Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Octubre 2019
Deportes | Por Augusto Pedrero

En El Fairway

Victoria 67

Por: EL INFORMADOR

De una forma u otra, casi todo el mundo sabíamos que Tiger Woods no era muy “exacto” con su driver, o tiro de salida. Eso sí, le pegaba muy largo, pero normalmente “para todos lados”.  Su driver siempre fue su “coco”.

Pues parece ser, amable lector, que esto ya está empezando a cambiar, ya que en la última ronda del Memorial Tournament, Tiger le “pegó” a todos los fairways (14), algo que no había hecho en los últimos SEIS AÑOS en un torneo de la PGA Tour, y anteriormente a esto, tuvieron que pasar alrededor de otros CINCO AÑOS para que lo hiciera.

O sea que, en los últimos ONCE años, el jugador número UNO del mundo únicamente ha tenido TRES rondas en las que le “pegó” a todos los fairways en su tiro de salida. Increíble ¿verdad?

Pues bien, el domingo pasado, en la última ronda del Memorial Tournament, Tiger, quien inició a cuatro golpes de los líderes, tiró un extraordinario 65 (siete bajo par) en un campo de golf por demás hermoso y difícil, con hoyos muy largos, 13 hazards de agua, más de 7 mil 200 yardas de longitud y fairways muy angostos.

Cuando a Tiger le faltaban dos hoyos para terminar (iba en el anterior al  antepenúltimo twosome), había cuatro jugadores empatados en el primer lugar con 10 golpes bajo par, incluyéndolo a él.  Tiger cerró con dos espectaculares birdies en los hoyos 17 y 18, para ganarle, por un solo golpe, a Jim Furik, quien terminó, batallando, con 11 abajo. Davis Love III cerró con bogey y “superzopilote” en los dos últimos hoyos y Jonathan Byrd cerró con “zopilote” en el hoyo 18.

Michael Letzig, quien iba con Tiger en el twosome, tiró un espantoso 75 (10 golpes más que Woods) en los 18 hoyos. “Hoy fue irreal”, dijo Letzig, “ni siquiera sé cómo describirlo. Fue el mejor golf que he visto en mi vida”. Y añadió: “Traté de no voltear a verlo, pero es muy difícil. Algunos de esos tiros no eran reales”.

¿Qué le parece, amable lector? Por supuesto que Letzig se refería al putt de más de 13 metros que Tiger metió para birdie en el hoyo dos, y al tirazo que hizo desde unos 12 metros de distancia del hoyo, embocando la bola para “águila” desde las barbas (rough muy alto) del green del hoyo 11, par cinco,  y también se refería al segundo tiro que hizo en el hoyo más difícil del campo, el 17, par cuatro, ya que amarró la bola a un par de metros del hoyo, en un green muy duro, para después embocarla, y al segundo tiro del hoyo 18, par cuatro, que fue un siete de fierro a 186 yardas de subida, para dejar la bola a sólo 30 centímetros de la bandera. ¡Wau! ¡Qué ronda!

Parece ser que la recuperación de la rodilla que le operaron a Tiger hace casi un año ha sido total.

Ahora sí, Jack Nicklaus ya empezó de nuevo a sentir “pasos en la azotea”, con su récord de 18 Majors, ya que en la ceremonia de premiación del Memorial (y seguramente para meterle algo de presioncilla extra a Tiger), mencionó que si Tiger ejecuta sus tiros de salida en el próximo US Open, tal y como lo hizo en este torneo, lo más probable es que obtenga la victoria y llegue a los 15 Majors ganados, a sólo tres del récord del “Oso Dorado”.

En este torneo del Memorial, Tiger se olvidó de lo último en tecnología y usó un driver con la cabeza de acero (no de titanio), que tenía casi el mismo tamaño de la de su madera tres, y que además tenía una varilla metálica (no de grafito), más corta que la de su driver “normal”. Con lo anterior, “pegó” 49 de los 56 fairways posibles en el torneo, y así empató su récord que tenía desde el Masters de 1998, aunque los fairways de Augusta National, en aquel entonces, eran mucho más anchos que los de este campo de Muirfield Village, lo que convierte, a esta actuación, en la MEJOR en este aspecto que ha tenido en su vida profesional.

Por supuesto que es imposible que Tiger juegue siempre a lo máximo de su capacidad, pero de que trata de hacerlo y de que es tenaz, lo es. Desde esta semana ya va a ir a practicar el campazo de Bethpage Black, cercano a la ciudad de Nueva York, el cual es un campo municipal, en el que, la semana entrante, y por segunda ocasión, se jugará el torneo Abierto de los Estados Unidos, el US Open. La primera ocasión en que el campo fue anfitrión, fue en el año 2002, habiéndolo ganado el mismo Woods con un score de 277 golpes, tres bajo par, quien, por cierto, fue el único jugador que tiró por abajo del par del campo. Ya veremos qué “sucede y acontece” este año. No se lo vaya a perder, amable lector, promete muchas emociones.

LPGA Championship

El jueves de esta semana iniciará el segundo torneo Major del año de la gira femenil denominado McDonald`s LPGA Championship. La campeona defensora es la jugadora número dos del mundo, la taiwanesa Yani Tseng, quien tiene todas las intenciones de algún día desbancar a Lorena Ochoa de ese liderato.

Dentro de las 153 jugadoras que competirán, también se encuentran las norteamericanas Paula Creamer, Cristie Kerr y Michelle Wie, quien por cierto hace cuatro años, cuando tenía 15 y era amateur, en este mismo campo de Maryland quedó en el segundo lugar con ocho bajo par, a tres golpes de la ganadora Annika Sorenstam. En esa ocasión, Lorena quedó empatada en el quinto lugar con cuatro abajo.

La transmisión será por el canal de golf empezando el jueves y viernes a las 11:30 AM, y a las 3:00 PM durante el fin de semana. ¡Que lo disfrute!

Hasta la próxima ocasión, procure mantener la pelota En El Fairway ( . . . como Tiger).

Temas

Comentarios