Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018
Economía | Necesitamos reconstruir las bases de la economía mundial y refundar el sistema financiero.

El G20 intentará redefinir las reglas de juego de las finanzas mundiales

La crisis nació de la anarquía generalizada de los mercados dijo, el presidente brasileño

Por: AFP

París, Francia.- La cumbre del G20 de países industrializados y  emergentes este fin de semana en Washington es sólo el comienzo de una reforma  de los mercados financieros y de las prácticas que generaron la crisis actual, estiman analistas.

La reunión tendrá lugar en un contexto de continuas perturbaciones en el  sistema financiero y crecientes señales de que la economía mundial avanza hacia  lo que muchos temen será una recesión larga y duradera.

Las masivas intervenciones de los gobiernos por billones de dólares para  apoyar y rescatar los bancos y estimular la economía han fracasado hasta ahora  en frenar la crisis, y los líderes políticos llaman a hacer más.

¿Pero qué exactamente?

El modelo de sistema financiero moderno, de libre  mercado, se ha mundializado, mientras la regulación y el control permanecen en  gran parte bajo control nacional, algo que debe ser resuelto, según analistas.

La cumbre del G20 "es sólo el comienzo, aunque prometedor", dijo el martes  en Roma el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, que espera que en  la reunión se saquen las conclusiones de una crisis que "nació de la anarquía  generalizada de los mercados".

"Necesitamos reconstruir las bases de la economía mundial, refundar el  sistema financiero", agregó el mandatario brasileño.

Muchos países que participarán en la reunión llamaron a una mayor  regulación de los mercados, que asumieron inversiones cada vez más riesgosas al  relajarse los controles oficiales desde los años 80, cuando buscaban una forma  de capitalismo más pura y eficiente.

Este modelo está hoy en día desacreditado, y políticos, economistas y  analistas promueven una larga lista de eventuales soluciones. Entre éstas  figuran:

Los paraísos fiscales y nuevos tipos de operadores financieros,  especialmente los fondos especulativos, deben regirse por el marco regulatorio  para que los complejos flujos de capital y de inversión sean más  transparentes. Transparencia significa un alto nivel de información sobre los negocios que  están teniendo lugar, el capital que está siendo utilizado y el riesgo  asumido.

Los sueldos del sector financiero y los bonos deben adecuarse para  alentar prácticas conservadoras en vez de la toma de riesgos descontrolados que  implicaron que los bancos estadounidenses concedieran créditos a personas con  más deuda de la que jamás podrían pagar.


Las agencias de calificaciones, que debían juzgar y calificar los niveles  de riesgo corporativo pero fracasaron en emitir alertas cuando la situación lo  ameritaba, deben ceñirse a las normas.


La lista de temas que abarcará la cumbre es larga y difícil, y complica la  tarea de llegar a un consenso.

"A raíz de la innovación en el sector financiero, la regulación se ha visto  atrasada de manera consistente. Al mismo tiempo, demasiada regulación sólo  alentará a la industria financiera a mudarse aún más hacia refugios offshore",  estimó Gunther Capelle-Blancard, profesor de la Universidad París I.

Sin embargo, no todos los gobiernos buscan este objetivo, y algunos quieren  mantener tanta libertad como sea posible para sus sectores financieros ya que  un aumento de la regulación puede elevar el costo de estos servicios.

La mayoría de los gobiernos europeos, liderados por Francia, así como  China, quieren un cambio.

"Pero Estados Unidos, y posiblemente Gran Bretaña, serán reacios a ser muy  duros con sus sectores financieros, que representan más de 10% de su Producto  Interno Bruto (PIB)", dijo Henry Sterdyniak, economista de la OFCE, el centro  de investigación económica del Instituto de Ciencias Políticas de París.

El anfitrión de la cumbre, el presidente estadounidense saliente George W.  Bush, posiblemente no asuma compromisos que aten de manos a su sucesor  demócrata, Barack Obama, que no participará en la cumbre.

"Con la crisis económica, ideas sobre la necesaria complementariedad del  mercado y del Estado y un reparto más equitativo de la riqueza han ganado  fuerza", estimó Jezabel Couppey-Soubeyran, de la Universidad París-I.

Potencias económicas emergentes como China, India y Brasil, estiman  analistas, querrán que sus voces sean escuchadas en la cumbre y en las nuevas o  modernizadas instituciones mundiales que apliquen una nueva regulación.

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, dos instituciones  claves creadas al finalizar la Segunda Guerra Mundial, deben ser reformadas  para asegurar una mayor participación en la política de la nueva economía  mundial, consideran los expertos.

Para enfrentar los problemas económicos subyacentes, el G20 intentará  coordinar acciones, y grandes esperanzas reposan sobre gigantes emergentes como  China, que el fin de semana anunció un paquete de estímulo económico masivo por  586 mil millones de dólares.

"Tenemos que convencer a los estadounidenses de ahorrar más y a los chinos  de ahorrar menos y gastar más", dijo Sterdyniak.

Temas

Lee También

Comentarios