Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Octubre 2018
Entretenimiento | El Museo de Arte de Zapopan (MAZ) se convirtió también en punto de festejo del Día Mundial del Libro, con lecturas infantiles y la part

Jalisco muestra su lado más literario

Unos cinco mil ciudadanos de 63 municipios del Estado participan en la gran fiesta lectora de “Al filo del agua”

Por: EL INFORMADOR

Guadalajara volvió a mostrar este 23 de abril su lado más literario, con la participación de sus ciudadanos en la gran fiesta lectora de la obra de Agustín Yáñez Al filo del agua que se desarrolló ayer en la Rambla Cataluña durante 12 horas ininterrumpidas (de 9:00 a 21:00 horas) con motivo del Día Mundial del Libro. Además de la capital jalisciense, otros 62 municipios del Estado manifestaron su compromiso con la letra impresa en el transcurso de la jornada de ayer, sumándose al maratón de lectura, una iniciativa de la Feria Internacional del Libro (FIL) apoyada por los distintos ayuntamientos participantes, preparatorias y centros universitarios.
Al contrario de lo ocurrido el año pasado, cuando al rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Carlos Briseño Torres, no le importó pedir prestado a un amigo su helicóptero para llegar a tiempo a su cita en la Rambla Cataluña para participar en la maratónica sesión dedicada entonces a la novela del Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez Cien años de soledad, ayer no apareció para iniciar la lectura continuada de Al filo del agua, tal y como estaba programado. En su ausencia y pasadas las 9:15 horas, el presidente municipal de Guadalajara, Alfonso Petersen Farah, fue el primero en subirse al estrado literario para pronunciar las primeras palabras de la obra emblemática de Agustín Yáñez, el gran homenajeado de la velada junto al libro.
Tras el alcalde tapatío, intervinieron en el inicio de la lectura pública el secretario de Cultura de Jalisco, Alejandro Cravioto Lebrija; el hijo y el nieto del autor de Al filo del agua, Miguel Agustín Yáñez y Agustín Yáñez Figueroa, respectivamente; el escritor Fernando del Paso, ganador del Premio FIL de Literatura 2007; la coordinadora general de Planeación y Desarrollo de la UdeG, Carmen Rodríguez-Armenta; la cónsul regional de Prensa y Cultura de Estados Unidos, Lynn Roche -quien leyó en inglés-; la titular de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara, Elena Matute; y la directora de Museo de la Ciudad, Patricia Urzúa, entre otros.
El maratón de lectura organizado este año para celebrar el Día del Libro contó a lo largo de la jornada con otras personalidades de la vida política, social y cultural de la ciudad como los directores de Literatura de la Secretaría de Cultura y del Centro Cultural Casa Vallarta, Jorge Souza y Carlos Beltrán, respectivamente; la jefa del Departamento de Letras de la UdeG, Guadalupe Sánchez Robles; la periodista cultural Yolanda Zamora; el histórico arquero Jaime “Tubo” Gómez del “campeonísimo” Chivas; el historiador José María Muriá; o el ex rector de la Universidad de Guadalajara, José Trinidad Padilla López, aparte de un gran número de ciudadanos anónimos, como en ediciones anteriores.

Variedad de voces

Un 23 de abril más, el Día Mundial del Libro volvió a citar a escritores y lectores en la Rambla Cataluña, a un costado del Paraninfo Enrique Díaz de León, entre rosas, títulos para todos los gustos y un gran tributo a la palabra escrita. Porque como apunta Fernando del Paso, esta iniciativa ideada por la FIL “es, sobre todo, un homenaje a la obra de los grandes escritores de lengua española que hemos tenido en ambos continentes”. Y aunque el autor de Noticias del Imperio dice desconocer hasta qué punto este tipo de actividades contribuye a fomentar la lectura, califica como “un acto formidable” leer la obra entera de un escritor destacado a través de una gran variedad de voces. “Yo diría que son ceremonias emocionantes, porque después de todo, la literatura fue oral antes que escrita, durante muchos siglos se transmitía de boca en boca o iban los juglares de pueblo en pueblo narrando cosas, recitando romances, y es un poco un retorno a eso, al hecho de que la literatura tiene sonido y tiene música también; leer en voz alta es leer música”.



 






Temas

Lee También

Comentarios