/contenidos/2008/02/05/noticia_0034.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Junio 2018

Entretenimiento

Entretenimiento | ``Nadie como él en esta Cuba por no decir en el mundo para hacer de la percusión un arte'': José Luis Estrada

Adiós con tambores al percusionista Tata Güines

Con toques de tambores y cantos familiares y amigos le dieron un último adiós el martes al afamado percusionista cubano Tata Güines, quien falleció en la víspera a la edad de 77 años.

Por: EL INFORMADOR

GÜINES.- Con toques de tambores y cantos familiares y amigos le dieron un último adiós el martes al afamado percusionista cubano Tata Güines, quien falleció en la víspera a la edad de 77 años.
El artista se suma a una serie de músicos ancianos de la isla que murieron recientemente y cuya sensual rítmica se puso de moda a finales de los 90, tras el éxito de ``Buena Vista Social Club''.
Nacido como Federico Arístides Soto Alejo, el ``rey del tambor'', el ``manos de oro'', como se lo llamó a lo largo de su vida, fue sepultado en su natal poblado de Güines, a unos 40 kilómetros de la capital.
Su féretro, cubierto por una bandera cubana, fue trasladado por conocidos hasta el cementerio local y saludado a su paso por una pequeña multitud que se congregó en las aceras.
``Nadie como él en esta Cuba por no decir en el mundo para hacer de la percusión un arte'', comentó el crítico de arte José Luis Estrada Betancourt en una extensa columna dedicada al músico en el periódico Juventud Rebelde de circulación nacional.
``Frente a Tata Güines, el cuero del tambor parecía la más delicada y costosa seda. l colocaba su ágil mano sobre la curtida piel estirada por el fuego, y con sus uñas conseguía, lo mismo el más triste de los lamentos que la sonrisa más contagiosa'', agregó.
Zapatero de oficio, autodidacta, el percusionista provenía de una familia donde la sonoridad era intensa: su padre, José Alejo, mejor conocido como Joseíto, tocaba el tres; su tío µngel el bajo y su tío Jorge Eladio la guitarra.
Su carrera comenzó como bongosero del Sexteto Partagás para luego pasar con otras formaciones, a mediados de los 40, al entonces Cabaret Montmartre, donde empezó a tocar los tambores con las uñas.
La modalidad generó un nuevo estilo y lo hizo distinguible por su toque, superando a todos sus colegas.
Su impronta personal quedó en discos como ``Lágrimas negras'' del español Diego el Cigala, ``La Rumba soy yo'' y ``Cuban Odyssey'', junto a Janet Bunnett, los tres ganadores del premio Grammy.
Tata Güines, quien padeció por varios días los problemas renales y de hipertensión que lo llevaron a la muerte, siempre reconoció haberse inspirado en otro legendario percusionista, su compatriota, Chano Pozo.
A partir de mediados de los 90, Güines y otros colegas de su generación vivieron una suerte de renacimiento luego de que el guitarrista estadounidense Ry Cooder lanzara el álbum ``Buena Vista Social Club'', que ganó un Grammy y mostró al mundo el potencial de estos abuelos cubanos olvidados.
Varios de ellos, como los cantante Compay Segundo, Ibrahim Ferrer o Rubén González, fallecieron en los últimos años.

AP 15:49 05/02/08 CCMS

Temas

Lee También

Comentarios