Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 22 de Septiembre 2019
Entretenimiento | El Virreinato llega al cine

El baile de San Juan, retrato al pasado

Francisco Athié le da forma a una historia que retrata los simbolismos y contrastes del México colonial

Por: EL INFORMADOR

José María de Tavira, protagonista de la película. ESPECIAL  /

José María de Tavira, protagonista de la película. ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (27/ENE/2011).- Un territorio de doble rostro, con sus habitantes europeos y una lujosa capital que a la vez se aferra a sus tradiciones indígenas y trata de no olvidar su pasado. Ésa es la Nueva España contradictoria que retrata Francisco Athié en El baile de San Juan, cinta que se encuentra buscando distribuidora y que el año pasado se estrenó fuera de competencia en el Festival Internacional de Morelia, donde tuvo una cálida recepción.
Athié se dio el tiempo suficiente para crear esta película, ni más ni menos que ocho años, “algo extraño, porque en el cine mexicano el tiempo es un valor que no se conoce. Sin embargo yo tuve el necesario para preparar todo: se hizo una fuerte investigación histórica, el armado del guión, un casting por tres países diferentes, los ensayos de las coreografías, la confección de los vestuarios. ¡Fue mucho! (risas)”.

El producto final es una trama de impecable hechura con un elenco internacional donde nada se dejó a medias. La ambientación es colonial y retratan los últimos suspiros de una Nueva España cuyo cascarón se rompe en pedazos para darle vida a un nuevo país: México.

Las dos caras

El baile de San Juan, en palabras de su director, se ubica en la última década del siglo XVIII en la Ciudad de México, una urbe cosmopolita donde conviven habitantes que lo mismo son indígenas que españoles, italianos, alemanes y, sobre todo, mestizos.

En dicho crisol cultural la paz se mantiene de forma precaria, y parece que cualquier soplo de rebelión dará al traste con el férreo control que han impuesto las autoridades novohispanas. “Entonces leí sobre la herejía de San Gonzalo,una historia que retrata el doble rostro que imperaba en aquella sociedad. Es algo que ocurrió y que está en las actas de la institución más poderosa de aquella época: La inquisición”, anota Athié.

La denominada “herejía de San Gonzalo” fue un caso que cimbró a la sociedad de la época. Se decía que la imagen de San Gonzalo hacía milagros mediante un baile comunal que era organizado por un sacristán indígena. El escándalo al descubrirse abrió una disputa sobre si un ritual de este tipo podía calificarse como un milagro o un acto herético. El problema es que al baile, explica el realizador, asistían por igual los criollos, mestizos y funcionarios de la corte de la Nueva España.

Inspiración divina

Que la película El baile de San Juan haya llegado a buen puerto y que haya logrado presentarse en un prestigiado festival como lo es el de Morelia (donde fue ovacionada) tiene tres factores clave: Que se haya logrado armar una coproducción entre México, Alemania, España y Francia, el equipo de trabajo que logró reunirse “de alrededor de 500 personas, que fueron llegando en el momento justo”, y la inspiración directa de lo que llama su “musa artística”: “Mi musa decidió que esta es la película que seguía en mi vida. Creo que la cinta no es una tabla revisión hacia el pasado, sino un trampolín hacia el futuro. La película propone avanzar, no es una lección de historia, sino que expone las raíces de lo que somos”.

El elenco

La cinta El baile de San Juan muestra en su elenco a actores especializados en las llamadas “películas de época”, siendo el representante más claro el del protagonista, José María de Tavira, quien antes estuvo en Arráncame la vida y ahora interpreta a Giovanni Marani.

En la cinta también figuran Pedro Armendáriz Jr. (Marquez de la Villa), Marcello Mazzarella (Jerónimo Marani), Arielle Dombasle (Virreina) y Alberto González (Virrey).

La trayectoria del director

Lolo (1993)
Fibra óptica (1998)
Vera (2003)

EL INFORMADOR/ FRANCISCO GONZÁLEZ

Temas

Lee También

Comentarios