevida y valiente”, comentó. “Fue una decisión salvaje hacerla. Pero creo que las cosas que merecen la pena hacer son aquellas que conllevan cierto elemento de riesgo. Normalmente busco cosas que me asusten, cosas que tema y que me hagan dudar, pero que al dar el paso me ofrezcan experiencias importantes”, reflexionó.

El actor se refiere a la particular personalidad de su personaje, que le lleva a ofrecer una actuación que unos definen como “genial” y otros como “absolutamente sobreactuada”, dentro de una historia rodada al completo en Nueva Orleans, una ciudad “decisiva” en la vida de Cage. “Es única. No se parece a ninguna otra urbe del mundo. Es un lugar muy, muy extraño. Pero precioso a la vez. Es un gran enigma. Guardo muchos recuerdos y experiencias personales de Nueva Orleans”.

A la crítica, de lejos
Lo que sigue siendo cosa pequeña en la vida del actor son las críticas por su trabajo. Confieza tajante que prefiere saltarselas e ir directo a una fuente que califica como más honesta: “Intento no leer nunca las críticas, pero no dejan de dármelas a pesar de que les digo que no lo hagan”.

“Siempre he tenido una relación cercana con el público, no tanto con los críticos. He aprendido a no tomarme nada de lo que digan como algo personal. Hago las películas para mí y para la gente, no para los críticos. Son un grupo muy pequeño y hablan desde un punto de vista cínico y personal”.

“Normalmente busco cosas que me asusten, cosas que tema y que me hagan dudar, pero que al dar el paso me ofrezcan experiencias importantes” Nicolas Cage, actor

Temas

Lee También