Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
Deportes | Por: Jaime García Elias

A propósito

* Ganó la lógica

Por: EL INFORMADOR

Cesó la magia; prevaleció la lógica...

El “factor Cuauhtémoc Blanco” sólo le alcanzó al Santos Laguna, ya en la “liguilla”, para subir un escalón: de cuartos de final a semifinal. Cuando se trató de disputar el pase para los duelos decisivos de esta historia, el Toluca impuso su estilo, su solidez de equipo en toda la extensión de la palabra... independientemente del “extra” que aportan jugadores como Cristante, Paulo César, Romagnoli, Sinha y Mancilla. Una pena que todos ellos sean extranjeros y que los mexicanos se limiten a ser el relleno del pastel.
Así, el cacareado “refuerzo de lujo” de los “Guerreros” se quedó, a la hora de los mameyes, por debajo de los requerimientos del equipo al que llegó con bombo y platillos, pero en calidad de mercenario: versión futbolera de aquellos “soldados de fortuna”, apátridas, cuyas balas apuntaban hacia donde les ordenaba quien les llegaba al precio.
*
Se hizo efectiva la hipótesis de que el empate a cero del jueves dejaba al Santos Laguna herido de muerte, y ponía al Toluca con un pie en la final.
La circunstancia de lugar pesó en el trámite del encuentro. Los coahuilenses acusaron el handicap que les representaba tener que moverse en gallinero ajeno: el clima, la altura, las peculiaridades de “La Bombonera”... En esas condiciones, los locales estuvieron más cerca de acrecentar su ventaja en el segundo tiempo, que los visitantes de empatar el marcador.
Gravitó en el trámite del encuentro, obviamente, la presión del público... pero lo hizo, sobre todo, la presión del cuadro local. Aquel equipo que se erigió en gran favorito merced a sus destellos espectaculares ante el San Luis, mostró ante el Toluca la otra cara de la moneda.
*
En la otra esquina, en la final, estará un Cruz Azul que ha venido a más, pero que en el partido del sábado, frente al Atlante, dejó dudas. No precisamente porque el arbitraje de Roberto García haya influido en el resultado (como afirma el dueño de los “Potros”, José Antonio García, para dejar constancia de que en los deportes y en la vida hay algo más patético que no saber ganar: no saber perder...), sino porque las fallas de Maldonado, Pereyra y Mustafá en las oportunidades para cambiar la historia que el destino les puso en los pies, allanaron el camino de los “Cementeros” hacia las batallas decisivas de esta guerra.

Temas

Lee También

Comentarios