Lunes, 20 de Enero 2020
Entretenimiento | Rosa fue muy accesible desde el principio desde que me acerqué a ella para hablar

Lucía Gajá hace un llamado de atención

El documental Mi vida dentro que hoy se estrena en las salas tapatías refleja la injusticia a la que se enfrentan muchos inmigrantes en Estados Unidos

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- El viaje fue largo, con idas, vueltas y tropiezos. Como cineasta, Lucía Gajá se interesó en el caso de Rosa, una joven indocumentada que, como muchos, buscaba una mejor expectativa de vida para su familia en México trabajando en Estados Unidos. Su inquietud la llevó Austin, Texas, pero un accidente la mandó a prisión y ahí comenzó la pesadilla de quien busca el sueño americano.


El 30 de enero de 2003 fue una fecha decisiva en la vida de Rosa pues el pequeño al que cuidaba como niñera murió asfixiado; fue encarcelada mientras estaba embarazada y fue acusada de homicidio y maltrato infantil.


"Daría mi vida por regresar el tiempo y no haber cruzado, y regresarme con mi mamá", confiesa Rosa a la cineasta en una de muchas entrevistas que entablaron. El caso llamó la atención de Gajá porque Rosa Jiménez era una jovencita que no había sido sentenciada y el proceso, de alguna manera, lo vivieron juntas.

>


"El documental relata lo que sucede con muchos inmigrantes, no sólo mexicanos, que no conocen las leyes ni la cultura y que no saben que incluso tienen derechos. Esto ha sido muy importante y difícil", comenta Lucía Gajá en entrevista con EL INFORMADOR sobre la producción que probará suerte en cartelera. "Rosa llevaba dos años en la cárcel y quería que en México se supiera su historia y la de otras mujeres. Después de que llegué la primera vez con la cámara fue una charla como si fuéramos viejas conocidas", destaca la realizadora sobre cómo fue el encuentro con la protagonista de su documental.

¿Fue difícil acercarte a las instancias estadounidenses para poder filmar el largometraje?
"No tanto, gracias a Carmen Cortés, la directora en ese entonces de Protección a Migrantes del Consulado de México en Austin, ella fue muy importante desde el inicio, conocí a Rosa y a otras migrantes que eran compañeras. Ella fue quien nos apoyó con los permisos".

¿Cómo ha sido tu vida después de "Mi vida dentro"?
"Una de mis mayores satisfacciones fue tratar de encontrar el apoyo. Muchas veces pensé que no podríamos hacerlo, pero la crítica dentro y fuera del país ha sido muy buena y fue una gran lección también. Como documentalista es un gran logro el poder decir lo que quería. Mi vida dentro es un principio pero me da un aliento para seguir adelante".

¿Cambió la vida de Rosa después del documental?
"Acceder a Rosa es difícil, pero cada que se proyecta la cinta hay gente interesada en escribirle y acercarse a ella. Hay gente que se dedica a apoyar a los que están presos, a abrir casos, que gracias a conocer el caso están más involucrados. Pienso que el día a día de Rosa no ha cambiado mucho, pero ahora sabe que lo que le sucedió se conoce y sabe que no está en la oscuridad".

¿Se han acercado organismos de derechos humanos o instancias de apoyo al inmigrante?
"Hay personas que se dedican al activismo de manera independiente. Esas personas se han interesado en la película. En México no ha habido mucho acercamiento, pero creo que es un trabajo que se hace poco a poco y tenemos que difundirla también".

¿Cómo consideras el estado del documental hoy en día?
"Creo que se está impulsando no sólo el documental, sino que también se trata de impartir la cátedra. Es muy importante que se consideren producciones como ésta. Cuando vas al cine a ver una película de ficción se acaba y ya; pero cuando ves un documental sabes que las personas que viste al terminar la proyección siguen teniendo la misma vida, te deja una reflexión".

¿El tema de los internos en reclusorios tiene un valor especial en tu carrera, ahora que también colaboras para rodar en el Cereso de Ciudad Juárez?
"Me invitaron los productores y directores del Festival de Cine de la Frontera de Ciudad Juárez a participar en un proyecto que tienen desarrollando desde hace tiempo. Fue rodar ficciones con los internos del Centro de Readaptación Social y fue una experiencia muy particular, muy fuerte, yo era la única mujer que trabajó en la realización, serán un total de cinco cortometrajes y creo que se proyectarán en junio durante el Festival".

¿Quién es Lucía Gajá?
La realizadora estudió Comunicación gráfica en la UNAM y Cinematrografía en el CUEC. Se especializó como documentalista en la escuela San Antonio de los Baños, en Cuba y ha sido apoyada por la Fundación Ford. Ganó un Ariel en 2005 por su documental Soy y fue nominada este año por Mi vida dentro.


EL INFORMADOR / Rosa Elia Reyes

Temas

Lee También