/contenidos/2008/04/12/noticia_0061.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Junio 2018
Entretenimiento | Actualmente es desplazado por los de plástico y electrónicos.

Está el juguete popular mexicano en vías de ser pieza de museo

La exposición Entre santos, juguetes y demonios, que se presenta en el Museo de El Carmen, reúne cerca de 350 piezas

Por: NTX

México. - La exposición "Entre santos, juguetes y demonios", que se presenta en el Museo de El Carmen, reúne cerca de 350 piezas, algunas de las cuales ya no se producen, como Tarascas, las jaulas con pájaros de cera y los nacimientos de poleas.  

Matracas, trompos, baleros, caballitos de madera, pirinolas, títeres, muñecas de trapo y yoyos, son algunos de los juguetes populares de México, que a pesar de formar parte de un legado cultural e histórico, ahora están en vías de ser piezas de museo.  

Muchos de esos juguetes surgieron del mestizaje, de las tradiciones prehispánicas y europeas, pero han sido desplazados, en las últimas tres décadas, por aquellos hechos con plástico y piezas electromecánicas, que principalmente se fabrican en el extranjero.  

Carentes de publicidad en televisión y marcas transnacionales, esos objetos lúdicos perviven hasta nuestros días, en gran medida por el sincretismo que a lo largo de la historia se dio entre éstos y las fiestas religiosas, celebraciones en las que siempre están presentes.  

Esta relación, que históricamente surgió entre esas creaciones populares y las celebraciones religiosas, es abordada en esta muestra temporal organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y coleccionistas privados en el recinto de San Angel.  

Además de rescatar su valor estético, se brinda un panorama del papel que han desempeñado los juguetes populares en festividades, algunas surgidas desde la Epoca Colonial, como el Carnaval, Jueves de Corpus, Posadas, Día de Muertos, y celebraciones de varios santos.  

Juan Jiménez, uno de los curadores de la exhibición y propietario de parte de la colección que se exhibe, explicó que la lenta desaparición de los juguetes mexicanos tradicionales inició en la década de los 70, como resultado de la industrialización.  

Muchos de estos objetos lúdicos fueron introducidos en América por los misioneros durante la Colonia, quienes los usaron como una herramienta más para su labor evangelizadora. "Hoy, esos juguetes prácticamente se han olvidado. Sólo se ven como una artesanía".  

Incluso, dijo, "ya como una pieza de museo". El coordinador de talleres del programa Alas y Raíces a los Niños, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) reiteró que parte de la subsistencia de esos objetos se debe a las festividades religiosas.  

"En la actualidad hay fiestas tradicionales que la gente ya no conoce, por ejemplo la del Día de San Juan, que se verifica el 24 de junio, cuando se vendían turbantes y espadas de cartón y madera.


De igual manera, la tradición de la venta de jaulas con pájaros de cera con papel de china, el Día de San Antonio Abad afuera de las iglesias los días 17 de enero, también se ha extinguido, lamentó el especialista y coleccionista, dueño de una gran cantidad de juguetes.  

Durante la inauguración, a cargo de Alfredo Marín, director del Museo de El Carmen, Juan Jiménez abundó que una de las fiestas populares que todavía tiene mucho arraigo es la del día de Jueves de Corpus, aunque ya no se observa la venta de las llamadas Tarascas.  

"Se trataba de un dragón alado, de madera, con ruedas, que se vendía afuera de las iglesias. Este juguete surgió de una leyenda medieval que hacía referencia a ese animal mitológico que se comía a las doncellas y de un caballero que lo mató", explicó Juan Jiménez.  

Detalló el promotor cultural, en otra parte de su charla que para esta exposición se mandó hacer una réplica. Luego destacó que para esa fiesta religiosa siguen vigentes los burritos hechos con hojas para tamal, adornados con flores de papel y diamantina.  

Esa celebración, conocida también como "Día de las Mulitas", tiene sus orígenes en la Nueva España, en el siglo XVI, cuando el Jueves de Corpus, en las afueras de la Catedral, comerciantes y artesanos de varios pueblos llegaban con su mercancía a lomo de mula.  

Jiménez, destacó que otras de las fiestas que continúan vigentes son el Día de Muertos, las Posadas y la Navidad. En esta última, dijo, todavía se mantiene viva la tradición de las piñatas, no así la de los cohetes que han dejado de venderse porque ya están prohibidos.  

Esta muestra de juguetes populares mexicanos, cuya riqueza radica en que son piezas únicas, pues el artesano nunca hace dos iguales al no ser producción en serie, se integran piezas prestadas por la Casa Estudio Diego Rivera y el famoso Archivo Casasola.  

"Entre santos, juguetes y demonios", estará expuesta hasta el 18 de mayo, de 10:00 a 16:45 horas, donde los niños pueden conocer los objetos con los que sus padres y abuelos jugaron, y sobre todo, los adultos podrán recordar su infancia. Los domingos, entrada libre. AGP 12/04/08

Temas

Lee También

Comentarios