Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018

Entretenimiento

Entretenimiento | Entre carcajadas y sátiras

Humor y talento “monero” en la Feria

Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- El trazo humorístico y contestatario de más de una decena de caricaturistas, cartonistas, comiqueros y moneros de varias regiones del país y de más allá de las fronteras, se ha hecho presente en la vigésima segunda edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

La visita de estas personalidades de la cultura gráfica, reunidas en la ciudad para el Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta -evento que llega a su séptima edición en el marco de la FIL y que este año rinde homenaje al cartonista mexicano Rogelio Naranjo-, suscitó ayer por la mañana largas filas de personas a las afueras del Salón 4 de Expo Guadalajara, lugar donde se llevaron a cabo las presentaciones de libros y mesas de diálogo que se celebraron hasta el mediodía como parte de la primera jornada de actividades.

La finalidad de este encuentro organizado por el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara, es la de reunir tanto a hacedores como a investigadores de la caricatura y la historieta para destacar la influencia de esta corriente de expresión en la sociedad, rescatar su trascendencia a veces menospreciada de sectores formales y también ser un escaparate para la presentación de nuevas propuestas editoriales.

Mario Alberto Orozco Abundis, rector del CUAAD, fue el responsable de hacer el acto inaugural al lado de los caricaturistas Eduardo del Río “Rius” y Sergio Aragonés, los “hados padrinos” de esta edición del encuentro. “Adentrarnos en el lenguaje de estos artistas no solo nos ayuda a entender la situación política, sino también a conocer las costumbres, la moda y las ideologías del país”, aseveró la autoridad universitaria.

Entre carcajadas y sátiras

La seriedad se acabó una vez que el rector abandonó el podio. A partir de ese momento se sucedieron las presentaciones de publicaciones en las que los creadores han trabajado a lo largo del año (la primera de ellas estuvo encabezada por Sebastián Carrillo “Bachán”, Bernardo Fernández “Bef”, Patricio Betteo y Humberto Ramos). Y luego se hizo presente el particular y ácido humor que caracteriza a los moneros.

Al iniciar la charla que sostuvieron Aragonés y Rius con los caricaturistas tapatíos Jis y Trino, las carcajadas no cesaron en el salón. Ahí lo mismo se habló de marihuana -“¡que legalicen el porro!”- que de sexo, de “gobiernos imbéciles”, de inspiraciones y, ya en plan menos sardónico, también de la respectiva formación profesional de los cuatro ponentes.

“¿En qué te inspiras para hacer tus porquerías, Trino?”, inquirió Rius con una risa picaresca. Luego manifestó la “enorme cantidad de envidia” que siente por los tapatíos, “porque desde que empezó su trayectoria, se han dedicado a hacer humor por el simple placer de hacerlo. En cambio, yo estoy hasta el copete de hacer humor político en honor a personas como (Camilo) Mouriño, que Dios lo tenga en su santa gloria”.

Jis confesó la “culpa” que siente por “no estar enfrentando la realidad social del país”, porque, según dijo, “no he superado la etapa infantil de estar encerrado en mi cuarto dibujando”. Aragonés tomó el micrófono para apuntar que “es muy importante que en la caricatura haya de todo; es tan importante como una editorial”.
Los cuatro moneros concordaron en lo fundamental que les resulta el sexo, aunque solo dos de ellos se han dedicado al humor sexual. “Es como la expresión de un deseo. A través de los monos hacemos lo que nosotros no podemos”, expresó Jis y añadió que abordar el tema en la actualidad “es aprovechar la libertad que nos dejaron los grandes maestros de la caricatura”.

La plática continuó, las risas por igual y las filas de personas afuera del salón cada vez se hacían más grandes. No fueron pocos los que esperaron su ingreso -sin mucho éxito-. Y fueron menos los que consiguieron ese anhelo del que también hablaron los creadores en la charla: conseguir la rúbrica (y un dibujo) plasmados en un libro. “Yo estoy mal cotizado en el mercado de los autógrafos”, dijo con modestia Rius.
Los integrantes de El Chamuco, publicación de caricatura política, concluyeron el primer día del encuentro con una demostración no menos ocurrente de cómo interpretan a través de los monos a la clase política de este país.

Temas

Lee También

Comentarios