Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018
Deportes | Mark Sánchez quarterback de los Troyanos del Sur de California

El azteca que conquista Troya

A finales de la temporada pasada, Mark utilizó un protector bucal con los colores de la bandera mexicana

Por: SUN

LOS ÁNGELES, ESTADOS UNIDOS.- Potencia, precisión y liderazgo serían las mejores palabras para describir a Mark Sánchez en el emparrillado.

El corazón es lo que le distingue fuera del campo, uno orgulloso, que bombea sangre mexicana por todo su cuerpo.

El apellido, condena para muchos que buscan el sueño americano, ha convertido al quarterback de los Troyanos del Sur de California en héroe.

“Es importante para mí hacerle saber a la comunidad hispana de Los Ángeles que aprecio su apoyo”, comenta, sin dejar de sonreír. “Obviamente conozco mis raíces, pero no sabía que tendría tal impacto”.

¡Claro!, siendo la pieza central del equipo de futbol americano más emblemático de una de las ciudades con mayor concentración hispana a nivel mundial, apoyo es lo que menos le falta.

“Me han venido a ver vestidos como Mil Máscaras, como el luchador. Han hecho pósteres de ¡Viva Sánchez!”, dice, riendo en voz baja. “La gente en la escuela, empleados, cuando los veo me dicen: ‘¡Para la raza!’, o ‘¡Viva’! Expresan su apoyo y su aprecio. Y cuando inició el año e hicieron el anuncio de que yo sería titular, les hice saber que entendía mis raíces y que amaba mi origen”.

Sánchez, en su primer año de titular, sabe la posición en la que está. La acepta con orgullo y responsabilidad. Pero reconoce también que no es el primer quarterback de origen mexicano en gozar de los primeros planos, Jeff García y Tony Romo estuvieron primero y Jim Plunkett fue el pionero de todos ellos. ¿La diferencia?

—Ellos no hablan español —comenta su padre, Nick.

Mark tampoco lo habla fluido, es el primero en reconocerlo, mas no le teme al enfrentamiento con el idioma de sus ancestros.

—Pregúntame algo en español —le pide a este reportero— quiero practicarlo. Tal vez seré el primer quarterback con raíces totalmente mexicanas (en la NFL). Sé que ha habido pasadores con una parte de su herencia mexicana. Pero yo bien podría ser el primero con herencia mexicana de ambos lados. Jim Plunkett tenía sólo la mitad y la otra parte era de origen nativo americano.

Nacido en Long Beach, a una media hora del campus de USC, sabe que las comparaciones con García y Romo no tardarán en llegar, por lo que prefiere esclarecerlas.

“Los dos son muy buenos. Jeff García es más rápido que Romo y que yo. Pero me siento más parecido a Tony Romo, soy un gran admirador de él”, comenta.

También, de manera indirecta, es un admirador de Plunkett, quien dominaba sobre el césped del Coliseo durante sus épocas con los Raiders de Los Ángeles, ganando el Super Bowl en 1983. “Nunca quieres perderte una oportunidad de jugar en el Coliseo”, dice de la enorme sede de dos Juegos Olímpicos.

“Cuando vamos, voy por el túnel, voy tocando el edificio, me ayuda con el agarre del balón, pero también sólo para decir: ‘Gracias’, un momento espiritual con todos los que jugaron ahí, todos los grandes que estuvieron antes que yo”.

También admira a su amigo Carson Palmer (ex pasador de USC y ahora con los Bengalíes en la NFL); fue en mucho por él que decidió ir con los Troyanos, tendiendo ofertas de Ohio State y Texas; pero aquí está ahora, en uno de los mejores programas de futbol americano del país.

Su orgullo mexicano le ha traído problemas y polémica a una joven y prometedora carrera. A finales de la temporada pasada, Mark utilizó un protector bucal con los colores de la bandera mexicana, desatando las críticas.

“Muchos pensaron que era una cosa política, que era algo casi antipatriota, un mexicano radical, y ese no es el caso. Estoy orgulloso de ser estadounidense, mi abuelo defendió a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial”, dijo, frunciendo el ceño por primera y única vez. Estoy orgulloso de un país donde podamos celebrar nuestra cultura. Es lo que yo quería hacer, sin ofender a nadie. Desafortunadamente, ese fue el caso”.

Mark utilizó el protector en uno de los juegos de más impacto mediático, contra Notre Dame. Y con el recuerdo de las grandes manifestaciones por los derechos civiles de los hispanos a lo largo de todo Estados Unidos, muy fresco todavía.

Pero las críticas ya quedaron atrás, hoy su actuación en el campo ha llevado a los Troyanos al sexto lugar. Pero esa no es su meta, él ve más allá: un título colegial, la perfección del español y conocer su país y sus raíces. Para Mark Sánchez, el cielo es el límite.

“No conozco México como quisiera. Lo único que realmente conozco es Ensenada, porque tenemos una casa allá. Obviamente es parte del país, pero no es como la ciudad de México, Zacatecas o Guadalajara”, comentó. “Todos esos lugares me encantaría conocer y cuando lo haga, quiero ser capaz de comunicarme con la gente. Me viene natural, pero es difícil tratar de aprenderlo ahora, y quiero llegar a realizar entrevistas en español”, expuso el jugador, quien por ahora combina su labor en el emparrillado estudiando comunicaciones en la Universidad del Sur de California.

Temas

Lee También

Comentarios