Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Deportes | A propósito por Jaime García Elías

* Contraste

A propósito por Jaime García Elías

Por: EL INFORMADOR

Lo más lamentable del caso no es que Omar Arellano haya malogrado de manera escandalosa las claras oportunidades que tuvo de dar al Guadalajara la victoria sobre el Internacional de Porto Alegre, y de aproximarlo a la final de la Copa Sudamericana...

Lo más lamentable es el contraste brutal que hubo, la noche del miércoles en el Estadio Jalisco, entre las expectativas que habían concebido los simpatizantes del “Rebaño Sagrado”, y el desencanto por la incompetencia del nieto de la “Pina” --extremo izquierdo del Guadalajara “Campeonísimo”-- para estar a la altura del pedestal que se le ha construido a base de saliva.

*

El mismo Omar lo dijo: no es infalible; está hecho del mismo barro que el resto de los mortales.

Eso fue lo que no se entendió cuando cumplió sendas actuaciones inspiradas en los partidos de la ronda anterior, ante River Plate, alternadas con un acierto --determinante en el triunfo-- en el reciente “Clásico” ante el América.

Aún no había materia prima para colgarle la etiqueta de “crack”. Era excesivamente prematuro encaramarlo en los cuernos de la luna. Había que verlo ante sinodales más exigentes que el peor River Plate de su historia y que el peor América de muchos años...  En otras palabras, había que esperar a tener los pelos en la mano, al cabo de los dos torneos --el de Apertura y la Copa Sudamericana--, cuando menos, para declarar, entonces y sólo entonces, de qué color es la burra.

*

A un goleador no se le puede clasificar en un partido. A un “crack” no se le da ese título de la noche a la mañana..., y mucho menos si se trata --como es el caso-- de un jugador cuyo proceso de maduración ha consumido ya varias temporadas.

Es cierto que Omar tiene, como prospecto de futbolista, virtudes nada despreciables: su velocidad; su explosividad...

En contraste, tiene limitaciones notorias, como las que exhibió el miércoles, y de las que aún no se sabe, a ciencia cierta, si son imperfecciones técnicas que pueden corregirse a base de llenar planas de bolitas y palitos en las sesiones de entrenamiento... o si se trata de falta del aplomo, la frialdad y la solvencia psicológica necesarios para estar a la altura de las circunstancias, en las pocas oportunidades que da el destino a sus elegidos para convertirse en héroes.

Temas

Lee También

Comentarios