Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
Deportes | Por Héctor Huerta

Atuendo futbolero

“En Inglaterra nunca viví una situación así”. Sven Goran Eriksson al terminar la reunión con las dos televisoras.

Por: EL INFORMADOR

Lo pusieron en el paredón de fusilamiento.

Sven Goran Eriksson, con 30 años en el ingrato pero muy lucrativo negocio de dirigir equipos, con 18 títulos en cuatro países distintos, fue sometido a duros cuestionamientos el pasado jueves en un salón del Club de Industriales, en la capital del país.

La “ideota” (idea de gran tamaño) fue de Justino Compeán, desesperado ante las críticas severas que mereció la selección por su bajo desempeño en el cuadrangular de la Concacaf, en el que calificamos de panzazo y tenía como propósito cerrar filas con los que llamó “nuestros dos socios comerciales”, un término eufemístico que permite no aceptar que son las televisoras las que mandan en el futbol mexicano.

Disciplinado como todo buen europeo, Sven aceptó asistir a una “reunión de trabajo”, como se la pintaron, en la que estarían Justino Compeán, Decio de María y Guillermo Cantú representando a la Federación Mexicana de Futbol. El sueco fue acompañado de Hans Backe, su principal auxiliar, y por Francisco Ramírez, otro de los cuestionados ayudantes.

La reunión con las dos televisoras incluía a funcionarios de buen nivel (Ricardo Pérez Teuffer, actual vicepresidente de eventos especiales y deportes de Televisa e Ignacio Suárez, director de noticias y deportes de TV Azteca), junto con narradores, analistas y reporteros que cubren los partidos de la selección nacional.

Primero fue un desayuno con la cúpula directiva y enseguida la primera reunión con las televisoras, en este caso con la gente de Televisa, representada por Ricardo Pérez Teuffer, Javier Alarcón, Enrique Bermúdez, Ricardo Peláez, Arturo Brizio (por si alguien se encontrara en fuera de lugar) y Miguel Gurwitz. No asistió a la cita Roberto Gómez Junco. Una reunión tersa, educada, con pocos cuestionamientos, dentro de un marco de diplomacia e intercambio de ideas.
Unos se retiraron a comer después de casi tres horas de charla y otros siguieron en el mismo salón, a la espera de la gente de Televisión Azteca, que llegó representada por Ignacio Suárez, Andrés Marín, David Medrano, Luis García, Christian Martinolli y Gerardo Melín. Esta reunión fue dura, áspera, incómoda. A Eriksson lo sometieron a duros cuestionamientos, para que los que trataba de conservar la sangre fría, dando respuestas en un español sufrido, pero sin perder la educación ni la compostura.

Justino Compeán y Decio de María insistían en que “todos vamos en el mismo barco y si se hunde nos hundimos todos”, para que las televisoras le bajaran la crítica en los partidos, en los programas y hasta en la liguilla, donde Sven ha sido motivo de sorna.

Me cuenta un testigo muy cercano a Sven que el sueco salió molesto, incómodo. Antes de la reunión estaba seguro que podía convencer a todos de que la selección no tendrá problemas en calificar y que hará un buen mundial con México. Le molestó que los cuestionamientos fueran en un terreno privado, en un club de industriales, en lugar de que ocurriera en un set de televisión, para que todo el país se diera cuenta, donde él podía explicar con todas las reglas de urbanidad posibles las decisiones que ha tomado.

Me comenta este testigo que, palabras más, palabras menos, Sven comentó decepcionado: “En Inglaterra nunca pasó ésto. Dirigí en dos mundiales y nunca vi una cosa semejante. No me imagino dando explicaciones privadas a los integrantes de la BBC de Londres o de cualquier otra televisora. Lo haría en una entrevista, por supuesto. En privado se le explica a los dueños de equipos o a los dirigentes de la federación. Con los periodistas, se aceptan entrevistas para que todo ocurra en el terreno público, no en un salón privado”.

La idea genial fue de Justino Compeán, pero no se sabe si fue por órdenes de las televisoras o porque Jorge Vergara, el líder del Comité de Selecciones Nacionales, lo ordenó, lo aprobó o siquiera lo enteraron de lo que iba a ocurrir.

Temas

Lee También

Comentarios