Domingo, 26 de Enero 2020
Deportes | Por: Ricardo Malacara

Invitado

Por: Ricardo Malacara

Por: EL INFORMADOR

Perder en El Salvador y apenas ganarle a Trinidad y Tobago no era el debut soñado por Aguirre, eso a todos nos queda claro. Recibir críticas por convocar a jugadores que no juegan en sus equipos o que ni equipos tienen, quizá sí era de esperarse. La verdad es que los entrenadores son hijos de los resultados.

Que si el arbitraje, que las fallas de los delanteros, que como es posible que llame al conejo, o ponga al “Maza” de lateral y a Guardado de contención, o la peor de todas, que por qué llevó a Carrillo de asistente, si él mismo de las brujas y cábalas y de las poses falsas y ridículas. Todo eso sería diferente si “El Vasco” llevara seis puntos ganados en dos partidos.

Estamos apurados, cierto, pero la calificación no está tan lejos. México ha realizado ya tres de cinco visitas quedándole Costa Rica y Trinidad y Tobago, quien ya esta eliminado.

El líder de la competencia, Costa Rica, lleva 12 puntos de 15 posibles. Eso se ve bien, ya los quisiéramos, pero en realidad esos puntos son el resultado de 3 victorias en casa y una victoria de visitante, contra los trinitarios.

En la segunda vuelta México recibe a Estados Unidos, Costa Rica y El Salvador, esos serán nueve puntos; seguramente ganamos en Trinidad y Tobago para hacer 12, mas seis que tenemos serán 18, ya sólo nos queda derrotar a los ticos en su tierra, que no es la más complicada para los nuestros y con 21 puntos estaremos en el Mundial, sin repechaje.

Es el tiempo de “El Vasco”, se decía en los medios. Es cierto, “El Vasco” necesita demostrar que hay segundas partes que son mejores que las primeras, pero sobre todo es el tiempo de los jugadores, de sacar el amor propio y el coraje, de tener ganas de estar en Sudáfrica.

Temas

Lee También