Lunes, 18 de Octubre 2021
Entretenimiento | La banda colombiana amplía sus horizontes

Aterciopelados, brillo y mensaje

Con espíritu musical renovado y menos presión, el grupo vuelve a sus raíces con el disco Río

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.- Más que una banda de rock. Es una frase que describe la historia de Aterciopelados, grupo que comenzó ya arrancada la década de los años noventa, cuando la escena roquera de su natal Colombia era casi inexistente. La cantante, compositora y guitarrista Andrea Echeverri, entonces estudiante de Bellas Artes, y el bajista Héctor Buitrago fundaron la banda Delia y los aminoácidos, la que sembró los cimientos de lo que años después representaría la agrupación de rock más importante surgida en ese país.

Tras el mediano éxito que obtuvo su álbum debut Con el corazón en la mano (1994), Aterciopelados penetró en el público latino con su segunda producción discográfica, El dorado (1995), de la cual se desprendió uno de sus más grandes y duraderos éxitos, Bolero falaz. Entonces comenzó su andar en nuestro país. Los músicos llegaron a México en la segunda mitad de la década de los años noventa y su popularidad creció a tal grado que pronto Echeverri fue considerada una “diva del rock latino”.

Fue hasta entrado el siglo XXI que el dúo comprendió que podía utilizar el micrófono para apoyar diversas causas sociales, entre ellas el tema de la ecología, el que llevaron con sus canciones hasta el desierto californiano, tras formar parte del selecto grupo de latinos que se subieron al escenario de Coachella este fin de semana. Con Río (2009), la agrupación trata un discurso ambientalista, aderezado con piezas dedicadas al tema de la migración, la guerra y los temas políticos correspondientes a su país.

El músico Héctor Buitrago explicó su sentir de formar parte del famoso festival estadounidense de rock, también sobre sus planes de reconquistar México y el compromiso social que mantienen en sus canciones.

— ¿Representaba participar en el Festival Coachella una deuda pendiente para Aterciopelados?

— Sí, era un festival al que habíamos añorado ir desde hace años. Coachella forma parte de varios conciertos que haremos en Estados Unidos con este mismo perfil. Deseábamos mucho vivir la experiencia del festival, siempre nos platicaban de lo que se siente, y lo que representa toda la emoción de ver a tanta gente reunida en un ambiente al natural.


— ¿Por qué tardaron tanto en volver a México?, un país que tantas glorias les dio

— Estamos en un momento muy importante de regreso como agrupación, sobre todo después de un periodo de cambios, cambiamos de sello discográfico y a partir de ahí replanteamos muchas cosas más. Andrea y yo nos separamos, rehicimos nuestras vidas personales, vinieron los bebés, y bueno, vamos en un momento muy bueno.

Quiero agregar que estamos sonando muy bien en vivo, y luego con todo el mensaje del disco. Estamos muy contentos de regresar a México de esta manera y qué mejor que en el marco del festival Vive Latino.

— ¿Recuerdas las primeras veces que Aterciopelados visitó México?, ¿cómo fueron?

— Para nosotros esa fue una época muy emocionante. La primera visita a la ciudad de Guadalajara fue en especial importante para nosotros; recuerdo que tocamos en el Roxy, y allí logramos una conexión muy fuerte e inmediata con la gente.


— ¿Qué hay de tu proyecto solista Conector, mantienes viva esa banda alternativa?


— Si, tenemos Conector 2 y estamos trabajando con algunos músicos invitados, no sé todavía qué haremos más adelante. Ya he grabado algunas cosas, algunos de mis colaboradores no son conocidos, todavía no hay nada planeado tal cual, pero ahí seguimos.

Temas

Lee También