Jueves, 22 de Febrero 2024
Cultura | Por: Fernando Barrera

Torerías

Experimentalmente, Morente

Por: EL INFORMADOR

Yo, ateo irredento, supe lo que era el cielo. La poesía crítica, libre, tormentosa de Federico García Lora, en la voz profunda de Enrique Morente, rota por la historia de la España negra y el denso, puro, heavy metal de Lagartija Nick, me llevaron a lugares insospechados, divinos.

Omega, disco editado en 1996, es una conjunción única, diferente, arriesgada, sin prejuicios, en la que el rechazo a lo citadino, caótica y frenética visión que el genio Federico García Lorca sintió en Nueva York, es lanzada como un desgarro por el cante más puro del flamenco de los últimos tiempos, que sin adornos falsos arropa los estridentes sonidos del rock pesado para crear una amalgama de dulces tormentos.

Además de Lagartija Nick, colaboran Vicente Amigo, Cañizares, Tomatito, Paquete, Negri, Estrella Morente… El resultado es una caricia a los oídos plagados de basura musical, sin fondo, sin alma, sin corazón oprimido por el sentir en lo profundo.

Si pudiera escucharlo el autor español asesinado, vería reforzado lo que él mismo quería expresar en Poeta en Nueva York: la lucha del hombre contra la máquina, de la tradición frente a la anónima modernidad, del sentimiento contra la anestesia...

Con esa mezcla entre el flamenco más puro y la sorprendente aportación de los instrumentos eléctricos y la batería, este disco se sale de lo normal y alcanza la cota de una auténtica obra de arte por la infinitud de interpretaciones y mensajes que lleva implícitos...

Ahí está el disco, trabajo es de cada uno el hacérselo suyo y sentirlo dentro hasta que el alma quede con sorprendida cara de luna llena...

Enrique Morente graba en la Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla una colaboración con Israel Galván. El cantaor granadino pasó una tarde ante cámaras y micrófonos para dejar registrados los cantes del nuevo espectáculo Arena del bailaor sevillano. Sentado en el tendido de sombra, rodeado de “aficionados”, dejó volar su eco por el impresionante coso vacío. Toná, tientos, fandangos... La obra se estrenó en octubre de 2004 en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en el marco de la décima tercera Bienal de Flamenco de Sevilla.

fotografiataurina@yahoo.es


“El flamenco evoluciona hacia donde manda la naturaleza del arte”

Enrique Morente, cantaor.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones